E

Ttps://aut­hor-condenast.ado­becqms.com/as­set/emea-8af891ef-2fc9-4965-9a88-92515c78d676//04.tif https://aut­hor-con­de st.ado­becqms.com/as­set/emea-8af891ef-2fc9-4965-9a88-92515c78d676//04.tif

GQ (Spain) - - La Crónica -

Emily Ra­taj­kows­ki es­tá frus­tra­da. Ha­ce po­co se pre­sen­tó a unas prue­bas pa­ra dos pa­pe­les­de­ci­ne­que­co­di­cia­bay­no­con­si­guió nin­guno de los dos. No es que ten­ga po­cas ofer­tas de tra­ba­jo, en ab­so­lu­to. Holly­wood ha­ce co­la pa­ra sa­car­le par­ti­do a su ti­rón en pa­pe­les de chi­ca sexy. Pe­ro eso no le emo­cio­na. "Ten­go muy cla­ro lo que bus­co en un pa­pel; por eso me ha jo­di­do bas­tan­te", afir­ma."los­que­yo­quie­ro­de­ben­te­ne­run­guión in­tere­san­te y en esos nor­mal­men­te la chi­ca es fea". El pri­me­ro fue pa­ra la nue­va adap­ta­ción al ci­ne de La ga­vio­ta de Ché­jov, don­de as­pi­ra­ba al pa­pel de Mas­ha ("me en­can­ta, es una au­tén­ti­ca je­fa"). ¿Cuál fue la res­pues­ta? "De­ma­sia­do gua­pa pa­ra el pa­pel". El otro fue un se­cun­da­rio en una pe­lí­cu­la ba­sa­da en la no­ve­la de Phi­lip Roth Pas­to­ral ame­ri­ca­na. "Creo que hi­ce un tra­ba­jo ex­ce­len­te en la au­di­ción y que ellos es­ta­ban muy in­tere­sa­dos, pe­ro de nue­vo no te­nía el as­pec­to lo bas­tan­te ra­ro". El pro­ble­ma al que se en­fren­ta,di­ce,es­queaholly­wood­leen­can­taen­ca­si­llar (eti­que­tar en idio­ma Ins­ta­gram) a to­do quis­qui. "Cuan­do la gen­te busca en Goo­gle mi nom­bre, ven es­te ti­po de mu­jer sex-sym­bol en bi­qui­ni y se asus­ta a la ho­ra de dar­me un pa­pel­pa­ra­cual­quie­ro­tra­co­sa­que­no­seae­so. Así que es­toy re­co­rrien­do lo que de­seo que sea un largo ca­mino es­pe­ran­do a los pa­pe­les que más me in­tere­san, lo cual pue­de ser ver­da­de­ra­men­te… ago­ta­dor".

Es­ta­mos co­mien­do en un res­tau­ran­te lon­di­nen­seen­king'scross,no­muy­le­jos­de don­de Ra­taj­kows­ki vi­vía cuan­do era pe­que­ña. Su vue­lo pro­ce­den­te de Los Án­ge­les (la ciu­dad que ella con­si­de­ra su ho­gar), ate­rri­zó a me­dio­día, así que aho­ra es­ta­mos en tie­rra de na­die en­tre la co­mi­da y la ce­na, cuan­do el­va­cío­ca­si­to­ta­lle­pro­por­cio­naun­des­can­so inusual de las mi­ra­das fur­ti­vas y em­bo­ba­das que a me­nu­do le de­di­can en pú­bli­co. No es so­lo su exi­to­sa apa­ri­ción en el ví­deo Blu­rred Li­nes de Pha­rrell Wi­lliams y Ro­bin Thicke (con más de 450 mi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes en in­ter­net y su­bien­do) lo que ha­ce que la re­co­noz­can. Tam­bién es por su pa­pel de aman­te de Ben Af­fleck en Per­di­da, la pe­lí­cu­la de Da­vid Fin­cher. Y ade­más es­tá su ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, sus más de 2,6 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram y sus cam­pa­ñas (la úl­ti­ma de Marc Ja­cobs), que han he­cho su ros­tro tan fa­mi­liar que se in­ter­pre­ta a sí mis­ma en la pe­lí­cu­la El sé­qui­to. Pe­ro apar­te de to­do ello, es­tá ese sim­ple he­cho de que es el ti­po­de­mu­jer­que­po­drías­di­bu­jar­con­las­cur­vas de una bo­te­lla de Co­ca-co­la y los la­bios de una es­fin­ge. ¡Qué de­mo­nios! In­clu­so tu no­via pien­sa que es­tá bue­na.

Lo mi­res por don­de la mi­res, su ca­rre­ra va vien­to en po­pa. Es­tá a pun­to de al­can­zar la gran pan­ta­lla con su pri­mer pa­pel pro­ta­go­nis­ta y cum­ple sus re­qui­si­tos. En We Are Your Friends, el­pri­mer­lar­go­me­tra­je­de­max­jo­seph, in­ter­pre­ta a Sop­hie, una mu­jer que arras­tra a un as­pi­ran­te a su­per­es­tre­lla de la mú­si­ca y la dan­za, in­ter­pre­ta­do por Zac Efron, a un con­flic­to en­tre su ca­rre­ra y su co­ra­zón.

