Ay, aque­llas pro­fe­sio­nes

Al­gu­nos em­pleos vie­ju­nos se han ac­tua­li­za­do con la tec­no­lo­gía (como el de los fa­re­ros) y otros se mantienen aje­nos al pa­so del tiem­po (como el de los lim­pia­bo­tas), pe­ro todos ellos ofre­cen el en­can­to de ser una ra­re­za del pa­sa­do.

GQ (Spain) - - Travelling -

Una de las pro­fe­so­ras de pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se en­se­ña­ba a ma­que­tar ha­ce po­cos años con ti­pó­me­tro. Hay una fá­bri­ca en al­gún lu­gar de Cas­ti­llala Man­cha en la que to­da­vía los fa­bri­can y ge­ne­ra­cio­nes de es­tu­dian­tes he­mos pen­san­do que exis­tía un acuer­do co­mer­cial na­da en­cu­bier­to en­tre am­bos. To­da­vía lo con­ser­vo como una re­li­quia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca: In­dia­na Jo­nes y el úl­ti­mo ti­pó­me­tro. An­tes de exis­tir los or­de­na­do­res, las ma­que­ta­cio­nes se ha­cían con es­tas vie­jas re­glas gra­dua­das, de plás­ti­co o me­tal, di­se­ña­das por Mar­tin­do­mi­ni­que Fer­tel. Con ellas se me­dían las di­men­sio­nes de las co­lum­nas, el in­ter­li­nea­do y, en de­fi­ni­ti­va, todos los ele­men­tos que com­po­nen es­ta pá­gi­na que aho­ra mis­mo lees. A pe­sar de lo apa­ra­to­so, ma­que­tar con ti­pó­me­tro te­nía cier­to en­can­to ar­te­sa­nal, es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llos que nun­ca lle­ga­mos a co­no­cer ni de cer­ca a un li­no­ti­pis­ta.

Al­gu­na de esas no­ches en las que mis lla­ves de­ci­die­ron in­de­pen­di­zar­se he ne­ce­si­ta­do se­ria­men­te un sereno en mi vi­da. Me lo po­día ima­gi­nar en mi por­tal con su blu­són de te­la y su go­rra abrién­do­me la puer­ta al so­ni­do de mis pal­mas, vi­gi­lan­do mi ca­lle, sor­tean­do bo­rra­chos, fies­te­ros, la­dro­nes, ge­ne­ra­les o es­cri­to­res. A cam­bio apa­re­cía una ho­ra más tar­de el ce­rra­je­ro con una fac­tu­ra que po­dría apa­re­cer en el su­ma­rio de al­gún ca­so de corrupción.

Hay pro­fe­sio­nes hoy en día que con­vi­ven con ese en­can­to que les otor­ga ser una ra­re­za del pa­sa­do. Las hay au­to­ma­ti­za­das por las nue­vas tec­no­lo­gías como el ofi­cio del fa­re­ro. Es­tos guar­dia­nes del mar aho­ra se ha­cen lla­mar "téc­ni­cos de sis­te­mas de ayu­da a la na­ve­ga­ción". En Lin­ke­din se­ría un car­go con mu­chas pa­la­bras en in­glés ter­mi­na­do en se­nior. Prác­ti­ca­men­te han des­apa­re­ci­do todos los ha­bi­tan­tes de es­tas an­tor­chas del mar. Cuan­do el fo­tó­gra­fo Jean Gui­chard so­bre­vo­ló en he­li­cóp­te­ro el fa­ro de La Ju­ment en me­dio de una tor­men­ta cap­tó la esen­cia de es­ta pro­fe­sión me­lan­có­li­ca. En su fo­to­gra­fía más fa­mo­sa (arri­ba, a la iz­quier­da) se pue­de ver aso­ma­do al fa­re­ro Theop­hi­le Mal­gorn, ob­ser­van­do el he­li­cóp­te­ro en­tre dos olas que al­can­za­ban en lon­gi­tud al pro­pio fa­ro. Un lobo de mar com­ple­ta­men­te em­pe­que­ñe­ci­do.

Pe­ro tam­bién exis­ten pro­fe­sio­nes an­ti­guas que han ex­pe­ri­men­ta­do un re­na­cer, como la de los bar­be­ros. Tu­vie­ron sus años de bar­be­cho cuan­do en los ho­ga­res es­pa­ño­les apa­re­cie­ron las ma­qui­ni­llas desecha­bles y las eléc­tri­cas, que aho­ra com­pi­ten por ofre­cer al usua­rio ca­be­za­les ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos. El día me­nos pen­sa­do los ca­be­za­les, ade­más de afei­tar, re­co­ge­rán el ba­ño y un­ta­rán las tos­ta­das de man­te­qui­lla y mer­me­la­da. Pe­ro con el boom de las bar­bas, ele­men­to hips­ter, lum­ber­se­xual, [in­ser­te aquí tri­bu ur­ba­na a ele­gir] por an­to­no­ma­sia, las bar­be­rías han vuel­to pa­ra que­dar­se. La ma­yo­ría con­ser­van esa de­co­ra­ción que evo­ca el am­bien­te de las más an­ti­guas, ma­de­ra y so­fás re­cli­na­bles de cue­ro me­dian­te. Las bar­be­rías fue­ron y vuel­ven a ser la su­per­la­ti­va ba­rra del bar, lu­gar de ter­tu­lia en el que po­der sal­var el pla­ne­ta y re­es­truc­tu­rar la deu­da de mu­chos equi­pos de fút­bol.

Y si pa­seas por la Gran Vía ma­dri­le­ña pue­des ver en su ace­ra iz­quier­da al me­jor lim­pia­bo­tas de Ma­drid. Es de Mé­xi­co. Se lla­ma Wal­ter Ca­rras­co y to­da su ro­pa hue­le a betún. Ba­jo sus ma­nos siem­pre hay al­gún za­pa­to re­lum­bran­te. Y si bus­cas bien, en el Ba­rrio de Salamanca o en al­gu­nos ho­te­les to­da­vía hay ba­res en los que se pa­sean lim­pia­bo­tas. Que eso en Ma­drid, en­tre ce­vi­ches, food trucks y be­bi­das con más fru­ta que La Bo­que­ría es, más que una ra­re­za, una re­ser­va es­pi­ri­tual.

'OLD NEW WA­VES'… Hay olas que con­vie­ne vi­gi­lar tan de cer­ca como el cui­da­do ca­pi­lar; por­que si a un bar­be­ro de los años 30 le hu­bie­sen ser di­cho que su pro­fe­sión iba a cool en el s. XXI no se lo ha­bría creí­do ni Johnny Weiss­mü­ller. ¿Pa­sa­rá lo mis­mo con l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.