Chi­cas de ga­ra­je

Hinds han he­cho el tra­yec­to que va de Ma­la­sa­ña a Glas­ton­bury en un tiem­po ré­cord. El se­cre­to es­tá en un so­ni­do y una ener­gía que no co­no­ce fron­te­ras.

GQ (Spain) - - Música -

Cuen­ta Carlotta Co­sials que cuan­do co­no­ció a Ana Gar­cía Pe­rro­te, allá por 2009, ha­cían una cla­si­fi­ca­ción de la gen­te se­gún los gus­tos mu­si­ca­les del Ma­drid de en­ton­ces. "Eras pu­re­ta o eras in­ter­po­le­ro. No­so­tras per­te­ne­cía­mos a los pri­me­ros, ve­nía­mos de es­cu­char a Vel­vet Un­der­ground, Dy­lan, Jo­nat­han Rich­man… Pe­ro des­pués de ver mu­chos con­cier­tos nos di­mos cuen­ta de que que­ría­mos ha­cer mú­si­ca del mo­men­to. Des­cu­bri­mos a Mac Demar­co, Dead Ghosts, Whi­te Fen­ce, Juan Wau­ters…". Y en­ton­ces mon­ta­ron Deers, a cu­ya for­ma­ción se su­ma­ron Ade Mar­tín y Am­ber Grim­berg, y po­co tiem­po des­pués pa­sa­rían a lla­mar­se Hinds. En me­nos de un año, su rock pri­mi­ti­vo y ga­ra­je­ro ya ha­bía cau­ti­va­do al pú­bli­co y a los me­dios de los paí­ses más in­flu­yen­tes en cues­tio­nes de mú­si­ca in­de­pen­dien­te. "Di­mos 16 con­cier­tos en cua­tro días en el fes­ti­val SXSW, de­lan­te de to­da la in­dus­tria mu­si­cal. Y des­pués nos lla­ma­ron pa­ra es­tar en Glas­ton­bury. Ha si­do to­do muy rá­pi­do, muy lo­co".

Des­pués de ca­si dos años de vér­ti­go, lle­gó la ho­ra de sa­car el ál­bum, Lea­ve Me Alo­ne (Lucky Num­ber / Mu­sic As Usual), pu­bli­ca­do por un se­llo an­glo­sa­jón. "Ya no po­día­mos es­pe­rar más. Ade­más de nues­tros dos pri­me­ros sin­gles, te­ne­mos más can­cio­nes que com­par­tir. He­mos pues­to ese tí­tu­lo por­que re­fle­ja nues­tra fi­lo­so­fía. Cuan­do al­guien nos di­ce que una can­ción no pue­de em­pe­zar así por­que nun­ca na­die lo ha he­cho, pues… nos da igual. De ahí el '¡dé­ja­me en paz!' del tí­tu­lo". El to­que de aten­ción tam­bién po­dría ir di­ri­gi­do a los ma­chi­tos dis­pues­tos a es­cru­tar lo que ha­cen y no pa­sar­les ni una. "Co­mo si por el me­ro he­cho de ser cua­tro chi­cas so­bre un es­ce­na­rio, to­can­do gui­ta­rra, ba­jo y ba­te­ría, ten­ga­mos que ser­vir de dia­na pa­ra los pre­jui­cios. Se nos juzga con du­re­za por ser mu­je­res y so­nar así, po­sar así, tocar así. El ni­vel de se­xis­mo es in­creí­ble. En EE UU, que sea­mos tías im­pli­ca res­pe­to y li­ber­tad. Allí tie­nen asu­mi­do que el ar­te es li­bre y te agra­de­cen lo que ha­ces de co­ra­zón".

Pa­ra con­tra­rres­tar eso, Carlotta cuen­ta en­can­ta­da có­mo al­gu­nos de sus más ren­di­dos ad­mi­ra­do­res per­te­ne­cen a ban­das a las que ellas es­cu­cha­ban fas­ci­na­das an­tes in­clu­so de mon­tar una ban­da: Black Lips, Mac Demar­co, Bobby Gi­lles­pie (de Pri­mal Scream), Pe­te Doherty… "Pe­ro una de las me­jo­res re­com­pen­sas es com­pro­bar que nues­tras can­cio­nes ani­man a otras chi­cas a ha­cer es­te ti­po de mú­si­ca. Cuan­do crías de 12, 14 o 16 años te en­vían fo­tos o ví­deos con sus can­cio­nes ves que es­tá fun­cio­nan­do. Lo que no pue­de ser es que se re­fie­ran a los gru­pos fe­me­ni­nos co­mo si fue­ran un gé­ne­ro en sí mis­mo, co­mo el rap o el pop. ¿Pue­des creer que nos com­pa­ran con War­paint cuan­do no te­ne­mos na­da que ver con su mú­si­ca? Y so­lo por­que so­mos un gru­po de chi­cas".

POR RA­FA CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.