El pa­drino de la co­me­dia

Judd Apa­tow es la men­te maes­tra de­trás de al­gu­nas de las pe­lí­cu­las que más te han he­cho reír en los úl­ti­mos años. Pe­ro pa­ra él, no es más que un ofi­cio.

GQ (Spain) - - Ellos -

Ha­blar de Apa­tow de­lan­te de un sibarita de la co­me­dia mo­der­na es ha­blar de un maes­tro Je­di. Des­de que com­par­tie­ra pi­so con Adam Sand­ler cuan­do am­bos eran aun vein­tea­ñe­ros, el ti­po ha des­cu­bier­to y/o au­pa­do al es­tre­lla­to ca­si tan­tos ta­len­tos co­mo Sa­tur­day Night Li­ve. El úl­ti­mo ha si­do Amy Schu­mer, pro­ta­go­nis­ta de Y de re­pen­te tú, una de las in­dis­cu­ti­bles pe­lí­cu­las del ve­rano. Por su­pues­to que ella ya se ha­bía he­cho un nom­bre en la te­le­vi­sión an­tes, pe­ro él la ha trans­for­ma­do en una su­per­no­va. Es lo que sue­le ha­cer.

Su re­cien­te li­bro de en­tre­vis­tas con có­mi­cos, Sic­kint­hehead, ex­pli­ca­por­quées­te cuare­ntón con ca­mi­sa de le­ña­dor y za­pa­ti­llas des­gas­ta­das (aun­que no­so­tros he­mos con­se­gui­do po­ner­le la cor­ba­ta) se con­vir­tió en un gu­rú. Tras in­ten­tar pro­bar suer­te en el cir­cui­to del stand up,apa­tow­se­dio­cuen­ta­de que se sen­tía más có­mo­do en­tre bam­ba­li­nas que dan­do la ca­ra. Así fue co­mo co­men­zó a es­cri­bir ma­te­rial pa­ra fu­tu­ros ti­ta­nes co­mo Sand­ler, Jim Ca­rrey o Ben Sti­ller. Su sal­to a la pro­duc­ción era el si­guien­te pa­so ló­gi­co: éxi­tos co­mo El re­por­te­ro: La le­yen­da de Ron Bur­gundy o Su­per­sa­li­dos ci­men­ta­ron su fa­ma co­mo rey Mi­das de la ri­sa.

Apa­tow no ha de­ja­do de pro­du­cir pa­ra otros (por ejem­plo, la se­rie Girls), pe­ro tam­bién se ha con­ver­ti­do en un au­tor muy par­ti­cu­lar. En ese sen­ti­do, pue­de que Haz­me reír (Funny Peo­ple) sea su pe­lí­cu­la más per­so­nal co­mo di­rec­tor: más que una co­me­dia, un dra­ma so­bre gen­te que, co­mo él, se de­di­ca a es­to de la ri­sa.

Si al­go se apren­de con Sick in The Head es que, pa­ra Apa­tow, el hu­mor si­gue sien­do un ofi­cio. Uno que le per­mi­te ce­rrar tra­tos con Net­flix o res­ca­tar a un ído­lo caí­do co­mo Pee-wee Herman (es­tos son, de mo­men­to, sus pro­yec­tos pa­ra 2016), pe­ro ofi­cio al fin y al ca­bo. El pro­duc­tor más res­pe­ta­do de la in­dus­tria y el có­mi­co de­bu­tan­te se en­fren­tan, en el fon­do, al mis­mo re­to im­po­si­ble: ha­cer que nos ria­mos.

AMOR EN 'VOD' Su pri­me­ra se­rie pa­ra Net­flix se ti­tu­la Lo­ve. Pro­me­te ser un aná­li­sis de las re­la­cio­nes ro­mán­ti­cas des­de dos pun­tos de vis­ta: fe­me­nino y mas­cu­lino. Judd vis­te tra­je y ca­mi­sa de Cal­vin Klein Co­llec­tion, cor­ba­ta de Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli y za­pat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.