PA­CO

La­ca­sa,una

GQ (Spain) - - Travelling - 2. No te rin­das. Nun­ca.

LAFUENTE • EN­FREN­TAR­SE A LA PÉR­DI­DA de un ser que­ri­do y a los re­cuer­dos que des­pier­ta la nos­tal­gia su­po­ne rea­li­zar un ejer­ci­cio de in­tros­pec­ción que pue­de re­sul­tar real­men­te do­lo­ro­so. No obs­tan­te, es­te ac­to re­fle­xi­vo pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en una ma­ra­vi­llo­sa no­ve­la grá­fi­ca si quien lo rea­li­za es uno de los guio­nis­tas y di­bu­jan­tes con más ta­len­to de nues­tro país. Pa­co Ro­ca (Va­len­cia, 1969) se ha en­fren­ta­do a su pa­sa­do y ha re­bus­ca­do en es­tos sen­ti­mien­tos de di­fí­cil di­ges­tión pa­ra alum­brar La ca­sa, su úl­ti­ma obra (edi­ta­da por As­ti­be­rri). En ella, el guio­nis­ta y di­bu­jan­te, Pre­mio Na­cio­nal del Có­mic en 2008 con Arru­gas –con cu­ya adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca tam­bién se lle­vó un Go­ya al Me­jor guión adap­ta­do en 2012–, rin­de ho­me­na­je a la fi­gu­ra de su pa­dre al tiem­po que ana­li­za a la cla­se me­dia es­pa­ño­la y a la im­por­tan­cia que es­ta le ha da­do du­ran­te dé­ca­das al he­cho de te­ner una se­gun­da vi­vien­da en pro­pie­dad.

For­mal­men­te, La ca­sa es la his­to­ria de tres her­ma­nos que quie­ren des­ha­cer­se del cha­let del pue­blo –cons­trui­do por sus pro­ge­ni­to­res y por ellos mis­mos años atrás– des­pués de la muer­te de su pa­dre, la úni­ca per­so­na a la que ya pa­re­cía in­tere­sar­le; en esen­cia es un via­je a la ni­ñez pla­ga­do de anéc­do­tas, re­cuer­dos y mo­men­tos res­ca­ta­dos del ol­vi­do. "In­ten­to ha­cer his­to­rias que res­pon­dan a de­ter­mi­na­das ne­ce­si­da­des. En Arru­gas ha­bla­ba de la ve­jez de mis pa­dres y en La ca­sa me en­fren­to a la pér­di­da de mi pa­dre jus­to en el mo­men­to en el que yo tam­bién he si­do pa­dre. Es­ta coin­ci­den­cia me hi­zo de­jar de la­do todos los pro­yec­tos que te­nía em­pe­za­dos (di­ri­gir la pe­lí­cu­la Me­mo­rias de un hom­bre en pi­ja­ma, en­tre otros) y cen­trar­me en es­te, por­que sen­tía que si no lo ha­cía aho­ra qui­zá ya no lo iba a ha­cer nun­ca", cuen­ta Ro­ca ho­ras an­tes de la pues­ta de lar­go de un tí­tu­lo que ha sa­li­do con una pri­me­ra ti­ra­da de 12.000 ejem­pla­res, ci­fra so­lo re­ser­va­da pa­ra los gran­des nom­bres del có­mic.

"En es­tos úl­ti­mos años he con­se­gui­do co­lo­car so­bre mí un fo­co me­diá­ti­co y eso ayu­da mu­cho. Hay per­so­nas que ha­cen co­sas igual o más in­tere­san­tes que las que ha­go yo pe­ro su tra­ba­jo no tie­ne tan­ta re­per­cu­sión como el mío. Arru­gas fue la pun­ta de fle­cha pa­ra en­trar en mu­chí­si­mos mer­ca­dos, pa­ra lle­gar a mu­chos nue­vos lectores y pa­ra re­no­var a los que ya te­nía. De to­das for­mas, in­ten­to no pen­sar en es­to por­que si lo ha­go me vol­ve­ría más con­ser­va­dor. Me afec­ta que la gen­te es­pe­re que ca­da nue­va obra va­ya a ser me­jor que la an­te­rior. En es­te sen­ti­do, me quita es­trés cam­biar con­ti­nua­men­te de gé­ne­ro [jus­to an­tes de es­ta in­ti­mis­ta La ca­sa pu­bli­có Los sur­cos del azar, una his­to­ria bé­li­ca am­bien­ta­da en la II Gue­rra Mun­dial]. Cam­biar me ali­via, me ha­ce em­pe­zar de ce­ro con otras re­glas y ofre­cer al­go di­fe­ren­te", ex­pli­ca.

