No hay cuar­to ma­lo

Trián­gu­lo de Amor Bi­za­rro, aban­de­ra­dos del mo­vi­mien­to in­die pa­trio, vuel­ven al rue­do con Sal­ve dis­cor­dia, su cuarta en­tre­ga.

GQ (Spain) - - Intro -

Una fur­go­ne­ta Re­nault Pas­sen­ger re­ple­ta de ins­tru­men­tos se plan­ta en el nú­me­ro 11 del ma­dri­le­ño pa­seo de la Cas­te­lla­na. No es fá­cil apar­car en la zo­na, pe­ro han te­ni­do suer­te: han echa­do el an­cla jus­to en la puer­ta de la re­dac­ción de GQ. Del vehícu­lo se apean tres chi­cos y una chi­ca con as­pec­to ri­sue­ño y can­sa­do (su via­je des­de Boi­ro, un mu­ni­ci­pio de A Co­ru­ña, les ha lle­va­do seis ho­ras). Son Zip­po, Ra­fa, Isa y Ro­dri­go (de iz­quier­da a de­re­cha en la ima­gen). Qué de­mo­nios: son los miem­bros de Trián­gu­lo de Amor Bi­za­rro, una de esas ban­das que aun res­pe­ta el sig­ni­fi­ca­do pri­mi­ge­nio de la pa­la­bra in­die. Es­tán en Ma­drid pa­ra pro­mo­cio­nar su nue­vo dis­co, Sal­ve dis­cor­dia (Mush­room Pi­llow), otra vuel­ta de tuer­ca a su ca­carea­da idio­sin­cra­sia. "Nos acer­ca­mos a la mú­si­ca de una for­ma abier­ta por­que in­ten­ta­mos en­con­trar ca­mi­nos que nos sor­pren­dan y nos emo­cio­nen. En es­te ál­bum to­ca­mos va­rios pa­los: de Black Sab­bath al rock de los 50 pa­san­do por so­ni­dos ex­pe­ri­men­ta­les de los 70. To­do a tra­vés de nues­tra vi­sión, cla­ro", nos cuen­tan con un acen­ta­zo ga­lle­go ape­nas apre­cia­ble en sus can­cio­nes.

Tras sor­pren­der a pro­pios y ex­tra­ños en 2007 con su pri­mer dis­co, Trián­gu­lo de amor bi­za­rro, y rom­per la ba­ra­ja con las dos si­guien­tes en­tre­gas, Año san­to (2010) y Vic­to­ria mís­ti­ca (2013), la ban­da pre­sen­ta aho­ra un cuar­to tra­ba­jo que se man­tie­ne cer­ca de esa fi­lo­so­fía noi­se y shoe­ga­ze que tan bue­nos re­sul­ta­dos les ha da­do has­ta el mo­men­to: "No te­ne­mos es­tra­te­gias. In­ten­ta­mos que nos gus­te a no­so­tros, que nos evo­que sen­sa­cio­nes a las que qui­zá no po­dría­mos lle­gar si no lo hi­cié­ra­mos a tra­vés de nues­tras pro­pias can­cio­nes. Que­re­mos que sue­ne fres­co y arries­ga­do. En el fon­do to­do es muy vis­ce­ral. Ha­ce­mos rock and roll por­que so­mos in­ten­sos, no so­mos in­ten­sos por­que ha­ga­mos rock and roll. So­mos cua­tro per­so­nas ner­vio­sas e in­quie­tas y, en cier­to mo­do, la mú­si­ca es una ma­ne­ra de ca­na­li­zar nues­tra pro­pia for­ma de ser. Cuan­do em­pe­za­mos pen­sa­mos que po­día­mos di­ri­gir esa ener­gía o bien crean­do una re­li­gión o bien a tra­vés de la mú­si­ca. Nos de­can­ta­mos por el rock al ver que con el ca­to­li­cis­mo no ha­bría ma­ne­ra de com­pe­tir".

Como ha­béis po­di­do com­pro­bar en el arran­que del tex­to, es po­co el gla­mour que ro­dea a una de las ban­das más exi­to­sas –en su gé­ne­ro– de nues­tro país. Na­da de vue­los en pre­fe­ren­te ni de roa­dies lle­ván­do­te los bár­tu­los. En la in­dus­tria mu­si­cal al­ter­na­ti­va y/o in­de­pen­dien­te, como en tan­tos otros sec­to­res cul­tu­ra­les, tú te lo gui­sas y tú te lo co­mes. Es­to se da, qui­zá, por­que en Es­pa­ña le pres­ta­mos más aten­ción a las estrellas de la ra­dio­fór­mu­la y de los ta­lent shows que a to­do aquel que nos ven­ga con un dis­cur­so que se sal­ga de la nor­ma. "Aquí aso­mas un po­co la ca­be­za y en­se­gui­da in­ten­tan de­go­llar­te. To­do se mue­ve con ba­re­mos co­mer­cia­les. Por ejem­plo, hoy los fes­ti­va­les no son ni al­ter­na­ti­vos, ni arries­ga­dos, ni jó­ve­nes. A los gru­pos los eli­gen los pa­tro­ci­na­do­res, que son cua­tro mar­cas de cer­ve­za, por­que sa­ben que son los que más en­tra­das van a ven­der. Aquel gru­po que no ten­ga el apo­yo de los me­dios lo va a te­ner muy com­pli­ca­do pa­ra sa­lir ade­lan­te. Y en el ca­mino ya se han que­da­do mu­chas bue­nas ban­das por­que no se han po­di­do man­te­ner eco­nó­mi­ca­men­te".

Pe­se a que el pa­no­ra­ma no in­vi­ta a plan­tar­le ca­ra al es­ta­blish­ment mu­si­cal, los miem­bros de es­ta in­cla­si­fi­ca­ble for­ma­ción se sa­ben pri­vi­le­gia­dos: "Por for­tu­na po­de­mos ga­nar­nos la vi­da con es­to. Y mien­tras po­da­mos ha­cer­lo lo se­gui­re­mos ha­cien­do. Cuan­do em­pe­za­mos íba­mos de sa­bi­di­llos aunque to­do el mundo nos de­cía que les pa­re­cía­mos ho­rri­bles, que ha­cía­mos mu­cho rui­do y que to­cá­ba­mos una mú­si­ca de mier­da. Pe­ro oye, aquí estamos con un cuar­to dis­co. ¿Es­pe­rá­ba­mos es­tar así de bien ha­ce diez años? No, pa­ra na­da. Pue­de que no ten­ga­mos un jet pri­va­do, pe­ro al me­nos no estamos en la cár­cel… por aho­ra".

CA­RRE­TE­RA Y MAN­TA a la venta el 29 de enero. Tam­bién dis­po­ni­ble en plataformas di­gi­ta­les. Edi­ta Mush­room Pi­llow. In­for­ma­ción so­bre la gi­ra en

POR JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.