Vis­to y no vis­to

Por Vicente Ga­llart –

GQ (Spain) - - Noticias -

HAY QUE RE­CO­NO­CER­LO. Vi­vi­mos­tiem­pos en los que cues­ta sa­lir de ca­sa. En ella, cual­quie­ra de nues­tros arre­ba­tos con­su­mis­tas pue­de ser sa­cia­do a gol­pe de clic a tra­vés de las nu­me­ro­sas pan­ta­llas que nos ro­dean. Más gran­des o más pe­que­ñas, son la ven­ta­na a un mun­do on-li­ne don­de rei­na el co­mer­cio elec­tró­ni­co, don­de las wish­lists y las apps han sus­ti­tui­do esas lis­tas que nos ha­cía­mos en ho­jas de li­bre­tas que, lue­go, arran­cá­ba­mos y nos lle­vá­ba­mos de pa­seo pa­ra prac­ti­car el shop­ping a pie de ca­lle. Pues bien, tam­bién vi­vi­mos tiem­pos en los que ir a con­tra­co­rrien­te es una op­ción muy sa­lu­da­ble que triun­fa en­tre aque­llos que se re­sis­ten a ser mo­ni­to­ri­za­dos por la ubi­cua tec­no­lo­gía. Pri­me­ro fue el re­gre­so de los vi­ni­los, des­pués apa­re­cie­ron re­vis­tas im­pre­sas crea­das por po­de­ro­sas webs y aho­ra son las tien­das de to­da la vi­da las que reivin­di­can su ra­zón de ser pa­ra una nue­va ge­ne­ra­ción de clien­tes. Pa­ra ve­ri­fi­car­lo, na­da me­jor que su­mer­gir­se en el mag­ní­fi­co li­bro The Shop­kee­pers (ed. Ges­tal­ten), un re­co­rri­do por pe­que­ños es­ta­ble­ci­mien­tos di­ri­gi­dos por pro­pie­ta­rios con per­so­na­li­dad y au­tén­ti­co cri­te­rio que no du­dan en plan­tar ca­ra al au­ge de las ca­de­nas, las fran­qui­cias y las e-shops. Áms­ter­dam, Pa­rís, Barcelona, Vie­na, Ber­lín, Mel­bour­ne, Es­to­col­mo, To­kio… to­das es­tas ciu­da­des y mu­chas más for­man par­te de un fas­ci­nan­te via­je lleno de es­pa­cios úni­cos que ofre­cen pro­duc­tos ex­cep­cio­na­les en el ám­bi­to de la moda, la gas­tro­no­mía, el de­por­te, la be­lle­za o la de­co­ra­ción. Es un he­cho cons­ta­ta­do: las pe­que­ñas tien­das es­tán ex­pe­ri­men­tan­do un irre­sis­ti­ble re­na­ci­mien­to y los ne­go­cios ti­po brick-and-mor­tar (de la­dri­llo y mor­te­ro) son par­te esen­cial de un nue­vo li­festy­le que pre­fie­re vi­vir ex­pe­rien­cias reales y no vir­tua­les. Ca­da vez so­mos más los que he­mos ele­gi­do vol­ver a tocar an­tes de com­prar y, por ello, una guía co­mo és­ta es ex­tre­ma­da­men­te útil pa­ra que una nue­va ge­ne­ra­ción de co­mer­cian­tes al­ce la voz.

El mi­le­nio co­men­zó con los chi­cos de la ca­lle de atrás, en su tra­duc­ción li­te­ral, muy cre­ci­dos. Los Backs­treet Boys (cha­va­les de ba­rrio, en su sig­ni­fi­ca­do real) triun­fa­ban en me­dio mun­do con el pe­ga­jo­so es­tri­bi­llo de I Want It That Way. Pa­ra sus gi­ras mun­dia­les, Nick Car­ter y los su­yos de­ci­die­ron po­ner­se en­ci­ma to­do lo que pi­lla­ron. Más bien, la mo­rra­lla que les dio su es­ti­lis­ta de ca­be­ce­ra, Ra­chel Zoe. ¿Ca­de­nas de oro, chán­da­les de Adi­das y mo­ca­si­nes fu­tu­ris­tas? Por qué no. ¿Tra­jes bri­llan­tes, ca­mi­se­tas de co­lo­res chi­llo­nes y bi­su­te­ría bling bling? ¡Que me lo qui­tan de las ma­nos! Sin em­bar­go, en su in­cons­cien­cia, pue­de que la boy band que mos­tró el ca­mino a no se­guir a los dan­dis de One Di­rec­tion sen­ta­ra las ba­ses del chaos ma­gic, la ten­den­cia de es­té­ti­ca tec­no­ló­gi­ca que hoy triun­fa en Louis Vuit­ton y que el mu­seo Me­tro­po­li­tan de Nue­va York ex­pon­drá es­te año. El error de los BSB fue na­cer an­tes de tiem­po.

POR EDUAR­DO BOI­LLOS AYER Y HOY Los años 90 son –ca­da vez más– una fuen­te de ins­pi­ra­ción en la moda ac­tual, y el cal­za­do de­por­ti­vo así lo de­mues­tra: la za­pa­ti­lla Tu­bu­lar de Adi­das Ori­gi­nals se ba­sa en un mo­de­lo de run­ning que la mar­ca lan­zó a prin­ci­pios de

RAÍ­CES RE­NO­VA­DAS Uti­li­zan­do ma­qui­na­ria clá­si­ca y un pro­ce­so de te­ñi­do ma­nual de los hi­los, la co­lec­ción premium Lee 101 re­in­ter­pre­ta pren­das icó­ni­cas de la firma con un gi­ro con­tem­po­rá­neo. ¿El co­lor cla­ve de la tem­po­ra­da? El ne­gro pu­ro.

¿El es­ti­lo fue co­sa de los BSB?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.