AM­BER RO­SE

GQ (Spain) - - Cine & Series -

la MTV en la que West la lió par­da con Tay­lor Swift; le acom­pa­ñó tam­bién du­ran­te el tiem­po de au­to­exi­lio que si­guió des­pués; y, por su­pues­to, es­ta­ba a su la­do cuan­do se re­di­mió con el ex­ce­len­te My Beau­ti­ful Dark Twis­ted Fan­tasy ,un dis­co que de­ta­lla­ba la re­la­ción cuasi por­no­grá­fi­ca de la pa­re­ja y re­pre­sen­ta­ba su fi­nal (a día de hoy, Ro­se to­da­vía no es ca­paz es­cu­char­lo: "Nun­ca, nun­ca, nun­ca. Sim­ple­men­te no es pa­ra mí").

Por to­do lo an­te­rior, Am­ber se ha em­bar­ca­do en la mi­sión de de­mos­trar que hay co­sas más in­tere­san­tes en ella que su ro­man­ce con el fe­nó­meno cul­tu­ral más im­por­tan­te del si­glo xxi. Se ha ins­cri­to en el mo­vi­mien­to pop-fe­mi­nis­ta y aho­ra ha­ce co­sas de fe­mi­nis­ta, co­mo asis­tir al pro­gra­ma de la có­mi­ca Amy Schu­mer ("es­tá lo­ca, va co­mo una mo­to y be­sa muy bien", nos cuen­ta); o apa­re­cer en los úl­ti­mos VMA con un tra­je pin­ta­do a mano con las pa­la­bras 'ca­za­for­tu­nas', 'zo­rra' o 'strip­per', vi­si­bi­li­zan­do a to­das aque­llas mu­je­res a las que til­dan de pu­tas por vi­vir su se­xua­li­dad li­bre­men­te. Es­ta cau­sa so­cial se ha con­ver­ti­do en su cru­za­da, en aque­llo que la de­fi­ne tras las re­la­cio­nes fa­lli­das con West y el tam­bién ra­pe­ro Wiz Kha­li­fa, con el que tie­ne un ni­ño. Pe­ro pa­ra que no que­de nin­gu­na du­da, aca­ba de pu­bli­car su ma­ni­fies­to: How to Be a Bad Bitch –có­mo ser una ma­la pu­ta–, una mez­cla de me­mo­rias y con­te­ni­do mo­ti­va­cio­nal pa­ra to­das las mu­je­res que sa­ben lo que quie­ren y có­mo con­se­guir­lo. "Ten­go mi pro­pia ca­sa, ten­go un Fe­rra­ri, un Jeep y un Es­ca­la­de; un hi­jo pre­cio­so, dos asis­ten­tes, abo­ga­dos… Eso pue­de in­ti­mi­dar a un hom­bre. Por eso me sien­to más có­mo­da con ti­pos que tie­nen una vi­da co­mo la mía".

la ex del ra­pe­ro más fa­mo­so de to­dos los tiem­pos –no, no es re­si­nes– se rein­ven­ta en cla­ve fe­mi­nis­ta y pu­bli­ca su pro­pio ma­ni­fies­to so­bre có­mo ser una ba­dass y no mo­rir en el in­ten­to.

• ¡Por su­pues­to que lo hi­ce, jo­der!". Si hu­bie­ra una pre­gun­ta de Tri­vial so­bre la fra­se más fa­mo­sa sa­li­da de la plu­ma del guio­nis­ta Aa­ron Sor­kin (Nue­va York, 1961), sin du­da la res­pues­ta es­ta­ría en la es­ce­na fi­nal de Al­gu­nos hom­bres bue­nos, en­tre Tom Crui­se y Jack Ni­chol­son. Hoy, a pe­sar de que so­lo ha fir­ma­do sie­te pe­lí­cu­las (aun­que se di­ce que ex­tra­ofi­cial­men­te ha re­to­ca­do mu­chas más), el crea­dor de El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca o The News­room es la rock star de su gre­mio.

