¿QUÉ HA­GO SI DE­JAN DE HA­CER MI per­fu­me?

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

To­dos los años des­apa­re­cen del mer­ca­do unas 250 fra­gan­cias. El tér­mino téc­ni­co que uti­li­zan las mar­cas es 'dis­con­ti­nua­ción' –un cal­co del in­glés 'dis­con­ti­nua­tion' que, a buen se­gu­ro, nues­tra edi­to­ra pre­fe­ri­ría cam­biar por 'sus­pen­sión'–. Es­ta eu­ta­na­sia con­tro­la­da obe­de­ce al ci­clo na­tu­ral de vi­da de los pro­duc­tos. Aque­llos que han de­ja­do de ge­ne­rar be­ne­fi­cios pa­ra las com­pa­ñías des­apa­re­cen y de­jan si­tio a otros lan­za­mien­tos más jó­ve­nes y vi­go­ro­sos (se cal­cu­la que unos 300 ca­da 12 me­ses). De es­tos úl­ti­mos, a su vez, so­lo unos po­cos ob­ten­drán el éxi­to su­fi­cien­te co­mo pa­ra con­ver­tir­se en clá­si­cos y evi­tar una dis­con­ti­nua­ción pre­ma­tu­ra. Por lo que po­de­mos con­cluir que enamo­rar­se lo­ca­men­te de una no­ve­dad –ya sea por su olor o por la ima­gen de una irre­sis­ti­ble ce­le­brity– no siem­pre es una bue­na idea. Si el fle­cha­zo no es co­lec­ti­vo, da por se­gu­ro que la mar­ca no te pe­di­rá per­mi­so an­tes de prac­ti­car­le el ha­ra­ki­ri. Así, te que­da­rás com­pues­to y sin per­fu­me, llo­ran­do des­con­so­la­da­men­te por la esen­cia que se fue. En ca­sos así, lo me­jor que pue­des ha­cer es re­co­rrer to­dos los pun­tos de ven­ta que pue­das, ya sean fí­si­cos u on-li­ne, pa­ra com­prar el stock.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.