LEO­NAR D O

GQ (Spain) - - Travelling -

• es­té es­tos días en Lon­dres pro­mo­cio­nan­do El re­na­ci­do (en ci­nes des­de el 5 de fe­bre­ro) no es ca­sua­li­dad. A dos ho­ras en Eu­ros­tar es­tá te­nien­do lu­gar la Cum­bre del Cli­ma y el ac­tor, ac­ti­vis­ta con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y men­sa­je­ro de la paz de la ONU, vie­ne de re­unir­se en Pa­rís con Ban Ki-moon. Aunque aca­ba de rom­per con su enési­ma ru­bia, Kelly Rohr­bach (na­die ha sin­te­ti­za­do me­jor su vi­da sen­ti­men­tal que Ti­na Fey cuan­do lo pre­sen­tó en los Glo­bos de Oro de 2014: "Aho­ra, como la va­gi­na de una su­per­mo­de­lo, dé­mos­le una cá­li­da bien­ve­ni­da a Leo­nar­do Dica­prio"), a los 41 re­cién cum­pli­dos Dica­prio atra­vie­sa un mo­men­to pro­fe­sio­nal in­me­jo­ra­ble gra­cias a su in­ter­pre­ta­ción en el úl­ti­mo fil­me de Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iñá­rri­tu. El re­na­ci­do na­rra la his­to­ria de Hugh Glass, un tram­pe­ro del s. XIX que tras ser ata­ca­do por un oso es da­do por muer­to y aban­do­na­do por sus com­pa­ñe­ros, y al que el de­seo de ven­gar­se le em­pu­ja a so­bre­vi­vir. El ro­da­je, ex­tre­ma­da­men­te lar­go y com­pli­ca­do –y que le ha su­pues­to te­ner que ha­cer co­sas como co­mer hí­ga­do de bi­son­te cru­do–, ha trans­for­ma­do al ac­tor. Y, de pro­pi­na, lo ha pues­to en ca­be­za de las qui­nie­las pa­ra el Os­car.

