N

GQ (Spain) - - La Crónica -

Nor­man Ree­dus es­tá a pun­to de en­trar en el Mu­seo del Se­xo de Man­hat­tan con una go­rra en la ca­be­za que de­ja aso­mar su pelo es­ti­lo Chew­bac­ca. Ob­ser­va el edi­fi­cio des­de la ace­ra, y mi­ra ha­cia arri­ba mien­tras in­ten­ta re­fres­car la memoria. "Es­toy se­gu­ro de que ro­dé una es­ce­na subida de tono con Em­ma­nue­lle Béart en un apar­ta­men­to de esos de ahí arri­ba", di­ce pen­sa­ti­vo, "ha­ce mu­cho tiem­po". Es­te fin de se­ma­na es­tá dis­fru­tan­do de un pe­que­ño des­can­so en el ro­da­je de The Wal­king Dead fue­ra de Atlan­ta, don­deha­pa­sa­do­cin­co­tem­po­ra­da­sin­ter­pre­tan­do al es­toi­co Daryl Di­xon, un chi­co de pue­blo de ojos achi­na­dos, siem­pre a lo­mos desumo­to­ci­cle­tay­car­ga­do­co­nu­na­ba­lles­ta. Le que­da ape­nas un ter­cio del ro­da­je de la 6ª tem­po­ra­da (ya es­tre­na­da en Es­pa­ña) y se mue­re de ga­nas por vol­ver al sur.

Ree­dus es una es­pe­cie de na­ti­vo-fo­ras­te­ro, un ar­tis­ta am­bu­lan­te po­li­fa­cé­ti­co (es­cul­tor, pin­tor, fo­tó­gra­fo, ac­tor, ci­neas­ta y mo­de­lo re­ti­cen­te) que se ha va­li­do de un cu­rrí­cu­lum re­ple­to de pe­li­cu­li­llas po­co vis­tas pa­ra con­se­guir un pa­pel prin­ci­pal en una se­rie de te­le­vi­sión que ven 14 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res ca­da se­ma­na. Tras un cuar­to de si­glo en una ca­rre­ra for­tui­ta co­mo ac­tor, Ree­dus se ha pa­sea­do sin pri­sas por lo con­ven­cio­nal, a su ma­ne­ra. Es uno de los pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les, in­clu­so un sex sym­bol, y el ma­yor atrac­ti­vo de la po­pu­lar se­rie de te­le­vi­sión, pe­ro no una estrella de ci­ne. Pe­ro a él, por aho­ra, le bas­ta con eso.

Al en­trar en la tien­da del mu­seo, un em­plea­do se acer­ca a pre­gun­tar­le si sa­le "en esa se­rie, The Dead Wal­king". Des­de ese mo­men­to­es­co­mo­siu­nahor­da­deno-muer­tos hu­bie­ra aco­rra­la­do al po­bre Daryl. – ¡Os­tras! ¿Pue­do ha­cer­me una fo­to? – ¡Ma­dre mía, me en­can­ta Boon­dock Saints! – Ehm… ¿pue­do ha­cer otra fo­to? Unos cuan­tos sel­fies más tar­de, nos escapamos su­bien­do las es­ca­le­ras pa­ra em­pe­zar nues­tra vi­si­ta. Mien­tras exa­mi­na­mos las ele­gan­tes fo­to­gra­fías de có­pu­las en to­nos se­pia, Ree­dus me cuen­ta que no se con­si­de­ra un en­ten­di­doe­ne­ró­ti­ca–ape­sar­de­la­ma­ni­fies­ta se­xua­li­dad en mu­chas de sus obras– pe­ro que sí que po­see una co­pia de la que, se­gún cree, es la pri­me­ra pe­lí­cu­la por­no­grá­fi­ca de la his­to­ria. "Es una gra­ba­ción en blan­co y ne­gro",di­ce,aña­dien­do­co­nu­na­son­ri­sa­pí­ca­ra,"con­mu­cho ar­bus­to".elam­bien­te­pro­pi­cia una con­ver­sa­ción so­bre los ci­neas­tas trans­gre­so­res­jacks­mith,ken­net­han­ger,gas­par Noé y Asia Ar­gen­to (Ree­dus men­cio­na que él sa­lió con la ac­triz y di­rec­to­ra ha­ce años), así co­mo una re­ve­la­ción de Ree­dus: pre­fie­re ro­dar una es­ce­na de se­xo des­nu­do que te­ner que llo­rar an­te una cá­ma­ra.