Sin em­bar­go hoy, en una nu­bla­da tar­de, la ac­triz de 24 años pa­re­ce preo­cu­pa­da. No son so­lo las que­jas por los cas­tings. Más allá hay una du­da exis­ten­cial. Su ma­yor mie­do, nos di­ce, es no ha­cer na­da im­por­tan­te en la vi­da. "Y de he­cho", aña­de, "es­toy asus­ta­da es­pe­cial­men­te por­que es­co­gí es­to co­mo mi ca­rre­ra. Al­go tan su­per­fi­cial...".

Emily Ra­taj­kows­ki na­ció en Lon­dres, pe­ro se crió en San Die­go, don­de su in­fan­cia fue, co­mo ella di­ce, "muy par­ti­cu­lar". Sus pa­dres eran pro­fe­so­res; él de pin­tu­ra y ella de len­gua in­gle­sa. Lle­va­ban una vi­da bohe­mia; no te­nían te­le­vi­sor y su pa­dre cor­ta­ba to­das las eti­que­tas de su ro­pa, in­clu­so la de sus Le­vi's, por­que no le gus­ta­ban las mar­cas.

En el co­le­gio, con sus com­pa­ñe­ros, siem­pre se sin­tió fue­ra de lu­gar. En pri­ma­ria re­cuer­da ha­ber lle­va­do un jer­sey ne­gro ti­po ca­pa, ra­ya de ojos ne­gra y unos mo­ños en el pelo co­mo la prin­ce­sa Leia. "Era mi for­ma de de­cir: 'No en­ca­jo". Se­gún fue ha­cién­do­se ma­yor, esa se­pa­ra­ción cre­ció por­que se desa­rro­lló fí­si­ca­men­te mu­cho an­tes que sus com­pa­ñe­ras. "Cuan­do te­nía 11 años, fí­si­ca­men­te, ya era tal y co­mo soy aho­ra", co­men­ta. "So­lían in­ten­tar li­gar con­mi­go mu­cho, in­clu­so aun­que fue­ra menor. Es al­go bas­tan­te jo­di­do". En sex­to cur­so, se es­tro­peó su re­la­ción con una de sus ami­gas por­que el pa­dre de es­ta ha­bía co­men­za­do a ac­tuar de ma­ne­ra ex­tra­ña con Ra­taj­kows­ki. "Me sen­tía in­có­mo­da, y em­pe­za­ron a con­tar con­mi­go con me­nos fre­cuen­cia, has­ta que de­ja­mos de ser ami­gas". Des­pués, Emily se cam­bió al ins­ti­tu­to don­de tra­ba­ja­ba su pa­dre. Pa­ra en­ton­ces­co­men­za­ba­su­ca­rre­ra­co­mo­mo­de­lo. "No co­no­cía a na­die, y ellos co­men­ta­ban, '¡la hi­ja-tía bue­na del pro­fe­sor cool de pin­tu­ra es­tá aquí!'. Yo pen­sa­ba: 'jo­der, so­lo me co­no­cen por eso'. Ya vol­vía a es­tar en­ca­si­lla­da". Al aca­bar el ins­ti­tu­to, Emily fue a UCLA a es­tu­diar Be­llas Ar­tes –hoy to­da­vía pin­ta y di­bu­ja– pe­ro, al igual que en sus años de ado­les­cen­te, no en­ca­ja­ba. El pro­ble­ma era do­ble: le de­cep­cio­nó des­cu­brir que el ar­te con­tem­po­rá­neo era "in­creí­ble­men­te eli­tis­ta y lleno de mier­da", y es­ta­ba ro­dea­da de los tí­pi­cos es­tu­dian­tes de ar­te. "Mis com­pa­ñe­ras eran las ha­bi­tua­les ru­bias de her­man­dad". Lo de­jó en ape­nas un año.

El úl­ti­mo ra­yo de luz de la tar­de es­tá en­tran­do en el res­tau­ran­te y el vino ro­sa­do flu­ye. No pue­do pa­rar de pen­sar que pa­ra una chi­ca que odia ser en­ca­si­lla­da co­mo "tía bue­na", pro­ta­go­ni­zar Blu­rred Li­nes pue­da pa­re­cer una cu­rio­sa elec­ción.

Ra­taj­kows­ki re­co­no­ce que no es­ta­ba muy segura de ha­cer­lo. Es­ta­ba tra­ba­jan­do a tiem­po com­ple­to co­mo mo­de­lo y cuan­do le ofre­cie­ron el tra­ba­jo de Blu­rred Li­nes el ar­gu­men­to del ví­deo no le gus­tó. "Era tan ma­lo", di­ce. "Yo pen­sa­ba: 'No hay nin­gu­na ma­ne­ra de que pue­dan pa­gar­me lo su­fi­cien­te". ¿A pe­sar de que Pha­rrell Wi­lliams es­tu­vie­se in­vo­lu­cra­do? "Me im­por­ta una mier­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.