Un dry mar­ti­ni por Alcántara

GQ (Spain) - - La Crónica -

Cuan­do se vi­si­ta a un gentle­man, uno tie­ne que com­por­tar­se co­mo un gentle­man, waun­que ten­ga que ir a Goo­gle a bus­car la pa­la­bra. Eso pen­sa­ba yo ha­ce unas se­ma­nas cuan­do me in­vi­tó la fundación del úl­ti­mo gentle­man del pe­rio­dis­mo es­pa­ñol, Ma­nuel Alcántara. Iba en AVE con la es­pal­da rec­ta ima­gi­nan­do có­mo de­be­ría beber un dry mar­ti­ni de­lan­te del maes­tro, des­col­gan­do la mu­ñe­ca co­mo un parisino en­tre­na­do, cuan­do de re­pen­te tu­ve un an­to­jo de ba­rri­tas de mi­ni­fuets. No hay un mo­men­to ab­so­lu­ta­men­te es­pa­ñol en que a uno no se le an­to­je cer­do. Se eva­po­ró la ma­gia, de for­ma tem­po­ral, y me fui al va­gón de la ca­fe­te­ría aga­rrán­do­me a los asien­tos.

Cuan­do lle­gué pe­dí con edu­ca­ción un sánd­wich y la bol­sa de mi­ni­fuet, y tam­bién un bo­te­llín de agua fría. Que­da­ba una ho­ra pa­ra lle­gar a Má­la­ga y po­día pa­sar ese tiem­po mor­dis­quean­do las ba­rri­tas ener­gé­ti­cas de mi chan- cho. La mu­jer, a la que adi­vi­né un tono aris­co, me sir­vió to­do so­bre el mos­tra­dor, le di mi tar­je­ta de cré­di­to y, mien­tras ella la pa­sa­ba, cla­ra­men­te em­pe­cé a co­mer. Lo pu­do ver to­do el va­gón, es ver­dad, pe­ro na­die apre­ció vo­lun­tad de en­ga­ño. En­ton­ces, cuan­do te­nía me­dio sánd­wich en la bo­ca y ya ha­bía be­bi­do me­dio bo­te­llín de agua, y el sue­ño del dry mar­ti­ni fren­te a la cos­ta chu­pan­do una acei­tu­na era una ilu­sión óp­ti­ca, la mu­jer me de­vol­vió la tar­je­ta y di­jo de for­ma hos­ca: "No va". –Tie­ne que ir –res­pon­dí. –Pues no va, no la co­ge. Y ac­to se­gui­do, en un mo­vi­mien­to que ca­si me pa­re­ció re­fle­jo, aga­rró mi bol­si­ta de mi­ni­fuets y se la lle­vó con ella. Un po­co pre­ven­ti­va­men­te, por si el pro­ble­ma se agra­va­ba. En aquel mo­men­to mal­di­je no ha­ber em­pe­za­do con la bol­sa, si era ade­más la ra­zón por la que me ha­bía le­van­ta­do. De he­cho per­ma­ne­cí un ra­to mal­di­cién­do­me en si­len­cio, y des­pués reac­cio­né di­cien­do que el pro­ble­ma a lo me­jor era del da­tá­fono, y que el ac­to de qui­tar­me la co­mi­da de de­lan­te de los ojos era un po­co ra­te­ro. La pa­la­bra, re­co­noz­co que muy so­no­ra, le­van­tó un mur­mu­llo de con­flic­to en el va­gón. De re­pen­te me vi en me­dio de una pe­que­ña mul­ti­tud. So­fo­ca­do, apre­cié có­mo ella se iba ro­dean­do de co­rre­li­gio­na­rios.

Uno de ellos, con pin­ta de ins­pec­tor, se la lle­vó a una es­qui­na y la con­mi­nó a qui­tar­me el sánd­wich. Pu­se la ore­ja, la pu­se con to­da la in­ten­ción del mun­do, y es­cu­ché có­mo de­cía: "No pue­de de­vol­ver­lo, ya lo es­tá co­mien­do". "¡Cla­ro que pue­do de­vol­ver­lo!", ex­cla­mé abrién­do­me pa­so, "de he­cho lo iba a ha­cer aho­ra mis­mo". Se pro­du­jo un nue­vo ja­leo y me vi en­vuel­to en una es­pe­cie de ola de es­ta­dio de fút­bol, agi­ta­do y ner­vio­so.

"Me ha­bía con­ver­ti­do en la sen­sa­ción del va­gón, pues to­dos ha­cían cá­ba­las so­bre mi gra­do de cri­mi­na­li­dad"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.