Una ver­dad de Os­car

Por qué Spotlight ha­rá que te vuel­vas a enamo­rar del ci­ne y (lo que es más di­fí­cil) del pe­rio­dis­mo.

GQ (Spain) - - Cine & Series -

Di­cen las es­ta­dís­ti­cas que la po­lí­ti­ca y el pe­rio­dis­mo son las pro­fe­sio­nes más de­nos­ta­das en nues­tro país. Y, por mu­cho que nos due­la a los que nos de­di­ca­mos a es­to, la reali­dad se em­pe­ña en de­mos­trar una y otra vez que el po­der, ya sea el pri­me­ro, el cuar­to o el que es tan in­tri­ca­do e in­flu­yen­te co­mo pa­ra no te­ner un ad­je­ti­vo nu­me­ral or­di­nal que lo cla­si­fi­que, co­rrom­pe. Por eso en la era de las gue­rras te­le­di­ri­gi­das, las cam­pa­ñas de re­la­cio­nes pú­bli­cas con pre­su­pues­tos mi­llo­na­rios, los re­cor­tes en las re­dac­cio­nes, los ciu­da­da­nos-re­por­te­ros, la so­bre­in­for­ma­ción y la ob­se­sión con las pá­gi­nas vis­tas, la po­bla­ción ha per­di­do la fe en los que de­be­rían ser los pi­la­res de su so­cie­dad. Por suer­te (o por in­cons­cien­cia), si­gue ha­bien­do un buen pu­ña­do de pro­fe­sio­na­les em­pe­ña­dos en cum­plir con su obli­ga­ción que nos re­cuer­dan al res­to (po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas) pa­ra qué se su­po­ne que es­ta­mos aquí.

Spotlight es una pe­lí­cu­la in­có­mo­da por lo que cuen­ta, no por có­mo lo cuen­ta. La cin­ta de Tom Mccarthy se pre­sen­ta an­te el gran pú­bli­co con la his­to­ria real de có­mo en 2002 el equi­po de in­ves­ti­ga­ción del Bos­ton Glo­be des­ta­pó 70 ca­sos de cu­ras pe­dó­fi­los en la ar­chi­dió­ce­sis lo­cal, to­dos ellos cu­bier­tos por tu­pi­das so­ta­nas con la con­ni­ven­cia del Va­ti­cano y las pías au­to­ri­da­des bos­to­nia­nas. Cien­tos de vi­das des­tro­za­das con el be­ne­plá­ci­to de los cru­za­dos de la mo­ral y el ver­gon­zo­so ol­vi­do de quie­nes las te­nían que ha­ber pro­te­gi­do.

La cues­tión no so­lo es di­fí­cil de tra­gar, tam­bién re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te com­pli­ca­da de di­ge­rir y de­vol­ver a la vi­da en for­ma de pe­lí­cu­la que, por un la­do, man­ten­ga el in­te­rés del es­pec­ta­dor y, por otro, evi­te caer en el sen­sa­cio­na­lis­mo, la he­roi­ci­dad hi­per­bó­li­ca y la de­mo­ni­za­ción de to­da una ins­ti­tu­ción y sus fie­les. Y Mccarthy, un ti­po ca­paz de fir­mar cin­tas tan dis­pa­res co­mo Vías cru­za­das y Ma­gia en los za­pa­tos, lo ha­ce de una for­ma tan bri­llan­te que has­ta pa­re­ce fá­cil.

El rea­li­za­dor, que es­tu­dió en una uni­ver­si­dad de los je­sui­tas en la ciu­dad don­de se desa­rro­llan los he­chos, des­pa­cha el desafío de la na­rra­ti­va con un mon­ta­je au­daz y di­ná­mi­co que si­gue a los pe­rio­dis­tas en ca­da una de sus pes­qui­sas y que, cuan­do el me­tra­je lle­ga a su fin, te de­ja cla­va­do en la bu­ta­ca. Otro acier­to en es­te as­pec­to es que, en aras a no per­der­se en las com­ple­ji­da­des de la tra­ma, Mccarthy es­ta­ble­ce unos ejes fun­da­men­ta­les que guían al es­pec­ta­dor a lo largo de la his­to­ria sin ne­ce­si­dad de ex­pli­car cons­tan­te­men­te qué pa­pel desem­pe­ñan los per­so­na­jes im­pli­ca­dos en los he­chos.