En la si­guien­te plan­ta, cin­co tien­das com­po­nen un cam­pa­men­to in­ter­ac­ti­vo que pre­ten­de re­ve­lar las com­ple­ji­da­des de la se­xua­li­dad hu­ma­na. Un re­fu­gio si­mi­lar a una­ca­bi­na­per­mi­tea­los­vi­si­tan­te­sex­plo­rar­se a sí mis­mos fren­te a una com­po­si­ción ca­lei­dos­có­pi­ca de 65 es­pe­jos. "¿Ex­plo­rar­me a mí mis­mo? En eso tar­do nor­mal­men­te unos seis mi­nu­tos",con­fie­sa­ree­du­san­tes­deen­tra­ren es­ta­ca­bi­na­pa­ra­nar­ci­sis­tas.dos­mi­nu­tos­más tar­de sa­le, bau­ti­zan­do la ex­pe­rien­cia co­mo "el sue­ño hú­me­do de Kim Kar­das­hian".

Más arri­ba le cau­ti­van un par de mu­ñe­cas Real­doll des­nu­das y me pa­sa su ipho­ne pa­ra­que­pue­da­fo­to­gra­fiar­le­con­los­pul­ga­res ha­cia arri­ba, a lo Terry Ri­chard­son. Cuan­do le di­go que es­ta­mos jus­to al la­do de la atrac­ción prin­ci­pal del Mu­seo del Se­xo, un cas­ti­llohin­cha­ble­re­ple­to­de­pe­chos­gi­gan­tes,me pro­po­ne sin nin­gu­na ver­güen­za: "Te­ne­mos que ha­cer­lo. ¡Ven­ga, no me di­gas que no!". Su en­tu­sias­mo se con­vier­te en irri­ta­ción cuan­do,des­pués­deha­cer­co­la­diez­mi­nu­tos, ve a un ti­po gra­ban­do un ví­deo en nues­tra di­rec­ción. Ree­dus tie­ne un buen ra­dar. Es­tá en­can­ta­do de tra­tar con los fans, pe­ro de­tec­ta fá­cil­men­te a los que in­ten­tan apro­ve­char­se. Vol­ve­mos aba­jo, sin ha­ber sal­ta­do so­bre los pe­chos hin­cha­bles, a bus­car re­fu­gio en la ca­fe­te­ría del mu­seo.

Sen­ta­do en un rin­cón apar­ta­do con su ca­fé he­la­do, Ree­dus pa­re­ce que­rer pa­sar des­aper­ci­bi­do: pan­ta­lo­nes va­que­ros, bo­tas ma­rro­nes y una ca­mi­se­ta gris que mues­tra sus bí­ceps tor­nea­dos gra­cias a los 23 ki­los de ar­mas que car­ga ha­bi­tual­men­te. Su go­rra des­can­sa so­bre la me­le­na, per­pe­tua­men­te en­ma­ra­ña­da y gra­sa, y sus Ray-ban cuel­gan del cue­llo de la ca­mi­se­ta. De cer­ca, su be­lle­za du­ra co­mo el ace­ro se vuel­ve evi­den­te, aun­que la hin­cha­zón ba­jo sus ojos su­gie­re que se es­tá re­cu­pe­ran­do de una pa­li­za o una bo­rra­che­ra bru­tal; sin em­bar­go, se tra­ta de los da­ños que su­frió en un ac­ci­den­te ca­si mor­tal ha­ce una década. Su pa­so arro­gan­te pe­ro afli­gi­do re­cuer­da a Wi­llem Da­foe, Sean Penn y Mic­key Rour­ke, que fi­gu­ran en­tre sus ac­to­res fa­vo­ri­tos. Él pien­sa que pa­re­ce ra­ro y si­nies­tro. Pe­ro no hay que ha­cer­le ca­so.