Nues­tra ci­ta en el Cla­rid­ge's de Lon­dres es pa­ra ha­blar de Ste­ve Jobs, el fil­me de Danny Boy­le so­bre el fun­da­dor de Ap­ple que se es­tre­na en Es­pa­ña el pri­mer día de enero. Sor­kin, que es tan agudo y ver­bo­rrei­co co­mo sus per­so­na­jes, lle­gó al proyecto sin ideas pre­con­ce­bi­das: "No te­nía nin­gu­na opi­nión so­bre Jobs. Ha­bía te­ni­do muy bue­na ex­pe­rien­cia con Sony en La red so­cial y Moneyball. Ellos te­nían los de­re­chos de la bio­gra­fía de Wal­ter Isaac­son y que­rían que yo la adap­ta­ra. Es­to su­ce­dió unas se­ma­nas des­pués de la muer­te de Jobs, y re­cuer­do que me sor­pren­dió có­mo lo llo­ra­ba la gen­te. No ha­bía vis­to na­da pa­re­ci­do des­de John Len­non, y no lo aca­ba­ba de en­ten­der. Te­nía que ave­ri­guar cuál era la co­ne­xión emo­cio­nal".

Pa­ra lo­grar­lo, el au­tor se en­tre­vis­tó una y otra vez con quie­nes lo co­no­cie­ron, in­clui­das dos per­so­nas cla­ve que no ha­bían que­ri­do ha­blar con Isaac­son: su hi­ja ma­yor, Li­sa Jobs, a la que Ste­ve tar­dó años en re­co­no­cer, y John Scu­lley, el que fue­ra CEO de Ap­ple cuan­do en 1985 Jobs fue apar­ta­do de la em­pre­sa. "Es­tu­ve días sin sa­lir del ho­tel, ha­blan­do con un mon­tón de gen­te –ex­pli­ca Sor­kin–. Aun no sa­bía qué que­ría es­cri­bir, pe­ro sí sa­bía que no que­ría ha­cer un bio­pic, con la tí­pi­ca es­truc­tu­ra de la cu­na a la tum­ba. Me ne­ga­ba a guio­ni­zar una pá­gi­na de la Wi­ki­pe­dia. Bus­ca­ba al­go más im­pre­sio­nis­ta; en vez de una fo­to, un cua­dro. Co­mo dra­ma­tur­go que soy, me gus­tan los es­pa­cios claus­tro­fó­bi­cos y los pe­rio­dos de tiem­po com­pri­mi­dos, así que de­ci­dí dra­ma­ti­zar los con­flic­tos que Ste­ve te­nía con di­fe­ren­tes per­so­na­jes, y qui­se ha­cer­lo en so­lo tres escenas, ro­da­das en tiem­po real, y am­bien­ta­das en­tre bam­ba­li­nas mo­men­tos an­tes de tres lan­za­mien­tos im­por­tan­tes".

Por la au­da­cia de la es­truc­tu­ra, a Sor­kin lo han des­cri­to co­mo "el ar­qui­tec­to" de la pe­lí­cu­la, y lo cier­to es que su guión do­mi­na so­bre la di­rec­ción de Boy­le, e in­clu­so so­bre la po­de­ro­sa interpretación de Mi­chael Fass­ben­der. Y lo ha­ce ofre­cien­do va­rios sor­ki­nis­mos mar­ca de la ca­sa; del diá­lo­go tre­pi­dan­te, ca­si sin pau­sas pa­ra res­pi­rar, al walk-and-talk que tan­to se es­ti­la­ba en El ala oes­te. Pe­ro su adap­ta­ción tam­bién ha re­ci­bi­do crí­ti­cas (in­clu­yen­do una dispu­ta pú­bli­ca con Tim Cook) que le acu­san de fal­ta de exac­ti­tud en los he­chos, y de no ha­ber sa­bi­do cap­tar la esen­cia de un Jobs en cu­ya bo­ca po­ne fra­ses co­mo "me sen­té en un ga­ra­je e in­ven­té el fu­tu­ro", y al que re­tra­ta egó­la­tra y en­dio­sa­do.

