GIOR­GIO AR­MA­NI

GQ (Spain) - - De Firma -

PRE­MIO A TO­DA UNA CA­RRE­RA "Me traen sin cui­da­do cier­tas acro­ba­cias in­te­lec­tua­loi­des, eso de es­tar siem­pre pen­san­do que los de­más son me­jo­res que tú. No, no es así. De­be­mos es­cri­bir al­go que sea nues­tro de ver­dad. Por ejem­plo: sen­ti­mien­to, do­lor…". Es­ta ci­ta del fil­me La gran be­lle­za, cu­yo pro­ta­go­nis­ta, el se­duc­tor y cí­ni­co Jep Gam­bar­de­lla, vis­te con tra­jes de Ar­ma­ni, es un aten­ta­do con­tra la he­te­ro­do­xia mo­ral. Es tam­bién la de­fi­ni­ción de esa ac­ti­tud vi­tal que lle­va a los ar­tis­tas a fi­jar sus pro­pios lí­mi­tes y a ma­te­ria­li­zar sus ob­se­sio­nes en he­chos tan­gi­bles. Gior­gio Ar­ma­ni (Pia­cen­za, Ita­lia, 1934) lle­va to­da una vi­da es­cri­bien­do co­sas que son su­yas de ver­dad, pe­ro sin do­lor ni tra­ge­dia. Al con­tra­rio, su tra­yec­to­ria es­tá re­ple­ta de di­se­ños lu­mi­no­sos, cor­tes fas­ci­nan­tes y co­lo­res ele­gan­tes. To­do en él es ele­va­ción y en­tu­sias­mo. Por eso es­te año he­mos de­ci­di­do pre­miar­lo con un ga­lar­dón es­pe­cial, re­ser­va­do a los ar­tis­tas con vi­das vi­vi­das. Y es que Re Gior­gio (Rey Jorge), co­mo lo lla­man en la pren­sa ita­lia­na, ha he­cho so­ñar a las mu­je­res y ha rein­ven­ta­do la sas­tre­ría mas­cu­li­na. Lo hi­zo cuan­do re­ti­ró el fo­rro in­ter­me­dio de nues­tros tra­jes, ha­cién­do­los tan li­ge­ros que prác­ti­ca­men­te po­dían vo­lar: in­tro­du­jo ma­te­ria­les li­via­nos –lino y la­nas ul­tra­li­ge­ras– y sim­pli­fi­có el es­que­le­to sar­to­rial. Nues­tro país ha si­do una ins­pi­ra­ción cons­tan­te en su tra­ba­jo: "Es­pa­ña es un país que siem­pre me ha fas­ci­na­do por su ri­ca cul­tu­ra y su sen­ti­do es­té­ti­co", nos cuen­ta el pro­pio Ar­ma­ni des­de Mi­lán. Es, jun­to con Dior y Gern­reich, uno de los po­cos mo­dis­tos a los que la re­vis­ta Time ha de­di­ca­do una de sus por­ta­das. In­clu­so Andy War­hol qui­so in­mor­ta­li­zar­lo pa­ra uno de sus re­tra­tos. A sus 81 años, pue­de pre­su­mir de te­ner un im­pe­rio que da tra­ba­jo a cer­ca de 5.000 per­so­nas. Su obra se pue­de ver tam­bién en el ci­ne, ya que ha ele­gi­do el ves­tua­rio de más de 200 tí­tu­los. La de Ar­ma­ni, co­mo la de Gam­bar­de­lla, es una vi­da de pe­lí­cu­la. que ne­ce­si­tan y de­man­dan, rom­pien­do así las re­glas de hos­pi­ta­li­dad es­ta­ble­ci­das has­ta el mo­men­to. ¿Qué quie­res de un ho­tel? En Room Ma­te lo tie­nes, por­que an­tes que em­pre­sa­rio, Sa­ra­so­la es tu­ris­ta. "Nues­tro ADN es dis­rup­tor y mi ob­se­sión es te­ner con­ten­tos a mis clien­tes, por eso he re­gis­tra­do el tér­mino hap­pi­ta­lity, que va mu­cho más allá del co­mún hos­pi­ta­lity", nos cuen­ta en la te­rra­za del Óscar, su hos­pe­de­ría ma­dri­le­ña.

Tras re­ci­bir el Pre­mio Sam­sung a la In­no­va­ción, el ma­dri­le­ño vo­ló di­rec­ta­men­te a Pa­rís pa­ra re­co­ger el World­wi­de Hos­pi­ta­lity Award a la Me­jor In­no­va­ción en Mar­ke­ting y Ven­tas Di­gi­ta­les por el úl­ti­mo ser­vi­cio im­ple­men­ta­do en sus ho­te­les: Wima­te, una apues­ta pio­ne­ra que ofre­ce por pri­me­ra vez a sus clien­tes co­ne­xión Wi-fi gra­tui­ta en to­da la ciu­dad gra­cias a un mó­dem por­tá­til. "Mi ob­je­ti­vo es ser una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca que tie­ne ho­te­les, y ahí es don­de te­ne­mos que in­no­var pa­ra ha­cer a nues­tros hués­pe­des la vi­da más agra­da­ble". No exis­te el tér­mino im­po­si­ble en el vo­ca­bu­la­rio del em­pre­sa­rio, por eso, en un mo­men­to de ri­va­li­dad tu­rís­ti­ca en­tre los ho­te­le­ros tra­di­cio­na­les y la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va de al­qui­ler de ca­sas de va­ca­cio­nes, Ki­ke ha crea­do Be­ma­te: "Es­ta es una nue­va for­ma de via­jar y no po­de­mos ser aje­nos a ella. Por eso he­mos mon­ta­do un pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca de ren­ta de pi­sos de par­ti­cu­la­res con los ser­vi­cios de un ho­tel y un con­ser­je. Hoy en día si al­guien quie­re re­vo­lu­cio­nar el mer­ca­do y cam­biar el mun­do tie­ne que rom­per con lo es­ta­ble­ci­do". Y él lo ha he­cho, ha­cién­do­nos sen­tir a to­dos co­mo en ca­sa en cual­quier par­te del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.