REE­DUS NA­CIÓ HA­CE 46 AÑOS

pre­ci­sa­men­te en otro Holly­wood, una ciu­dad del sur de Flo­ri­da a la que no ha vuel­to des­de que se mar­chó cuan­do era ni­ño. Su ma­dre, Ma­rian­ne, fue co­ne­ji­ta de Play­boy, ven­de­do­ra de ataú­des y maes­tra

UN TI­PO DU­RO (Y NO­BLE) Ree­dus no es to­do lo que pa­re­ce. Aquí con ca­mi­sa Bot­te­ga Ve­ne­ta. En la do­ble pá­gi­na an­te­rior,

con ca­za­do­ra Loe­we.

en Kur­dis­tán. "¿Sa­bes eso que di­cen de 'Pa­pa was a ro­lling sto­ne'? Pues mi ma­dre es la tro­ta­mun­dos de mi familia. 'Con­fía en ti mis­mo y en tus ins­tin­tos', así vi­ve ella". Su di­fun­to pa­dre, Nor­man, era un hom­bre de ne­go­cios que da­ba char­las de mo­ti­va­ción. Ree­dus re­cuer­da es­tar en el es­ce­na­rio con él mien­tras de­ja­ba em­be­le­sa­do a un pú­bli­co mul­ti­tu­di­na­rio. "Me im­pre­sio­na­ba que tu­vie­ra hue­vos pa­ra ha­cer al­go así". Cuan­do su­gie­ro que su pa­dre es­ta­ba en cier­to mo­do ac­tuan­do, Ree­dus son­ríe co­mo si nun­ca se hu­bie­ra plan­tea­do esa co­ne­xión. "Sí, ¡así es! No sé si yo po­dría ha­cer­lo. In­clu­so aho­ra, cuan­do ten­go que ha­blar en pú­bli­co, me pon­go las ga­fas de sol".

Sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do era ni­ño, así que Ree­dus nun­ca lle­gó a co­no­cer a su pa­dre tan­to co­mo le ha­bría gus­ta­do. Y co­mo su ma­dre no pa­ra­ba, nun­ca pa­só mu­cho tiem­po en nin­gún si­tio, lo cual no fue fá­cil pa­ra aquel ni­ño in­tro­ver­ti­do siem­pre re­cién lle­ga­do. Se fue de ca­sa a los 12 años pa­ra en­trar en aca­de­mias de tenis, tras de­mos­trar que era ca­si un pro­di­gio com­pi­tien­do, co­mo di­ce él, "con­tra cha­va­les que lle­va­ban equi­pa­mien­to ele­gan­te… mien­tras yo ju­ga­ba con za­pa­ti­llas de fút­bol y una ra­que­ta de ju­gue­te". Él mis­mo ad­mi­te que no te­nía in­ten­ción de con­ti­nuar. "Es­tu­vo bien du­ran­te un tiem­po".