Po­dría­mos su­po­ner que Sor­kin, tras de­cons­truir a Mark Zuc­ker­berg y Ste­ve Jobs en sen­das pe­lí­cu­las, es un fa­ná­ti­co del 2.0. Na­da más le­jos. El ti­po de­tes­ta in­ter­net. Y ra­zo­na por qué de for­ma tan ar­gu­men­ta­da, que por un mo­men­to te dan ga­nas de vol­ver al No­kia y can­ce­lar la fi­bra óp­ti­ca en ca­sa: "In­ter­net anu­la la em­pa­tía. Ima­gi­na que soy un ni­ño pe­que­ño y quie­ro in­ten­tar ser cruel por un mo­men­to pa­ra sa­ber qué se sien­te, así que le di­go al­go feo a otro ni­ño. Pe­ro cuan­do veo la mi­ra­da en sus ojos me sien­to fa­tal, y esa sen­sa­ción se me va a que­dar gra­ba­da el res­to de mi vi­da. Eso no va a pa­sar si es­toy sen­ta­do en mi ha­bi­ta­ción y me de­di­co a in­sul­tar anó­ni­ma­men­te a tra­vés de la red. Por­que to­do el mun­do es un ga­lli­na y un co­bar­de en in­ter­net. ¿Me pre­gun­tas qué opino de las re­des so­cia­les? Pues opino que son una fan­tás­ti­ca he­rra­mien­ta pa­ra la cruel­dad, y una in­cu­ba­do­ra pa­ra la des­in­for­ma­ción. Nin­gu­na in­ven­ción nos ha he­cho nun­ca más ton­tos y más mez­qui­nos que in­ter­net. Nin­gu­na in­ven­ción nos ha man­da­do nun­ca ha­cia atrás de es­ta for­ma, y en­ci­ma en nom­bre del pro­gre­so. Y otra co­sa que ha he­cho la re­vo­lu­ción di­gi­tal es eli­mi­nar las cre­den­cia­les. Sin sa­ber ab­so­lu­ta­men­te na­da de ti, sé que tra­ba­jas pa­ra GQ Es­pa­ña; me ima­gino que eres bue­na, por­que GQ no con­tra­ta a es­cri­to­res de pa­co­ti­lla. En al­gún mo­men­to se­gu­ro que has te­ni­do que po­ner un ca­fé, lue­go te die­ron un pe­que­ño en­car­go, lo hi­cis­te bien, des­pués te die­ron un en­car­go más im­por­tan­te… En de­fi­ni­ti­va, tie­nes cre­den­cia­les. Un pe­rio­dis­ta ciu­da­dano que mon­ta su pro­pia web no tie­ne cre­den­cia­les, y nor­mal­men­te es­tá en­fa­da­do con la gen­te que sí las tie­ne. Es­ta de­mo­cra­ti­za­ción de la que ha­bla­mos tan­to aho­ra es una pa­la­bra muy gla­mu­ro­sa pa­ra des­cri­bir lo que en reali­dad es el al­za­mien­to de los ama­teurs. La de­mo­cra­cia es un gran con­cep­to pa­ra go­ber­nar, pe­ro muy ma­lo pa­ra to­do lo de­más. La me­ri­to­cra­cia es lo que im­por­ta, y la re­vo­lu­ción di­gi­tal ha eli­mi­na­do la me­ri­to­cra­cia". Pau­sa pa­ra res­pi­rar. "Y mi dis­cur­so ter­mi­na aquí".

MI­CHAEL FRI­BERG • CUES­TIÓN DE SE­GUN­DOS Con su se­gun­da pe­lí­cu­la so­bre un vi­sio­na­rio con­tem­po­rá­neo, Sor­kin as­pi­ra a su se­gun­do Os­car. MARÍA CON­TRE­RAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.