Le­tras ins­pi­ra­do­ras

Las li­bre­rías se lle­nan de bio­gra­fías de per­so­na­jes que han mo­ti­va­do a mu­chos a cum­plir sus sue­ños. El pri­me­ro, Ste­ve Jobs.

GQ (Spain) - - Libros -

De­mo­nio o án­gel? ¿Ex­cén­tri­co o ilu­mi­na­do? ¿Ge­nio ca­ris­má­ti­co o arro­gan­te in­so­por­ta­ble? Las lu­ces y las som­bras de la po­lié­dri­ca per­so­na­li­dad de san Ste­ve Jobs que­dan ex­pues­tas gra­cias al tra­ba­jo de Brent Schlen­der y Rick Tet­ze­li, dos apli­ca­dos pe­rio­dis­tas que di­sec­cio­nan con­pre­ci­sión­fo­ren­se­la­vi­da­pri­va­day­pro­fe­sio­nal del in­sen­sa­to que se atre­vió a in­ven­tar el fu­tu­ro. Es pro­ba­ble que to­dos los tó­pi­cos de­ri­ven de una gran ver­dad. Quién sa­be. En el ca­so de Jobs, el sam­be­ni­to que lo ha so­bre­vi­vi­do es que fue me­dio ge­nio y me­dio idio­ta, una repu­tación ga­na­da en los le­ja­nos tiem­pos de su pri­mer man­da­to en Ap­ple.

Fue en esa épo­ca cuan­do bus­có la fa­ma con más ahín­co y tam­bién cuan­do dio rien­da suel­ta a to­dos sus de­mo­nios. Ga­nó ad­mi­ra­do­res y se creó enemi­gos. Fue en­ton­ces cuan­do de­jó en­tre­ver sus cua­li­da­des con­tra­dic­to­rias y sus prin­ci­pa­les de­bi­li­da­des: sus pro­ble­mas ins­tin­ti­vos con la au­to­ri­dad y su in­ca­pa­ci­dad pa­ra di­ri­gir con éxi­to gran­des equi­pos. Sus há­bi­tos de­rro­cha­do­res se ex­ten­die­ron a to­da la em­pre­sa. Mal ro­llo. En cam­bio, en su eta­pa en Pi­xar sen­ta­ría las ba­ses de dos de sus gran­des vir­tu­des: la ca­pa­ci­dad pa­ra de­fen­der­se en si­tua­cio­nes de emer­gen­cia y la ha­bi­li­dad pa­ra sa­car el má­xi­mo pro­ve­cho de una in­no­va­ción per- ma­nen­te que lo co­lo­ca­ría en la pri­me­ra lí­nea de la crea­ti­vi­dad dis­rup­ti­va de su sec­tor.

De to­dos los as­pec­tos de la in­for­má­ti­ca, lo que siem­pre fas­ci­nó a Jobs fue el con­tac­to en­tre una per­so­na y un or­de­na­dor. Fue pre­ci­sa­men­te eso, la in­ter­faz de usua­rio, lo que con­vir­tió al Ma­cin­tosh (y sus te­rri­bles bom­bas)enele­pí­to­me­de­lor­de­na­dor­per­so­na­len los años 90. Otro hi­to inol­vi­da­ble: el ipod, pre­sen­ta­do el 23 de oc­tu­bre de 2001. Pa­re­ce que han pa­sa­do 1.000 años. De he­cho han pa­sa­do, y se ha ex­tin­gui­do esa es­pe­cie.

De­bi­do a la in­sa­cia­ble am­bi­ción de Jobs, ca­da nue­vo lan­za­mien­to se que­da­ba cor­to en al­gún as­pec­to, y eso sig­ni­fi­ca­ba que la ver­sión si­guien­te te­nía que ser me­jor a cual­quier pre­cio (so­bre to­do pa­ra el clien­te fi­nal). Jobs es­tu­vo em­bar­ca­do en la bús­que­da per­pe­tua de la per­fec­ción inal­can­za­ble. Has­ta su muer­te.

El li­bro de Ste­ve Jobs

(Mal­pa­so) Coin­ci­dien­do con el es­treno de

sa­le es­te li­bro pla­ga­do de tes­ti­mo­nios y con­fe­sio­nes ín­ti­mas que per­mi­ten al lec­tor ha­cer­se una idea ca­bal de un hom­bre fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der el si­glo XXI. Un cre­pus­cu­lar Ste­ve Jobs, en una de sus úl­ti­mas pre­sen­ta­cio­nes. De fon­do, una le­gen­da­ria y añe­ja fo­to de pa­re­ja de Ste­ve Woz­niak (con bar­ba) y él mis­mo en los al­bo­res de Ap­ple.

Jobs,

Ste­ve

Ape­sar­de­que­lahu­ma­ni­dad­pro­du­ce ob­je­tos sin pa­rar, hay muy po­cos que ha­yan si­do ca­pa­ces de pe­ne­trar en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo y con­ver­tir­se en ico­nos de nues­tro tiem­po. Pa­ra que ello ocu­rra, es ne­ce­sa­rio que po­sean un di­se­ño úni­co, fun­cio­nal y dis­tin­gui­do. Un pro­ce­so de fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal de má­xi­ma ca­li­dad; y un inex­pli­ca­ble sex ap­peal que enamo­re por igual a hom­bres y mu­je­res de dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes. Las Per­sol 649 son uno de ellos. He­re­de­ras de una tra­di­ción que se re­mon­ta a 1917, cuan­do el óp­ti­co tu­ri­nés Giu­sep­pe Rat­ti fa­bri­có sus pri­me­ras ga­fas pa­ra pi­lo­tos, las 649 na­cie­ron pa­ra pro­te­ger del vien­to y el­pol­voa­los­con­duc­to­res­de­tran­vía.ca­si60 años­más­tar­de,si­guen­sien­do­la­pie­za­fe­ti­che de las ce­le­bri­ties con más cla­se. Un frag­men­to de his­to­ria con el me­jor sa­bor ita­liano.

DOS, ERAN DOS

ICONO DEL CI­NE El año 1961 fue el de la con­sa­gra­ción del mo­de­lo 649 con su apa­ri­ción en la ge­nial pe­lí­cu­la De­ce­nas de es­tre­llas lo han lle­va­do des­de en­ton­ces, pe­ro po­cas co­mo Mar­ce­llo Mas­troian­ni en es­te fil­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.