'En­du­ran­ce'

GQ (Spain) - - Cine & Series -

Sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te "re­sis­ten­cia", aun­que ese no fue su pri­mer nom­bre. El di­se­ña­dor de bu­ques y em­pre­sa­rio no­rue­go Ole Aan­de­rud Lar­sen lo bau­ti­zó co­mo Polaris, en ho­nor a la estrella del nor­te, pe­ro tam­bién a las re­gio­nes que de­bía vi­si­tar. Él y el maes­tro cons­truc­tor Ch­ris­tian Ja­cob­sen so­lo em­plea­ron hom­bres ex­per­tos en na­ve­ga­ción pa­ra mon­tar sus pie­zas (del me­jor ro­ble ma­ci­zo) en un as­ti­lle­ro de San­def­jord. Era un bu­que pa­ra lo­bos de mar, lue­go de­bía ser en­sam­bla­do por lo­bos de mar. Cas­co ne­gro, ca­si 44 me­tros de es­lo­ra, tres más­ti­les y un mo­tor de va­por ca­paz de lle­gar a los 10 nu­dos (unos19 ki­ló­me­tros por ho­ra). Una bes­tia pen­sa­da pa­ra el hie­lo.

Sin em­bar­go, sus pri­me­ros pro­pie­ta­rios pen­sa­ron en él co­mo un ce­bo pa­ra tu­ris­tas. Adrien de Ger­la­che, ofi­cial de la ma­ri­na bel­ga, y Lars Ch­ris­tien­sen, hom­bre de ne­go­cios do­mi­na­do por la fie­bre ex­plo­ra­do­ra, qui­sie­ron que el rom­pehie­los fue­ra si­nó­ni­mo de lu­jo­sos cru­ce­ros y ca­za de osos po­la­res. Pro­ble­mas fi­nan­cie­ros trun­ca­ron es­te sue­ño, y Ch­ris­tien­sen se vio obli­ga­do a ven­der el Polaris muy por de­ba­jo de su pre­cio de cos­te. El afor­tu­na­do com­pra­dor fue Er­nest Shac­kle­ton, icono na­cio­nal bri­tá­ni­co y uno de los nom­bres más im­por­tan­tes de la lla­ma­da Edad he­roi­ca de las ex­pe­di­cio­nes al Atlán­ti­co. El nom­bre, eso sí, de­bía cam­biar. Shac­kle­ton lo re­bau­ti­zó co­mo En­du­ran­ce, en ho­nor al le­ma de su familia: For­ti­tu­di­ne vin­ci­mus. Me­dian­te la re­sis­ten­cia, ven­ce­mos.

El cuar­tel ge­ne­ral de la Ex­pe­di­ción Im­pe­rial Tran­san­tár­ti­ca es­ta­ba en Lon­dres, de don­de par­tió el 1 de agos­to de 1914. Shac­kle­ton y sus hom­bres, en­tre los que des­ta­ca­ba el ca­pi­tán Frank Wors­ley, te­nían pen­sa­do al­can­zar la bahía Vah­sel, al sur del mar de Wed­dell, se­guir has­ta el mis­mí­si­mo Po­lo Sur y sa­lir de allí a tra­vés de is­la Ross, ro­dean­do así to­do el con­ti­nen­te. Mien­tras ha­cían pla­nes, Reino Uni­do en­tró en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Shac­kle­ton con­sul­tó con su tri­pu­la­ción si de­bían se­guir ade­lan­te. El te­le­gra­ma que en­vió a Lon­dres re­ci­bió una res­pues­ta con­ci­sa: "Pro­ce­dan". A par­tir de en­ton­ces, es­tos 28 ex­plo­ra­do­res vi­vie­ron en una reali­dad pa­ra­le­la al con­flic­to bé­li­co.

El En­du­ran­ce lle­gó a Bue­nos Ai­res a fi­na­les de ve­rano, tras ha­cer su tra­ve­sía más lar­ga por agua. El bu­que aun te­nía que de­mos­trar si real­men­te es­ta­ba he­cho pa­ra frac­tu­rar el hie­lo, y hie­lo fue lo que tu­vo. Dos días des­pués de sa­lir de puer­to por úl­ti­ma vez en Gryt­vi­ken, una es­ta­ción ba­lle­ne­ra al no­roes­te de is­la San Pe­dro, el bu­que que­dó atra­pa­do cer­ca de su pri­mer des­tino, en bahía Vah­sel. Shac­kle­ton y Wors­ley, frus­tra­dos, so­lo con­si­guen avan­zar unos 48 ki­ló­me­tros al día du­ran­te dos se­ma­nas. Fi­nal­men­te, el 24 de enero, el En­du­ran­ce se ve com­ple­ta­men­te pa­ra­li­za­do por gi­gan­tes­cos blo­ques de hie­lo. La tri­pu­la­ción so­lo pue­de eva­cuar­lo… y em­pe­zar a re­zar por su pro­pia su­per­vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.