A los 17, Ree­dus vol­vió a re­unir­se con su ma­dre cuan­do se mu­dó a Ja­pón pa­ra dar cla­ses y lue­go se se­pa­ró de ella pa­ra ir a Lon­dres con ami­gos. Ins­pi­ra­do por las le­tras del gru­po Ja­ne's Ad­dic­tion, se fue a Es­pa­ña él so­lo, afin­cán­do­se en Sit­ges, don­de ven­día cua­dros al la­do de su ca­sa. Des­pués fue tras una chi­ca has­ta Los Án­ge­les, don­de, a prin­ci­pios de los 90, se aso­ció con un gru­po de ar­tis­tas afi­cio­na­dos y em­pe­za­ron a or­ga­ni­za­re­ven­to­sen­los­que­ca­dau­noa­por­ta­ba­sus obras y se mon­ta­ba una fiesta por­que, se­gún di­ce, "na­die va a una ex­po­si­ción de ar­te a me­nos­queha­yaal­cohol­gra­tisy­bue­na­mú­si­ca".tras­mon­ta­ru­naes­ce­na­bo­rra­choe­nu­na de las fies­tas, le pre­gun­ta­ron si que­ría ac­tuar en una obra, una co­me­dia so­bre el si­da. Le con­tra­ta­ron co­mo su­plen­te, pe­ro Ree­dus tu­vo que su­bir al es­ce­na­rio la pri­me­ra no­che al de­jar­les plan­ta­dos el ac­tor prin­ci­pal. "Me to­cóim­pro­vi­sar",di­ce."es­ta­baa­te­rro­ri­za­do".

Pe­ro no lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra de­jar de ac­tuar. Fi­nal­men­te se con­vir­tió en uno de los fa­vo­ri­tos de los di­rec­to­res Da­vid Fin­cher, Tar­sem­singhy­mar­kro­ma­nek,quees­ta­ban en­las­pri­me­ras­fi­las­de­la­re­vo­lu­ción­del­ví­deo mu­si­cal. "Me fue­ron pa­sean­do, por así de­cir­lo", cuen­ta Ree­dus de sus días co­mo mu­sa del rock al­ter­na­ti­vo. Era co­mo "ya co­no­ce­mos a es­te cha­val, tie­ne una ca­ra ra­ra". Le si­guie­ro­na­pa­ri­cio­ne­sen­vi­deo­clips­deb­jörk, Ra­diohead,yr.e.m.era­di­ne­ro­rá­pi­do,fá­cil, y los tra­ba­jos ayu­da­ron a con­for­mar su per­fil de ci­neas­ta in­ci­pien­te. "El sim­ple he­cho de mi­rar có­mo tra­ba­ja­ban y es­cu­char ideas", di­ce, "me abrió un mun­do nue­vo. Po­dría fil­mar esa pa­red y po­ner li­bros vo­lan­do en slow mo­tion y aña­dir un pá­ja­ro muer­to en la es­qui­na y ha­cer que fue­ra má­gi­co".

EN 1997, LA FO­TÓ­GRA­FA de moda Ellen von Un­werth en­se­ñó por ca­sua­li­dad a Miuc­cia Prada al­gu­nas fo­to­gra­fías que ha­bía to­ma­do du­ran­te el ro­da­je de una de las pri­me­ras pe­lí­cu­las de Ree­dus, el edí­pi­co th­ri­ller po­li­cia­co Six Ways to Sun­day. Cuan­do su ma­na­ger lla­mó a Ree­dus pa­ra de­cir­le que con­ta­ban­co­nél­pa­ra­una­cam­pa­ña­de­pra­da, pre­gun­tó:"¿quées­pra­da?".tam­bién­re­cuer­da la pri­me­ra se­sión con el fo­tó­gra­fo Glen Luch­ford y al­gu­nos es­ti­lis­tas de la com­pa­ñía y que, al men­cio­nar que se es­ta­ba con-

ge­lan­do, le pres­ta­ron un jer­sey de Prada pa­ra que se abri­ga­ra. Se le de­rra­mó sin que­rer una be­bi­da y se qui­tó el jer­sey y se­có el lí­qui­do con él. "Glen, bo­quia­bier­to, me di­jo, 'mi­ra a tu al­re­de­dor", re­cuer­da Ree­dus. "To­dos es­ta­ban pe­tri­fi­ca­dos".

