Be­lle­za al curry

Fren­te al ra­cis­mo, As­hi­ka Pratt es la evi­den­cia de que el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo fun­cio­na.

GQ (Spain) - - Gq Detalles -

Al­gún día de­be­ría­mos ha­cer la prue­ba de ha­blar en es­tas lí­neas del tiem­po o de fút­bol. Se­ría in­tere­san­te ave­ri­guar si al­gún lec­tor se da cuen­ta; o si, in­clu­so, re­ci­bi­mos al­gu­na car­ta de pro­tes­ta. Pe­ro hoy no es el día pa­ra un ex­pe­ri­men­to de se­me­jan­te na­tu­ra­le­za. Por­que aun­que los 25 años de As­hi­ka Pratt no dan pa­ra una bio­gra­fía, sí que rin­den pa­ra re­lle­nar al me­nos es­ta co­lum­na. En­ten­de­mos, ade­más, que des­pués de sur­frir el im­pac­to ini­cial de su be­lle­za mes­ti­za desees co­no­cer al­go más de es­ta chi­ca neo­ze­lan­de­sa que

sube co­mo la es­pu­ma en los ran­kings de las mo­de­los más co­ti­za­das del mun­do. Em­pe­zan­do por la ra­zón por la que lu­ce una fra­gan­te piel ca­fé con le­che y una me­le­na que pa­re­ce un bos­que en­can­ta­do al ano­che­cer –a pe­sar de ser na­tu­ral de Auc­kland, se en­tien­de–. Re­sul­ta que esos ras­gos me­ri­dio­na­les pro­ce­den de su ma­dre, mi­tad fi­jia­na, mi­tad in­dia, y que gra­cias a ellos ha desa­rro­lla­do una bri­llan­te ca­rre­ra en el se­gun­do país más po­bla­do del mun­do. Una ca­rre­ra cu­yos hi­tos más im­por­tan­tes has­ta el mo­men­to son una por­ta­da en Vo­gue y su apa­ri­ción en el ca­len­da­rio King­fis­her –el equi­va­len­te hin­di del Pi­re­lli–. Amén de nu­me­ro­sas cam­pa­ñas.

Más allá de que fue des­cu­bier­ta por un ojea­dor de un con­cur­so de be­lle­za con 15 años y que, des­de en­ton­ces, no ha pa­ra­do de tra­ba­jar, po­de­mos con­tar­te que en la ac­tua­li­dad vi­ve en­tre Pa­rís, Nue­va York, la In­dia y su país na­tal –to­ma jet lag –yquees una ha­bi­tual de la in­dus­tria de Bolly­wood.

No ha­ce fal­ta que te di­ga­mos, por­que ya lo es­tás vien­do, que es ca­paz de su­bir la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal de tal mo­do que po­dría ser con­si­de­ra­da un com­bus­ti­ble fó­sil –y no so­lo por sus ojos co­lor car­bón–. Pe­ro no la so­me­te­re­mos al pro­to­co­lo de Kio­to o de Pa­rís. Por­que eso se­ría ha­blar del tiem­po. Y di­ji­mos que no lo íba­mos a ha­cer.

Pe­wdiepie, el con más sus­crip­to­res (40 mi­llo­nes) de la red so­cial, iro­ni­za so­bre los men­sa­jes mo­ti­va­do­res que bom­bar­dean in­ter­net y con­tra­ata­ca con una co­lec­ción de 160 sen­ten­cias an­ti­ayu­da.

UN CÓC­TEL GA­NA­DOR En es­ta re­vis­ta no nos can­sa­mos de ce­le­brar el don del mes­ti­za­je. As­hi­ka lle­va top y bra­gui­ta Co­sa­be­lla.

POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO 'MA­DE A IN BOLLY­WOOD' du­ras ro­pa pe­nas se y top in­te­rior pue­de es­ta Bcbge­ne­ra­tion. ce­lo­sía con­si­de­rar Body­bind vez, no Pe­ro, va­mos por una a pro­tes­tar.

BUF­FA­LO BILL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.