Blon­die

GQ (Spain) - - Intro -

El pro­duc­tor Ri­chard Got­teh­rer, crea­dor de éxi­tos pop de los años 60 como Hang on Sloopy, de The Mccoys, y I Want Candy, de The Stran­ge­lo­ves, in­tu­yó que al­go im­por­tan­te es­ta­ba fra­guán­do­se en las tri­pas de Nue­va York. Co­rría el año 1976 y una nue­va es­ce­na mu­si­cal ha­bía na­ci­do y cre­ci­do en lo­ca­les como el Max's Kan­sas City. Como el mundo no pa­re­cía pre­pa­ra­do pa­ra el ta­len­to en bru­to de Ra­mo­nes, Ri­chard Hell o Tal­king Heads, Got­teh­rer pen­só que qui­zá un re­co­pi­la­to­rio pre­sen­tan­do a al­gu­nas de esa nue­vas ban­das ayu­da­ría a di­fun­dir­las. Cuan­do le con­tó sus pla­nes a Hilly Kris­tal, pro­pie­ta­rio del CBGB, es­te le di­jo que ha­bía un gru­po nue­vo que te­nía que es­cu­char y le pre­sen­tó a Deb­bie Harry, la can­tan­te de Blon­die.

En aque­llos días, la si­tua­ción de Blon­die era de­li­ca­da. El gru­po, fun­da­do en 1974 por Harry y su no­vio, el gui­ta­rra Ch­ris Stein, aca­ba­ba de con­so­li­dar su for­ma­ción tras me­ses de in­cer­ti­dum­bre. Te­nían al ba­te­ría Clem Burke, un fan del Mer­sey Beat y de Keith Moon; ha­bían da­do con Jimmy Dest­tri, que hi­zo de su ór­gano Far­fi­sa uno de los ele­men­tos dis­tin­ti­vos del gru­po. Pe­ro so­bre to­do Gary Va­len­ti­ne ha­bía cu­bier­to de­fi­ni­ti­va­men­te la va­can­te de ba­jis­ta, ya que los an­te­rio­res, Fred Smith e Ivan Kral, les ha­bían aban­do­na­do pa­ra ir­se a Te­le­vi­sion y al Pat­ti Smith Group res­pec­ti­va­men­te. Tras un pe­rio­do frus­tran­te, po­drían al fin con­so­li­dar su so­ni­do y de­mos­trar­le al pú­bli­co de Nue­va York que eran mu­cho más que un gru­po con bue­nas in­ten­cio­nes y un es­ti­lo in­de­fi­ni­do con una be­lle­za ru­bia tí­pi­ca­men­te ame­ri­ca­na como can­tan­te. Got­teh­rer su­po ver la pa­sión, el hu­mor y el po­ten­cial me­ló­di­co del gru­po y apos­tó fuer­te por ellos. Tan­to que se ol­vi­dó del ci­ta­do re­co­pi­la­to­rio, les en­con­tró se­llo dis­co­grá­fi­co y les pro­du­jo su pri­mer ál­bum.

El ma­tri­mo­nio ar­tís­ti­co en­tre el pro­duc­tor y Blon­die fue per­fec­to. El back­ground del pri­me­ro co­nec­tó in­me­dia­ta­men­te con el la­do más pop de una ban­da enamo­ra­da de The Beatles, Beach Boys y, so­bre to­do, de gru­pos vo­ca­les fe­me­ni­nos como Shan­gri-la's y las pro­duc­cio­nes de Phil Spec­tor. Pe­ro lo que les con­ver­tía en al­go dis­tin­to y les ale­ja­ba de ser un me­ro ejer­ci­cio de nos­tal­gia era un aper­tu­ris­mo es­ti­lís­ti­co que ca­re­cía de pre­jui­cios. The Doors, Ro­lling Sto­nes, Bo­wie y Vel­vet Un­der­ground tam­bién es­ta­ban en­tre sus fa­vo­ri­tos y, como buen gru­po arty neo­yor­quino, te­nían ne­xos, per­so­na­les y crea­ti­vos, con el uni­ver­so War­hol.

Blon­die, The Sun)

EE UU ig­no­ró al gru­po, pe­ro In­gla­te­rra, que en aquel mo­men­to se dis­po­nía a vi­vir la ex­plo­sión del punk, es­ta­ba mu­cho más re­cep­ti­va. Blon­die ca­ló en­se­gui­da allí y el efec­to con­ta­gio al­can­zó a otros paí­ses europeos. Su vi­sión ac­tua­li­za­da del pop y el rock for­ma­ba par­te de una re­vo­lu­ción ge­ne­ra­cio­nal que tu­vo en Harry a su icono se­xual. Con el éxi­to co­men­zó tam­bién la ba­ta­lla pa­ra que el pú­bli­co y los me­dios en­ten­die­ran que Blon­die era un gru­po y no una so­lis­ta. Pe­ro la suer­te es­ta­ba echa­da. A prin­ci­pios de 1977 la mul­ti­na­cio­nal Chry­sa­lis com­pró el con­tra­to de la ban­da con Pri­va­te Stock y re­edi­tó el ál­bum, ini­cián­do­se el pro­ce­so que les con­ver­ti­ría en uno de los gru­pos más fa­mo­sos del mundo tan so­lo dos años des­pués, cuan­do pu­bli­ca­ron Heart of Glass.

GQUOTES

• "Sien­do muy ni­ña mi ma­dre me traía a Nue­va York. Y su­pe que si iba a ser ar­tis­ta, el si­tio pa­ra in­ten­tar­lo era es­ta ciu­dad. Siem­pre ha ejer­ci­do una fuer­za mag­né­ti­ca so­bre mí" (Deb­bie Harry). • "Pen­sa­ba que nues­tro pri­mer ál­bum se­ría tam­bién el úl­ti­mo y aca­ba­ría en los sal­dos de Wool­worth's, con dis­cos de T-rex, The Stoo­ges, Roxy Mu­sic y todos esos gru­pos que nun­ca ven­die­ron mu­cho en Amé­ri­ca" (Clem Burke, ba­te­ris­ta). • "A Deb­bie se la cri­ti­có mu­cho al prin­ci­pio por mos­trar­se tan sexy. Una co­sa era ser­lo como Fa­rrah Faw­cett-ma­jors, y otra ser­lo como ella, que te­nía un dis­cur­so ar­tís­ti­co que se fil­tra­ba a tra­vés de to­do lo que ha­cía" (Ch­ris Stein, gui­ta­rris­ta). • "Johnny Rot­ten se que­ja­ba de que mu­chos de los gru­pos ins­pi­ra­dos en Sex Pis­tols que­rían ser los Sex Pis­tols. Eso hi­zo des­ta­car aun más a Blon­die" (Les­ter Bangs, crí­ti­co mu­si­cal).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.