Si­guie­ron al­gu­nas pu­bli­ca­cio­nes y anun­cios –Gap, H&M, Le­vi's–, mu­chos de ellos gra­cias a la que en­ton­ces era su no­via, He­le­na Ch­ris­ten­sen, ma­dre de su hi­jo Min­gus, de 16 años. Ree­dus odia­ba ha­cer de mo­de­lo y cree que lo ha­cía fa­tal. Su sín­dro­me de dé­fi­cit de aten­ción, di­ce, "ha­ce que has­ta sen­tar­te y quedarte quie­to sea lo más di­fí­cil del mun­do". Le mo­les­ta la eti­que­ta de "mo­de­lo con­ver­ti­do en ac­tor" que se aso­cia con su nom­bre de in­me­dia­to. "Fue jus­to al re­vés", in­sis­te Ree­dus. "Y fí­ja­te en mí. Ni si­quie­ra pa­rez­co mo­de­lo". EN ABRIL DE 1999, Ree­dus apa­re­cía en el des­ple­ga­ble de por­ta­da del nú­me­ro de Va­nity Fair de­di­ca­do a Holly­wood, jun­to con otros 13 ac­to­res jó­ve­nes, in­clui­do Adrien Brody y Gio­van­ni Ri­bi­si. Un año más tar­de in­ter­pre­tó su fa­mo­so per­so­na­je de cul­to, el vi­gi­lan­te ir­lan­dés con ins­pi­ra­ción di­vi­na del fil­me Los ele­gi­dos, una es­ta­fa fre­né­ti­ca de ba­jo pre­su­pues­to al es­ti­lo de Tarantino que fue un éxi­to en ví­deo. Aun­que le si­guie­ron otros pa­pe­les en al­gu­nas pe­lí­cu­las con más re­per­cu­sión, el es­tre­lla­to no lle­gó y la ca­rre­ra de Ree­dus hi­zo un al­to re­pen­tino en el ca­mino tras un ac­ci­den­te en 2005 que le de­jó la ca­ra, se­gún sus pa­la­bras, co­mo una ham­bur­gue­sa. "Pen­sé: 'No vol­ve­ré a ac­tuar nun­ca más. Se aca­bó".

Cuen­ta la le­yen­da que Ree­dus lle­gó a con­se­guir su pa­pel en The Wal­king Dead

LA CA­RA OCUL­TA El ca­ris­ma de Ree­dus tie­ne que ver más con lo que no se ve. Aquí, con abri­go J.W. An­der­son, pan­ta­lo­nes Boss y za­pa­tos Her­mès.

así: hi­zo una au­di­ción pa­ra in­ter­pre­tar al ra­cis­ta y mi­só­gino Mer­le Di­xon, pa­pel que aca­bó pro­ta­go­ni­zan­do Mi­chael Roo­ker. Pe­ro la reali­dad, se­gún Ree­dus, es otra: en L. A., du­ran­te la tem­po­ra­da pi­lo­to de 2010, Ree­dus se ob­se­sio­nó con un guión ba­sa­do en los su­per­vi­vien­tes de un apo­ca­lip­sis zom­bi, pe­ro se que­dó muy de­cep­cio­na­do cuan­do su­po que ya ha­bía re­par­to. "Me pu­se en plan: 'Con­sí­gue­me un hue­co. Iré y ha­ré una apa­ri­ción co­mo in­vi­ta­do', re­cuer­da con fal­sa de­ses­pe­ra­ción. Le pi­die­ron leer el pa­pel de Mer­le en dos oca­sio­nes dis­tin­tas, pre­sun­ta­men­te pa­ra man­te­ner­le en vi­lo. Más tar­de se en­te­ró de que Frank Da­ra­bont, que creó la se­rie ba­sán­do­se en los có­mics de Ro­bert Kirk­man, es­ta­ba tan im­pre­sio­na­do que creó el per­so­na­je de Daryl, el her­mano pe­que­ño de Mer­le, es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra Ree­dus y dio al ac­tor la li­ber­tad de dar for­ma al per­so­na­je. Fue idea de Ree­dus que Daryl re­cha­za­se la vía de las dro­gas y la ru­de­za que los pro­duc­to­res ha­bían idea­do ori­gi­nal­men­te, trans­for­man­do así un pa­pel se­cun­da­rio en al­go muy cer­cano a un co­pro­ta­go­nis­ta.