A pe­sar de su mar­ca­do ca­rác­ter au­to­bio­grá­fi­co, en es­ta oca­sión Pa­co Ro­ca no se di­bu­ja a sí mis­mo (como sí ha he­cho otras mu­chas ve­ces a tra­vés de la fi­gu­ra de El hom­bre en pi­ja­ma), pe­ro todos los per­so­na­jes del te­beo re­fle­jan su pro­pia ma­ne­ra de ser y de pen­sar). "La ca­sa es una his­to­ria muy per­so­nal, un tex­to que ha­bla de mis trau­mas. Con­ver­tir es­to en al­go in­tere­san­te me re­sul­tó muy du­ro por­que al fin y al ca­bo es­ta­ba con­tan­do vi­ven­cias in­tan­gi­bles. Lo que siem­pre tu­ve cla­ro es que te­nía que ser sin­ce­ro. No que­ría ar­ti­fi­cios ni tru­cos na­rra­ti­vos, sino ho­nes­ti­dad. Es­ta obra es una reflexión con la que he in­ten­ta­do ha­llar una es­pe­cie de paz in­te­rior, aunque en el fon­do la es­pi­na si­gue cla­va­da, el do­lor es­tá ahí y las du­das que ten­go res­pec­to a la re­la­ción con mi pa­dre per­ma­ne­cen".

JE­SÚS ME­RINO LÓ­PEZ

con re­gre­sa en va­len­ciano es­con­di­dos di­bu­jan­te sen­ti­mien­tos El

res­ca­ta

el

pa­sa­do

en la au­to­bio­grá­fi­ca

pa­dre a su ho­me­na­jear his­to­ria pa­ra que fa­lle­ci­do.

• y sa­lía en la pri­me­ra gra­ba­ción en ví­deo con re­la­cio­nes se­xua­les de fa­mo­sos que cual­quie­ra pue­da re­cor­dar. Es­tu­vo arre­ba­ta­dor en St. El­mo, pun­to de en­cuen­tro… y so­lo ne­ce­si­tó un cameo en Way­ne's World ¡Qué des­pa­rra­me! pa­ra re­lan­zar una ca­rre­ra que fla­quea­ba. Fue el nom­bre más co­no­ci­do de El ala oes­te de la Ca­sa Blan­ca… y se con­si­de­ró a sí mis­mo como un fra­ca­so en la se­rie. Aho­ra, des­pués de cin­co pre­cio­sas tem­po­ra­das de Parks and Re­crea­tion, Rob Lo­we ha vuel­to con una gran se­rie: The Grin­der. ¿Ten­drá éxi­to? ¿Aca­so im­por­ta? To­tal, tie­ne cla­ras sus claves GQ. Ahí van unas cuan­tas…

1. An­tes de vol­ver a rein­ven­tar­te a ti mis­mo tie­nes que ha­cer­te no­tar. "Pa­ra mí ac­tuar es una es­pe­cie de de­por­te de equi­po. Me enor­gu­llez­co de ser ge­ne­ro­so y de que­rer que to­do el mundo se vea bien. Pe­ro mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, Re­bel­des, es­ta­ba pro­ta­go­ni­za­da por 18 ac­to­res ti­po A, car­ga­dos con ba­las de tes­tos­te­ro­na y am­bi­cio­sos [Tom Crui­se, Matt Di­llon, Pa­trick Sway­ze, Emi­lio Es­te­vez, Ralph Mac­chio…]. En esa si­tua­ción, lo me­jor es en­con­trar una mal­di­ta ma­ne­ra de man­te­ner­te fir­me. Creo que eso nun­ca me aban­do­nó".

¿ME ABRO­CHO? Rob Lo­we lle­va tra­je, ca­mi­sa y cor­ba­ta de Bur­berry Lon­don. Los ani­llos son su­yos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.