LA­PO EL­KANN

HOM­BRE GQ IN­TER­NA­CIO­NAL

GQ (Spain) - - De Firma -

In­clu­so en paí­ses de tra­di­ción pro­fun­da­men­te re­pu­bli­ca­na co­mo EE UU, hay fa­mi­lias que echan raí­ces con tal fuer­za en las éli­tes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas del país que se las pue­de con­si­de­rar una nue­va aris­to­cra­cia. Ahí es­tán los Ken­nedy, los Roc­ke­fe­ller o los Bush, por ci­tar so­lo al­gu­nos ejem­plos. En Ita­lia, ha­ce tiem­po que los li­na­jes his­tó­ri­cos de ran­cio abo­len­go fue­ron sus­ti­tui­dos por es­tir­pes in­dus­tria­les co­mo los Ferrero o los Mar­zot­to. Pe­ro si hay una di­nas­tía gra­ba­da a fue­go en la his­to­ria mo­der­na del país trans­al­pino es la de los Ag­ne­lli.

La­po per­dió por el aza­ro­so ca­mino de la ge­nea­lo­gía el ape­lli­do que le acre­di­ta co­mo miem­bro de es­ta no­ble­za de nue­vo cu­ño –su pa­dre es el es­cri­tor e in­te­lec­tual Alain El­kann–, pe­ro su ta­ta­ra­bue­lo fue el fun­da­dor de Fiat; y su abue­lo, Gian­ni, el hom­bre más po­de­ro­so de su país du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XX (amén de, pro­ba­ble­men­te, el más ele­gan­te). "Ser par­te de mi familia es una opor­tu­ni­dad y una car­ga", nos con­fie­sa La­po, que no ab­ju­ra del pri­vi­le­gio que su­po­ne ha­ber na­ci­do en el clan. "Des­de una edad muy tem­pra­na en­ten­dí que de­pen­día de mí con­ver­tir­lo en una opor­tu­ni­dad. Amo a mi familia y su his­to­ria, le de­bo mu­cho y le es­toy muy agra­de­ci­do, pe­ro aho­ra me es­toy cons­tru­yen­do a mí mis­mo".

Esa cons­truc­ción co­men­zó en 2011, tras su sa­li­da del gru­po Fiat –del que si­gue sien­do má­xi­mo ac­cio­nis­ta, jun­to a sus her­ma­nos John y Gi­ne­vra–. Des­de en­ton­ces, su fre­ne­sí em­pren­de­dor y creativo le ha lle­va­do a lan­zar una mar­ca de ga­fas, Ita­lia In­de­pen­dent; una agen­cia de co­mu­ni­ca­ción y pu­bli­ci­dad, In­de­pen­dent Ideas; una pro­duc­to­ra y dis­tri­bui­do­ra de ci­ne, Good Films; una firma de moda, Ca­re La­bel; una mar­ca de vod­ka, I Spi­rit; y un ser­vi­cio de cus­to­mi­za­ción de co­ches, bar­cos, avio­nes, he­li­cóp­te­ros y mo­tos: Ga­ra­ge Ita­lia Cus­toms. "Mi gran hán­di­cap es que na­cí ri­co. Sé que es una gran ven­ta­ja, pe­ro tam­bién una des­ven­ta­ja, por­que mu­chos de los que na­cen ri­cos aca­ban vol­vién­do­se unos va­gos. Por el con­tra­rio, yo to­das las ma­ña­nas me le­van­to pen­san­do que ten­go que em­pe­zar de nue­vo y so­ñar nue­vos pro­yec­tos, que he de me­jo­rar co­mo je­fe de mis em­pre­sas, co­mo com­pa­ñe­ro de la gen­te con la que tra­ba­jo y co­mo lí­der pa­ra mi país".

Mi­tad gu­rú em­pre­sa­rial, mi­tad in­so­bor­na­ble pa­trio­ta –cual­quier con­ver­sa­ción con él aca­ba de­ri­van­do en el pre­sen­te y el fu­tu­ro de Ita­lia–, La­po es ple­na­men­te cons­cien­te de ser el prín­ci­pe he­re­de­ro de una mo­nar­quía sin co­ro­na. Pe­se a lo que pien­san al­gu­nos, nun­ca ha rehuí­do el de­ber que le te­nía re­ser­va­do su cu­na, nun­ca se ha es­con­di­do en una vi­da re­ga­la­da de jet­set­ter irres­pon­sa­ble y juer­guis­ta. De to­dos los pe­ca­dos ca­pi­ta­les, la pe­re­za es el que me­nos se ajus­ta a su ca­rác­ter. "Te voy a ser muy sin­ce­ro: me im­por­ta una mier­da lo que la gen­te pien­se de mí. Los re­sul­ta­dos de mis em­pre­sas ha­blan por sí so­los. Si la gen­te quie­re po­ner el fo­co en los asun­tos de co­ti­lleo, no es mi pro­ble­ma. Ten­go tan­to con lo que li­diar que no pier­do el tiem­po con ha­bla­du­rías. Siem­pre van a es­tar ahí, por la familia de la que ven­go, por mi per­so­na­li­dad, por­que nun­ca pon­go ba­rre­ras y soy muy abier­to con las per­so­nas. Así que to­do es par­te del tra­to, lo bueno y lo ma­lo, y lo acep­to".

Su fa­ce­ta de ce­le­brity no es pre­ci­sa­men­te su te­ma fa­vo­ri­to de con­ver­sa­ción. Pre­fie­re ver­se co­mo un ju­ga­dor de equi­po an­tes que co­mo un per­so­na­je pú­bli­co ego­ma­nía­co. "La era del ego­cen­tris­mo es­tá ter­mi­na­da. El fu­tu­ro es jun­tar a los me­jo­res pa­ra ga­nar. Creo en la me­ri­to­cra­cia, y uno de los gran­des pro­ble­mas de Ita­lia es que aun no se ha aca­ba­do de im­plan­tar un sis­te­ma así".

Se con­fie­sa un wor­kaho­lic –"me en­can­ta­ría po­der echar­me la sies­ta, pe­ro no pue­do. No es que no ten­ga tiem­po, es que no pue­do. Ni pa­sar un ra­to con mi chi­ca en la ca­ma des­pués de des­per­tar­me. Siem­pre ten­go que es­tar ha­cien­do co­sas"–. Tam­bién un aman­te de los au­to­mó­vi­les por en­ci­ma, in­clu­so, de las mu­je­res. "No hay na­da que me pon­ga más ca­chon­do que un co­che co­mo Lafe­rra­ri". Y, pe­se a su fa­ma de mu­je­rie­go, a sus 38 años ad­mi­te que le gus­ta­ría for­mar su pro­pio clan: "No me veo no te­nien­do una familia en el fu­tu­ro. Es­pe­ro al­gún día en­con­trar en mí mis­mo y en mi en­torno el mo­men­to, la per­so­na y la ener­gía co­rrec­tos que me guia­rán pa­ra ha­cer­lo". ¿Con­se­gui­rá su ac­tual pa­re­ja, la ca­na­ria Ma­ri­na Peñate, con­ven­cer al más ico­no­clas­ta y re­bel­de de los Ag­ne­lli de sen­tar la ca­be­za? Con­ti­nua­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.