GQ: ¿Qué te mo­ti­va­ba más, tra­ba­jar con Iñá­rri­tu o de­sa­fiar­te a ti mis­mo como ac­tor? LEO­NAR­DO DICA­PRIO: Am­bas co­sas. Una pe­lí­cu­la como es­ta, lo­gís­ti­ca­men­te tan com­ple­ja, que se ro­da­ba en lo­ca­li­za­cio­nes sal­va­jes y re­mo­tas, ne­ce­si­ta­ba un di­rec­tor apa­sio­na­do por la his­to­ria y con una vi­sión es­pe­cí­fi­ca. Ale­jan­dro loe­ra.qui­so­quehi­cié­ra­mo­su­nain­mer­sión­to­ta­len­la­na­tu­ra­le­za pa­ra ver qué cues­tio­nes exis­ten­cia­les nos plan­teá­ba­mos, y eso aca­bó fun­dién­do­se con la tra­ma. Ade­más, ha­go una in­ter­pre­ta­ción ca­si mu­da, y era un re­to que que­ría ex­plo­rar. GQ: ¿En al­gún mo­men­to lle­gas­te a pen­sar que el di­rec­tor os es­ta­ba exi­gien­do de­ma­sia­do? L.. D.: Ha­brá quien lo pien­se, yo des­de lue­go no. Sí, hu­bo co­sas di­fí­ci­les, pe­ro las ha­blá­ba­mos. Ale­jan­dro es un per­fec­cio­nis­ta, y como ac­tor era mi obli­ga­ción ha­cer lo que me pi­die­ra. Todos sa­bía­mos dón­de nos me­tía­mos. GQ: Su­pon­go que te en­te­ras­te del ru­mor que afir­ma­ba que en la pe­lí­cu­la te vio­la un oso… L. D.: Me dio la ri­sa, es ab­sur­do. Pe­ro aun más ab­sur­do es que la gen­te lo re­pi­ta sin com­pro­bar los da­tos. Ha ha­bi­do to­do ti­po de ru­mo­res al­re­de­dor de es­ta pe­lí­cu­la: so­bre la pro­duc­ción, so­bre mi bar­ba (se pu­bli­có que te­nía pul­gas)… Ton­te­rías sin fun­da­men­to que tal como apa­re­cen, des­apa­re­cen. GQ: ¿Has vis­to la muer­te de cer­ca? L. D.: Sí, he te­ni­do va­rias ex­pe­rien­cias cer­ca­nas a la muer­te. De jo­ven era mu­cho más sal­va­je: ata­ques de ti­bu­ro­nes, bu­cear a gran pro­fun­di­dad y que­dar­me sin ai­re, ti­rar­me en pa­ra­caí­das y que no se abrie­ra… Lle­gó a con­ver­tir­se en una bro­ma re­cu­rren­te en­tre mis ami­gos. Y es in­tere­san­te, por­que pien­sas que va a ser una ex­pe­rien­cia ca­tár­ti­ca y so­bre­na­tu­ral, y en reali­dad to­do se re­du­ce a "va­ya, me­nu­da mier­da. Te­nía una vi­da ge­nial, no que­ría que me pa­sa­ra es­to". GQ: Es tem­po­ra­da de pre­mios, y es­tás en to­das las qui­nie­las. ¿Los tie­nes en cuen­ta cuan­do eli­ges un pro­yec­to? L. D.: Nun­ca. Siem­pre se tra­ta del ma­te­rial y del di­rec­tor. Que mi in­ter­pre­ta­ción en un fil­me sea me­re­ce­do­ra de una bue­na crí­ti­ca o de un pre­mio es­tá fue­ra de mi con­trol. Como ac­tor, lo úni­co que pue­do ha­cer es ir con la me­jor ac­ti­tud e intentar ha­cer una bue­na obra de ar­te. GQ: ¿Apo­ya­rás a al­gún can­di­da­to en la pró­xi­ma cam­pa­ña elec­to­ral ame­ri­ca­na? L. D.: Ten­go cla­ro que no apo­ya­ré a nin­guno que no lle­ve una agen­da cli­má­ti­ca o no con­ti­núe la la­bor del pre­si­den­te Oba­ma en es­te as­pec­to, aunque el Con­gre­so lo tor­pe­dee cons­tan­te­men­te. Ne­ce­si­ta­mos un can­di­da­to fuer­te pa­ra que EE UU, que es el país con la ma­yor ta­sa de con­ta­mi­na­ción por per­so­na del mundo, li­de­re la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Ha­ce fal­ta al­guien que no se de­je in­fluir por in­tere­ses cor­po­ra­ti­vos o por quie­nes sub­es­ti­man la im­por­tan­cia del problema más im­por­tan­te al que se va a enfrentar la hu­ma­ni­dad en los pró­xi­mos si­glos.

Tras un com­pli­ca­do ro­da­je, un nue­vo re­to como ac­tor y ex­tra­ños ru­mo­res so­bre un oso, Leo­nar­do Dica­prio es­tre­na El re­na­ci­do.

El pa­pel más di­fí­cil de su vi­da po­dría ser, por fin, el del Os­car.

JOHN RUS­SO • MA­RÍA CON­TRE­RAS EL FA­VO­RI­TO El Os­car es a Leo­nar­do Dica­prio lo que el No­bel de Li­te­ra­tu­ra a Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi. Es­te año pa­re­ce que, por fin, cae­rá. Ve­re­mos.

BUS­CAN­DO SU SI­TIO O tal vez en­con­trán­do­lo. Brad­ley Coo­per, aquí con ca­za­do­ra Tom Ford y ca­mi­se­ta Splen­did Mills, ha ce­le­bra­do la cri­sis de los 40 rein­ven­tán­do­se (y triun­fan­do).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.