JA­MES RO­DRÍ­GUEZ

DE­POR­TIS­TA DEL AÑO

GQ (Spain) - - De Firma -

FO­TO­GRA­FÍA: DIE­GO LA­FUEN­TE POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Por Ja­mes Ro­drí­guez (Cú­cu­ta, Co­lom­bia, 1991) se pa­ga­ron unos 80 mi­llo­nes en el ve­rano de 2014. De ma­ne­ra ofi­cio­sa, el 10 de la tricolor se ha­bía con­sa­gra­do co­mo el me­jor ju­ga­dor del Mun­dial de Bra­sil y Flo­ren­tino Pé­rez, el boss de un Real Ma­drid en el que ha­ce y des­ha­ce, tu­vo a bien sol­tar se­me­jan­te can­ti­dad por el cha­val, que por aque­lla ju­ga­ba en el Mó­na­co y ni de le­jos te­nía la fa­ma o las cre­den­cia­les de las que hoy sí dis­fru­ta. Cuan­do se pu­bli­ca­ron las ci­fras del tras­pa­so, mu­chos pa­rro­quia­nos del Ber­na­béu se pre­gun­ta­ron si ese zur­do que tan bien lo ha­bía he­cho en Bra­sil me­re­cía una ope­ra­ción de se­me­jan­tes pro­por­cio­nes o si sim­ple­men­te se tra­ta­ba de otro one hit won­der es­ti­val. Los que lle­va­mos un tiem­po pa­de­cien­do los ava­ta­res del odio­so fút­bol mo­derno sa­be­mos que el pe­so de un tras­pa­so ha di­la­pi­da­do la ca­rre­ra de más de un buen fut­bo­lis­ta (y de dos y de tres). He­mos vis­to de­ma­sia­dos ju­ga­do­res so­bre­va­lo­ra­dos –eco­nó­mi­ca­men­te– que no han lle­ga­do a su­pe­rar las mi­ra­das in­qui­si­ti­vas de una afi­ción que siem­pre ha es­pe­ra­do más de ellos. El ca­so de Ja­mes po­dría ha­ber si­do uno más: mu­cha pas­ta por un ju­ga­dor me­dio co­no­ci­do que has­ta en­ton­ces so­lo ha­bía de­mos­tra­do su pre­su­mi­ble ta­len­to en equi­pos me­no­res. La ecua­ción con­lle­va­ba un ries­go ele­va­do: mu­cho que per­der… ¿y po­co que ga­nar?

Por for­tu­na, la reali­dad le dio a los es­cép­ti­cos una so­be­ra­na bo­fe­ta­da. Del mie­do ini­cial pa­sa­ron a la sor­pre­sa y de ahí a la es­pe­ran­za. En su pri­mer mes co­mo pe­lo­te­ro blan­co, Ja­mes Ro­drí­guez co­lo­có en el escaparate to­do su ar­se­nal: su zur­da ofre­cía un ca­tá­lo­go in­ter­mi­na­ble de fin­tas, pa­ses al hue­co, re­ga­tes, con­tro­les im­po­si­bles y go­les de los que te le­van­tan de la bu­ta­ca. Tam­bién man­dó al in­fierno al te­mi­do pe­rio­do de adap­ta­ción: co­mo si lle­va­ra to­da una vi­da en la ca­pi­tal, Ja­mes de­bu­tó so­bre el cés­ped del an­ti­guo Cha­mar­tín mo­vién­do­se co­mo lo ha­ría una bai­la­ri­na so­bre las ta­blas del tea­tro Bols­hói. Ya se sa­be que las com­pa­ra­cio­nes son odio­sas, pe­ro qui­zá Ja­mes sea lo más pa­re­ci­do a Zi­da­ne des­de el pro­pio Zi­da­ne. Y en el Ber­na­béu sa­ben va­lo­rar el ta­len­to, por­que, al fin y al ca­bo, la cla­se no se com­pra, se tie­ne. En cier­to mo­do, es­te es­ti­lo, es­ta de­mos­tra­ción de buen fút­bol, nos lle­vó a GQ a con­si­de­rar que no ha­bía na­die me­jor que Ja­mes pa­ra en­car­nar nues­tro pre­mio al De­por­tis­ta del Año. "Es un or­gu­llo gran­de re­ci­bir es­te lindo ga­lar­dón. El es­ti­lo de vi­da y el de­por­te per­te­ne­cen a mun­dos di­fe­ren­tes, así que de­bo de ha­ber he­cho las co­sas me­dia­na­men­te bien pa­ra ha­ber si­do hon­ra­do por una re­vis­ta co­mo es­ta", nos con­tó el me­dia­pun­ta mi­nu­tos an­tes de con­sa­grar­se co­mo uno de los nues­tros.

Tras su­pe­rar una di­fí­cil pri­me­ra tem­po­ra­da –en la que so­lo ga­nó la Su­per­co­pa de Eu­ro­pa y el Mun­dial de Clu­bes y en la que fue in­clui­do en el 11 ideal de la Li­ga–, Ja­mes afron­ta un se­gun­do cur­so en el que de­be su­bir el lis­tón de su pro­pia ca­rre­ra: "To­da­vía que­dan ob­je­ti­vos y sue­ños por cum­plir. Es­toy en un club que siem­pre as­pi­ra a ga­nar y yo quie­ro ga­nar­lo to­do aquí".

Lo que es­tá por ve­nir no lo sa­be­mos ni él ni no­so­tros. Lo que sí te­ne­mos cla­ro es que, tras sa­cu­dir­se los fan­tas­mas de un fi­cha­je mul­ti­mi­llo­na­rio, Ja­mes sí pa­re­ce es­tar a la al­tu­ra del nú­me­ro que lle­va en la es­pal­da. Por­que el 10 siem­pre se re­ser­vó a los ju­ga­do­res ex­cep­cio­na­les. A esos a quie­nes los ni­ños desean emu­lar. A esos cu­yo ta­len­to es­tá por en­ci­ma de ne­go­cios, co­mi­sio­nes y pri­mas. A ti­pos co­mo Ja­mes.

Ac­tor del Año

Da­vid Del­fín o có­mo fu­mar­se un

con es­ti­lo.

Tie­nes la pre­sen­cia de un león, Pa­co.

Ai­res de

Mar­co Llo­ren­te,

top

clásico: Pe­ter Vi­ves.

de día y DJ de no­che.

Mi­riam Gio­va­ne­lli, la Scar­lett de aquí.

La cá­ma­ra te quie­re, Javier.

Pe­ro son­ríe, Ja­mes, ¡que es­ta­mos de fiesta!

Nues­tra mo­de­lo

Al­ba Galocha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.