Kus­him y la poe­sía DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE ENERO NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - La Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go

ES SO­LO UNA PE­QUE­ÑA TA­BLI­LLA de ar­ci­lla co­ci­da –con ape­nas seis sím­bo­los cu­nei­for­mes tra­za­dos en su in­te­rior– per­di­da en­tre otros cien­tos so­bre las bal­das de un mu­seo pol­vo­rien­to. Fue en­con­tra­da en­tre las an­cia­nas rui­nas de la ciu­dad me­so­po­tá­mi­ca de Uruk y es­tá da­ta­da por los ex­per­tos en torno al 3.400 a. C. Es de­cir, fue gra­ba­da por al­guien co­mo no­so­tros ha­ce ¡50 si­glos! y, por tan­to, es uno de los pri­me­ros tes­ti­mo­nios es­cri­tos de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. "¿Y qué po­ne den­tro?", os pre­gun­ta­réis an­sio­sos. Cuan­do los ex­per­tos en len­guas muer­tas se dis­pu­sie­ron a tra­du­cir­lo –con un es­ca­lo­frío de emo­ción re­co­rrién­do­les el es­pi­na­zo– se en­con­tra­ron con el si­guien­te tex­to: "29.086 me­di­das de ce­ba­da le fue­ron en­tre­ga­das a Kus­him en pa­go por los úl­ti­mos 37 me­ses". Ni os­cu­ros ar­ca­nos de fi­lo­so­fía, ni le­yen­das ma­ra­vi­llo­sas so­bre reinos per­di­dos. Las pri­me­ras lí­neas en­con­tra­das –tra­za­das por la mano del hom­bre– eran sim­ple y lla­na­men­te un me­ro re­ci­bo con­ta­ble. Igual que ese que nos ha­ce a bo­lí­gra­fo el fontanero ("¿con IVA o sin IVA?") des­pués de ha­ber­nos per­pe­tra­do al­gu­na cha­pu­ci­lla en la co­ci­na. Na­da más que eso. Y el pri­mer nom­bre pro­pio, fi­ja­do pa­ra siem­pre en el tiem­po, no co­rres­pon­de a un dios po­de­ro­so, ni a un gran con­quis­ta­dor, ni a una mu­jer de in­des­crip­ti­ble be­lle­za. Se tra­ta de Kus­him, un abu­rri­do fun­cio­na­rio de la épo­ca, un re­me­do de nues­tros ac­tua­les bu­ró­cra­tas o ban­que­ros.

El fi­ló­so­fo grie­go Aris­tó­te­les di­vi­día las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas en tres gran­des ca­te­go­rías. 1) La teo­ría: ba­sa­da en el co­no­ci­mien­to o bús­que­da de la ver­dad. 2) La pra­xis: ba­sa­da en la ac­ción y cu­yo ob­je­ti­vo es en­con­trar soluciones prác­ti­cas a los pro­ble­mas del día a día. Y 3) La poe­sía (que li­te­ral­men­te, en grie­go clásico, sig­ni­fi­ca­ba ha­cer): re­fe­ri­da al pro­pó­si­to de con­ver­tir los pen­sa­mien­tos en ma­te­ria. ¿Có­mo di­ce? Pues sí, aun­que hoy la poe­sía nos sue­ne a aque­llos in­sí­pi­dos so­ne­tos apren­di­dos de ca­rre­ri­lla en el co­le­gio ("Con diez ca­ño­nes por ban­da / vien­to en po­pa a to­da ve­la…"), pa­ra los an­ti­guos era al­go mu­cho más im­por­tan­te y vi­tal: la ma­ni­fes­ta­ción de la be­lle­za a tra­vés de la pa­la­bra, el sen­ti­mien­to es­té­ti­co he­cho sus­tan­cia. Al­go que se echa de me­nos es­tos días, pla­ga­dos y sa­tu­ra­dos –eso sí– de las otras dos ac­ti­vi­da­des de las que ha­bla­ba Aris­tó­te­les: teo­ría y pra­xis. Qui­zá sea pre­ci­sa­men­te es­to lo que le pi­da a es­te 2016 que co­mien­za. Más poe­sía. Pe­ro poe­sía en el sen­ti­do en que la en­ten­dían los an­ti­guos ate­nien­ses, esos que ca­mi­na­ban ha­ce cien­tos de años en san­da­lias so­bre el suelo de la hoy fa­mo­sa pla­za Syn­tag­ma, se­de de tan­tas y tan­tas pro­tes­tas ciu­da­da­nas.

Co­sas tan po­co prác­ti­cas co­mo es­ta –u otras, co­mo dón­de se si­tua­ba el gi­ne­ceo en las an­ti­guas ca­sas de Es­par­ta o por qué Epa­mi­non­das re­vo­lu­cio­nó el ar­te de la gue­rra con sus fa­lan­ges te­ba­nas– es­tu­dié yo en el bachillerato en la ex­tin­ta cla­se de grie­go. La úl­ti­ma pro­mo­ción fui­mos (le­tras pu­ras lo lla­ma­ban). Lue­go la sa­ca­ron de los pla­nes de es­tu­dio y lle­na­ron es­tos de asig­na­tu­ras más úti­les pa­ra nues­tra vi­da mo­der­na. Teo­ría y pra­xis. Ya no se es­tu­dia la poie­sis grie­ga en los co­le­gios. Pe­ro a cam­bio, co­mo aquel Kus­him de la ta­bli­lla, no pa­ra­mos de ge­ne­rar y al­ma­ce­nar re­ci­bos ca­da día.

Os de­seo un fe­liz 2016 re­ple­to de poe­sía. Su es­ti­lo es­pon­tá­neo le ha con­ver­ti­do en un fo­tó­gra­fo de mi­ra­da úni­ca. Com­prué­ba­lo en el por­fo­lio Af­ter Party, un ál­bum de re­tra­tos de al­gu­nos de los in­vi­ta­dos a nues­tros premios Hom­bres GQ del Año. Dalianah Arekion, nues­tra Mu­jer Re­ve­la­ción del Año, de­mues­tra por qué es una de las ma­ni­quíes más co­ti­za­das del mo­men­to en un su­ge­ren­te edi­to­rial alum­bra­do por la cá­ma­ra de es­te ele­gan­te fo­tó­gra­fo. La an­te­rior sub­di­rec­to­ra de Vo­gue Es­pa­ña, que aho­ra firma des­de Lon­dres, ha char­la­do con Aa­ron Sor­kin so­bre ci­ne, pe­ro tam­bién de in­ter­net. ¿El re­sul­ta­do? Una master class de pe­rio­dis­mo y me­ri­to­cra­cia. ¿Pue­de ha­ber al­go me­jor que una se­sión de fo­tos pro­ta­go­ni­za­da por Emily Ra­taj­kows­ki? Sí: una se­sión de fo­tos pro­ta­go­ni­za­da por Emily Ra­taj­kows­ki y rea­li­za­da por el ma­yor gu­rú de la fo­to­gra­fía de moda.

DA­NIEL ALEA MARÍA CON­TRE­RAS

ÁLVARO BEA­MUD MA­RIO TES­TINO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.