La de­ci­sión de me­ter­nos en los za­pa­tos del equi­po de in­ves­ti­ga­ción­tam­bién­per­mi­tea Mccarthy no te­ner que re­cu­rrir acon­tro­ver­ti­das­re­crea­cio­nes­de los abu­sos, sino que des­en­ma­ra­ña los acon­te­ci­mien­tos al rit­mo que avan­zan las in­da­ga­cio­nes

Spotlight,

y los re­la­ta a tra­vés de re­cur­sos pe­rio­dís­ti­cos tan ar­te­sa­na­les (y ol­vi­da­dos) co­mo la con­sul­ta de ar­chi­vos, los tes­ti­mo­nios de las víc­ti­mas y la con­tras­ta­ción de los he­chos en una era en la que in­ter­net no era el prin­ci­pal sus­ten­to de un re­por­te­ro. De es­ta for­ma, el di­rec­tor no juzga, sino que ex­po­ne y, en un in­te­li­gen­te mo­vi­mien­to que se po­dría de­fi­nir co­mo el an­ti-sor­kin (una suer­te de ven­gan­za del co­guio­nis­ta, Josh Sin­ger, que fue alumno del es­cri­tor de The News­room en El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca), hu­ye de los mo­nó­lo­gos en­go­la­dos y las fra­ses la­pi­da­rias pa­ra dar el pro­ta­go­nis­mo a quien lo me­re­ce: la his­to­ria. Es más, en un tri­ple sal­to mor­tal, Mccarthy no se cor­ta al po­ner de ma­ni­fies­to que el pro­pio lí­der del equi­po ha­bía de­ja­do pa­sar in­for­ma­cio­nes so­bre es­ta tra­ma años atrás.

La guin­da que cul­mi­na es­te mag­ní­fi­co pas­tel, y que de­ja al des­cu­bier­to to­da la mier­da que se es­con­de en su re­lleno, es el elen­co co­ral que com­po­nen Mi­chael Kea­ton, Mark Ruf­fa­lo, Ra­chel Mca­dams, Brian d'arcy Ja­mes, Stan­ley Tuc­ci, John Slat­tery y Liev Schrei­ber, acom­pa­sa­dos co­mo un re­loj as­tro­nó­mi­co en el que pro­ba­ble­men­te sea uno de los me­jo­res ejer­ci­cios de interpretación co­lec­ti­va de los úl­ti­mos tiem­pos.

Por to­do es­to (y mu­cho más), Spotlight me­re­ce to­dos los premios que re­ci­ba. Por­que, de nue­vo, el ci­ne ha sal­va­do al pe­rio­dis­mo.

POR IA­GO DA­VI­LA

Nom­bre

Ti­po

As­ti­lle­ro

Bo­ta­do

Re­ti­ra­do

Cau­sa

En­du­ran­ce

Bu­que rom­pehie­lo

Fram­naes (Noruega)

17 de di­ciem­bre de 1912

24 de enero de 1915

Hun­di­do en­tre pla­cas de hie­lo en el mar de Wed­dell (An­tár­ti­da)

Sir Er­nest Shac­kle­ton

Ex­pe­di­ción Im­pe­rial Tran­san­tár­ti­ca

28

Un mo­tor de va­por a car­bón, ve­las

'CROO­NER' CON ES­TI­LO Cuan­do tie­nes es­ti­lo da igual lo que te pon­gas. O ca­si. Seal lle­va abri­go vin­ta­ge Com­me des Ga­rçons de Ar­chi­ve-room y ca­mi­se­ta ATM Ant­hony Tho­mas Me­li­llo. La pul­se­ra es su­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.