"La di­ná­mi­ca ha cam­bia­do", ex­pli­ca. "En la pri­me­ra tem­po­ra­da se ba­sa­ba en: 'To­ma ar­ci­lla y mol­dea al­go'. En la se­gun­da era: 'Va­le, aquí tie­nes el mol­de y to­dos apor­ta­re­mos ideas so­bre có­mo de gran­des de­be­rían ser las ma­nos'. Y lue­go, en la ter­ce­ra: 'Po­dría lle­var el pelo largo o po­dría lle­var­lo cor­to'. Y un mon­tón de gen­te to­man­do esa de­ci­sión".

John Hill­coat, que ha di­ri­gi­do a Ree­dus en el th­ri­ller Tri­ple 9, que se es­tre­na­rá pró­xi­ma­men­te, tam­bién ha no­ta­do es­te ins­tin­to. "Tie­ne mu­chos ma­ti­ces, es in­tui­ti­vo y pre­ci­so, uno de esos ac­to­res su­ti­les que sin ape­nas ha­cer na­da re­sul­ta com­ple­ta­men­te creí­ble", di­ce. "Hay un da­ño emo­cio­nal que se su­ma a su com­ple­ji­dad, hu­ma­ni­dad y atrac­ti­vo".

"Su­pon­go que hay al­go en mí que es­tá ro­to", di­ce Ree­dus, "al­go que se­gu­ra­men­te me ha acom­pa­ña­do in­cons­cien­te­men­te

des­de ha­ce mu­cho. Qui­zá to­da­vía hoy. Al­go así ha­ce que al­gu­nas per­so­nas ten­gan las de per­der. Y quie­res ani­mar­les cuan­do lu­chan por con­se­guir al­go. Qui­zá hay en mí un po­co­dee­so".ha­ceu­na­pau­sa­pa­ra­en­fa­ti­zar. "Pe­ro no llo­ro por las no­ches".

En su fil­mo­gra­fía, re­par­ti­da en­tre pe­lí­cu­las po­co co­no­ci­das co­mo Night of The Tem­plar, Ope­ra­ción Mos­cú y He­llo Herman, se pue­den en­con­trar tí­tu­los de éxi­to co­mer­cial co­mo Bla­de II, Ru­mo­res que ma­tan y Ase­si­na­to en 8 mm. De­jan­do el te­ma de la ca­li­dad a un la­do, el ac­tor tie­ne sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos con las pro­duc­cio­nes de gran pre­su­pues­to, es­pe­cial­men­te aho­ra que tie­ne un bo­lo a tiem­po com­ple­to que du­ra ocho me­ses al año y que re­quie­re que ten­ga el mis­mo as­pec­to cuan­do vuel­ve a gra­bar la si­guien­te tem­po­ra­da. Cual­quie­ra que ha­ya vis­to Air, la pe­lí­cu­la de cien­cia ficción que ha ro­da­do con Kirk­man, ha­brá no­ta­do que el per­so­na­je de Ree­dus era exac­ta­men­te igual que Daryl Di­xon. Y cual­quie­ra que ha­ya vis­to To­mo­rrow­land ha­brá no­ta­do… que Ree­dus no apa­re­ce. Es­tu­vo a pun­to de in­ter­pre­tar el pa­pel del pa­dre de Geor­ge Cloo­ney, pe­ro no po­día acep­tar que qui­sie­ran cor­tar su lar­ga ca­be­lle­ra, tan im­por­tan­te en su tra­ba­jo dia­rio.

