Li­cor ca­fé

Por Ma­nuel Ja­bois -

GQ (Spain) - - La Crónica -

La tar­je­ta de­fi­ni­ti­va­men­te no iba. La mu­jer se plan­tó de­lan­te de mí y me pre­gun­tó qué íba­mos a ha­cer. Yo de­bía ocho eu­ros. Le di­je, con la voz tem­blan­do, que re­ti­ra­se de la fac­tu­ra los mi­ni­fuets.

Al fi­nal se de­ci­dió que al lle­gar a Má­la­ga fue­se es­col­ta­do has­ta un ca­je­ro: allí sa­ca­ría los seis eu­ros y pi­co con los cua­les Ren­fe po­dría arran­car el tren de vuel­ta a Ma­drid. Cuál fue mi bo­chorno cuan­do al lle­gar a mi asien­to ob­ser­vé a uno de los re­vi­so­res si­tuar­se de pie en el pa­si­llo, en una de las puer­tas, vi­gi­lan­do pa­ra que no sal­ta­se por la ven­ta­na. Mis sen­sa­cio­nes fue­ron me­jo­res cuan­do apre­cié que me ha­bía con­ver­ti­do en la sen­sa­ción del va­gón, pues to­dos ha­cían cá­ba­las so­bre mi gra­do de cri­mi­na­li­dad, si era o no un te­rro­ris­ta o al­go aun peor, un la­dron­zue­lo de mi­ni­fuets, y cuan­do al lle­gar a nues­tro des­tino nos abri­mos pa­so, y en­tré en esa ciu­dad es­col­ta­do tal que Ju­lio Cé­sar, aun iba qui­tán­do­me el atún de en­tre los dien­tes, co­mo un ga­to pi­lla­do en fal­ta. No era un gentle­man, pe­ro me fal­ta­ba un bra­zo en ca­bes­tri­llo pa­ra ser el Lu­te.

Eleuterio Sánchez, el Lu­te, fue en­car­ce­la­do dos años y tres días por ro­bar tres ga­lli­nas. ¿Sa­bes cuán­to pue­de cos­tar no pa­gar unos mi­ni­fuets?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.