El ma­lo del ba­rrio

Có­mo Ed Skrein so­bre­vi­vió a los su­bur­bios de Lon­dres pa­ra con­ver­tir­se en el vi­llano de Dead­pool.

GQ (Spain) - - Intro -

Cuan­do na­ció Ed Skrein, en 1983, Can­dem no era el tu­rís­ti­co her­vi­de­ro de ten­den­cias que es hoy. Al con­tra­rio, era un ba­rrio en de­ca­den­cia víc­ti­ma de las po­lí­ti­cas de Mar­ga­ret That­cher. Lue­go se fue gen­tri­fi­can­do, los pre­cios de los al­qui­le­res subie­ron y el ac­tor y su fa­mi­lia tu­vie­ron que mu­dar­se ca­da vez más le­jos del cen­tro. Y ya se sa­be: mar­gi­na­ción, de­lin­cuen­cia ju­ve­nil, fu­tu­ros trun­ca­dos… La su­ya po­día ha­ber si­do otra de esas his­to­rias del gue­to blan­co que tan­to gus­tan a los ta­bloi­des in­gle­ses. Te­nía 17 años y lo apu­ña­ló una ban­da ca­lle­je­ra. "Fue un pun­to cla­ve en mi vi­da. Me ayu­dó a con­ver­tir­me en el ti­po cal­ma­do, pa­ci­fis­ta y re­fle­xi­vo que in­ten­to ser aho­ra", re­cuer­da.

La pren­sa in­ten­tó ex­plo­tar es­te su­ce­so cuan­do de­bu­tó en el ci­ne con Ill Ma­nors, la cin­ta del ra­pe­ro Plan B que re­tra­ta­ba el día a día en los ba­jos fon­dos lon­di­nen­ses. Se co­no­cían por­que Skrein, un pu­jan­te MC a prin­ci­pios de 2000, ha­bía co­la­bo­ra­do con él en un par de can­cio­nes, y su per­so­na­je, un yon­qui so­ció­pa­ta, es­ta­ba ins­pi­ra­do en ami­gos co­mu­nes de am­bos. Así fue como de­jó la mú­si­ca y el ba­rrio y se lan­zó a em­pren­der una efer­ves­cen­te ca­rre­ra in­ter­pre­ta­ti­va.

Su pre­sen­ta­ción al gran pú­bli­co fue en Jue­go de tro­nos, don­de se en­fun­dó la ar­ma­du­ra de Daa­rio Naha­ris pa­ra con­so­lar a Kha­lee­si tras la muer­te de su sal­va­je ma­ri­do. So­lo fue du­ran­te unos epi­so­dios (pro­ble­mas de agen­da y en­ten­di­mien­to lle­va­ron a que lo sus­ti­tu­ye­sen por otro ac­tor), pe­ro bas­tó pa­ra que su­co­ti­za­ción­su­bie­se­co­mo­laes­pu­ma­deu­na pin­ta de cer­ve­za. Su si­guien­te hi­to fue re­co­ger el tes­ti­go de Ja­son Stat­ham al vo­lan­te de Trans­por­ter, un pa­pel que lo con­vir­tió en el nue­vohé­roe­de­la­cla­se­tra­ba­ja­do­ra­bri­tá­ni­ca. Y aho­ra da el sal­to a las gran­des li­gas en­car­nan­doaa­jax,el­vi­lla­no­de Dead­pool, que­lle­ga es­te mes a las pan­ta­llas. Aunque él no es­tá muy de acuer­do con que su per­so­na­je sea el úni­co mal­va­do en es­te spin-off de X-men: "Veoaa­jax­co­mo­mú­si­co­del un­der­ground que con­si­de­ra­seaes­tos­hé­roes­lo­so­ne­di­rec­tion de los mu­tan­tes". Juz­gad vo­so­tros.

POR IA­GO DA­VI­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.