Mi­llo­na­rios 'wars'

GQ (Spain) - - E Tiva Gq Business -

La nue­va se­cue­la de Star Wars coin­ci­de con otra ba­ta­lla es­te­lar, en es­te ca­so en­tre mi­llo­na­rios. Por un la­do te­ne­mos a Elon Musk, crea­dor de Pa­ypal y de Tes­la Mo­tors, quien a fi­na­les del año pa­sa­do ce­rró un con­tra­to con la NASA pa­ra trans­por­tar as­tro­nau­tas a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal a par­tir de 2017. Por otro la­do es­tá Jeff Be­zos, pa­dre de Ama­zon, que aca­ba de es­ta­ble­cer una ba­se en Flo­ri­da pa­ra sus vue­los es­pa­cia­les.

La na­ve de Musk, lla­ma­da Fal­con en ho­nor al Hal­cón Mi­le­na­rio de Han So­lo, hi­zo his­to­ria en 2012 al ser la pri­me­ra na­ve de ori­gen 100% pri­va­do en aco­plar­se a la Es­ta­ción Es­pa­cial. Fue el pri­mer hi­to en la pri­va­ti­za­ción de los via­jes es­pa­cia­les, has­ta ese mo­men­to pú­bli­cos y muy, muy ca­ros. Asi­mis­mo, la ver­sión más avan­za­da, el Fal­con Heavy, es­tá di­se­ña­da pa­ra trans­por­tar hu­ma­nos y, en un fu­tu­ro, re­to­mar la po­si­bi­li­dad de mi­sio­nes tri­pu­la­das a la Lu­na o a Mar­te.

Be­zos, por su par­te, tra­ba­ja en otro fren­te: cohetes re­uti­li­za­bles. A fi­na­les de 2015 lo pe­tó en Twit­ter (y en la reali­dad co­no­ci­da no vir­tual) al de­mos­trar có­mo su pri­mer cohe­te, el Blue Ori­gin, des­pe­ga­ba y vol­vía a ate­rri­zar con éxi­to en la Tie­rra. Has­ta ese día la reali­dad era que ha­bía que gas­tar­se una tre­men­da can­ti­dad de di­ne­ro en cohetes gi­gan­tes­cos que, al des­pren­der­se de su cáp­su­la prin­ci­pal, aca­ba­ban en el fon­do del océano. El Blue Ori­gin ate­rri­zan­do en pleno de­sier­to de for­ma ver­ti­cal su­po­nía re­du­cir ra­di­cal­men­te los cos­tes de un via­je es­pa­cial. Musk, con­tra­ria­do, res­pon­día en Twit­ter que era im­por­tan­te acla­rar que pa­ra con­se­guir lle­gar al es­pa­cio es ne­ce­sa­rio una velocidad Mach 3 (la velocidad del so­ni­do por tres), pe­ro que pa­ra po­ner al­go en ór­bi­ta geo­es­ta­cio­na­ria, que es lo que él ha­cía, ha­ce fal­ta una Mach 30. Ga­ne quien ga­ne es­ta star war, es de agra­de­cer que dos mag­na­tes se gas­ten su for­tu­na en ser los pri­me­ros en con­se­guir un via­je al es­pa­cio se­gu­ro y co­mer­cia­li­za­ble pa­ra el res­to de se­res hu­ma­nos. Eso sí, no sa­be­mos en qué la­do de la Fuer­za es­tán nin­guno de los dos.

La pri­me­ra gran fiesta del ve­rano es la que or­ga­ni­za­mos GQ y Zo­na Jorge Juan, aso­cia­ción de co­mer­cian­tes que, des­de ha­ce un año, tam­bién pre­si­de San­dro Sil­va. "Te­ne­mos las me­jo­res tien­das y los me­jo­res res­tau­ran­tes, y he­mos con­se­gui­do ser pun­to de re­fe­ren­cia im­pres­cin­di­ble en Ma­drid". En­tre sus pro­pios lo­ca­les, el in­mi­nen­te cen­tro de for­ma­ción y la aso­cia­ción, a San­dro ape­nas le so­bra tiem­po, "pe­ro ras­co al sue­ño to­do lo que pue­do pa­ra lle­var a los ni­ños (el ter­ce­ro tie­ne ape­nas un año) al co­le y al fút­bol". Por cier­to, an­tes que hos­te­le­ro San­dro qui­so ser fut­bo­lis­ta… y lo fue: en el Real Ovie­do ju­ve­nil y en el Spor­ting de Gi­jón de Se­gun­da Di­vi­sión, has­ta que una le­sión de ro­di­lla de­ci­dió su bri­llan­te pre­sen­te. Im­pa­ra­ble.

SAN JORGE JUAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.