Ree­dus se po­ne ten­so al ver que se acer­ca un fan pi­jo. –¿Qué tal? –pre­gun­ta Ree­dus. –¿Daryl? –Sí, más o me­nos. –So­lo que­ría com­pro­bar­lo. ¡Qué bien! –En­can­ta­do–di­ce­ree­dus,yse­gi­raha­cia mí. "Na­die sa­be mi nom­bre real, jo­der".

Cuan­do le pre­gun­to con qué ti­po de fa­ma se sen­ti­ría có­mo­do, no du­da. "Me gus­ta­ría ser Bill Mu­rray", di­ce son­rien­te. "¡Qué bue­na vi­da lle­va! Apa­re­ce cuan­do quie­re pa­sár­se­lo bien, lue­go desaparece y ya".

Leo­nar­do Dica­prio, Brad Pitt, Johnny Depp… Ree­dus no tie­ne ni idea de có­mo ges­tio­nan ellos su me­ga­po­pu­la­ri­dad. Él es fe­liz con ser más bien un fa­mo­so de a pie. "Del­ti­po­de­fa­mo­so­que­tu­ma­dre­no­co­no­ce yque­no­tie­ne­pre­mios,pe­roal­queel­men­sa­je­ro,los­po­li­cía­so­los­bom­be­ros­le­di­cen'¡eh, tío, me gus­ta tu se­rie!". "No soy", con­ti­núa, "el tío más sexy de la re­vis­ta Peo­ple".

A juz­gar por la ava­lan­cha de ví­deos de Youtu­be con tí­tu­los co­mo "escenas ca­lien­tes de Nor­man Ree­dus", pa­re­ce que al­go de eso sí que hay. Y aun­que él ha ne­ga­do los ru­mo­res que de­cían que a prin­ci­pios de año man­tu­vo una re­la­ción con Emily Kin­ney, que in­ter­pre­ta a Beth en The­wal­king­dead, en oca­sio­nes sí se ha enamo­ra­do per­di­da­men­te de sus co­pro­ta­go­nis­tas. Dia­ne Kru­ger, con quien com­par­te escenas de amor in­ten­sas en el dra­ma Sky, que se es­tre­na­rá pró­xi­ma­men­te, es la úl­ti­ma de ellas. "Era di­fí­cil no enamo­rar­se de ella", di­ce. "Sa­bes que va a ter­mi­nar cuan­do gri­ten ¡cor­ten!, pe­ro te enamo­ras de al­go in­to­ca­ble. Es más que ad­mi­ra­ción".

Kru­ger, que con­vi­ve fe­liz­men­te con el ac­tor Jos­hua Jack­son, se sin­ce­ró con Ree­dus. "Es­ta­ba preo­cu­pa­da por sen­tir­me tan vul­ne­ra­ble,fí­si­ca­ye­mo­cio­nal­men­te,co­nal­guie­na quien­no­co­no­cía",di­ce­laac­triz,que­sos­tie­ne quee­la­trac­ti­vo­de­ree­du­ses­tá­li­ga­doa"al­go ro­toen­su­mi­ra­da.esun­hom­bre­muy­gua­po, pe­ro tam­bién muy he­ri­do por den­tro".

"Tam­bién me enamo­ré más o me­nos de Deb­bie Harry", cuen­ta Ree­dus so­bre su co­pro­ta­go­nis­ta en Six Ways to Sun­day. "Ella era mi ma­dre, yo me la ti­ra­ba y ella se sui­ci­da­ba. Ahí es na­da".

"RI­CHARD NI­XON ELI­GE a una pu­ta y se la ti­ra por de­trás y lue­go la apu­ña­la y ti­ra su cuer­po a la ba­su­ra, ¿no? Y des­pués unos tra­ve­los se me­ten con un tío mons­truo­so y de­for­me en un bar y él se va to­do mar­gi­na­do y se enamo­ra del ca­dá­ver. Y se enamo­ra tan­to­queal­ti­rár­se­la­le­de­vuel­ve­la­vi­da­ye­lla le pi­de 100 dó­la­res… ¡por­que es pu­ta!".

Pues es­ta es, en pa­la­bras pro­pias del di­rec­tor, la si­nop­sis de The Rub, uno de los tres cortos de Ree­dus, a la ven­ta en su web, big­bald­head.com. Es­tein­ten­taex­pli­car­su­ma­ca­bra y ex­tra­va­gan­te sen­si­bi­li­dad, di­cien­do que se ha ins­pi­ra­do, en­tre otras co­sas, en los cua­dros­de­ca­dá­ve­res­del­fo­tó­gra­fo­joel-pe­ter Wit­kin y las vi­sio­nes in­fer­na­les del Bos­co.

Co­mo co­fun­da­dor de Co­llec­ti­ve Hard­wa­re, la ga­le­ría y es­tu­dio del ba­rrio de Noli­ta que tu­vo su má­xi­mo es­plen­dor ha­ce unos cin­co años, ha acu­mu­la­do una can­ti­dad sus­tan­cial de tra­ba­jos y el año pa­sa­do pu­bli­có una co­lec­ción de sus pro­pias fo­to­gra­fías, ade­más de un li­bro de ar­te pa­ra fans que se cen­tra en Daryl. Y ha ex­pues­to sus obras en Nue­va York, Los Án­ge­les y Eu­ro­pa: fo­tos de ani­ma­les atro­pe­lla­dos que to­mó mien­tras via­ja­ba du­ran­te el ro­da­je de The Wal­king Dead, es­cul­tu­ras de una va­gi­na gi­gan­te con cuer­nos o un Ree­dus azul ca­si des­nu­do lu­chan­do con­tra ra­tas vi­vas. Tam­bién hi­zo un vi­deo­clip pa­ra el dúo de ga­ra­ge-punk The Bots en el que apa­re­cen un tra­ga­fue­gos, un con­tor­sio­nis­ta y un miem­bro del gru­po vo­mi­tan­do ma­ri­po­sas. "Lo que ha­go es co­ger co­sas gro­tes­cas y vol­ver­las bo­ni­tas", di­ce. Es una des­crip­ción del tra­ba­jo de Ree­dus que po­dría apli­car­se tam­bién a su for­ma de ac­tuar. "Pa­rez­co un chi­co ma­lo, pe­ro soy un buen tío, por lo que con­si­go mu­chos pa­pe­les de ma­lo que en el fon­do es bueno".

Ree­dus­se­ve­re­fle­ja­doe­ne­se­ti­po­de­per­so­na­jes. No sa­le mu­cho, por lo que ha con­se­gui­do que no le pi­llen con cá­ma­ras, co­mo sí ha ocu­rri­do con otros com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión. Sin em­bar­go, "me he pe­lea­do en pú­bli­co… Si fue­ra un ac­tor de 17 o 18 años, pro­ba­ble­men­te­meha­brían­pi­lla­doha­cien­do al­go así", con­fie­sa, alu­dien­do a un pe­rio­do en el que to­mó al­gu­nas "ma­las de­ci­sio­nes".

–¿Cuál ha si­do la peor de tus ma­las de­ci­sio­nes? Sus ojos se abren con sor­pre­sa. –¿Y por qué iba a con­tar­te al­go así? – No es­pe­ra­ba que lo hi­cie­ras. Y, en ese pre­ci­so ins­tan­te, el hom­bre que in­ter­pre­ta a ese ex­cep­cio­nal ase­sino de zom­bis, se re­mue­ve en su asien­to, se en­co­ge de hom­bros y di­ce en voz ba­ja:

–No he ma­ta­do a na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.