Rebelde 'ma non trop­po'

Co­lin Fa­rrell ha cam­bia­do sus adic­cio­nes, sus en­tre­vis­tas in­cen­dia­rias y su com­por­ta­mien­to au­to­des­truc­ti­vo por el mo­men­to más dul­ce de su ca­rre­ra.

GQ (Spain) - - Estilo -

No ha pa­sa­do tan­to tiem­po des­de que es­te du­bli­nés de ca­si 40 años era más re­co­no­ci­do por sus ti­tu­la­res en la pren­sa rosa que por sus pa­pe­les. Pe­se a tra­ba­jar con di­rec­to­res como Ste­ven Spiel­berg u Oli­ver Sto­ne, Fa­rrell era el chi­co sal­va­je ofi­cial de Holly­wood, el fies­te­ro le­gen­da­rio que siem­pre co­lo­ca­ba su tra­ba­jo en un se­gun­do plano.

Di­cen que ser pa­dre cambió las co­sas: el hom­bre que fue Ale­jan­dro Magno des­cu­brió las bon­da­des de pa­sar tiem­po en fa­mi­lia y, se­gún afir­ma él mis­mo con cier­to or­gu­llo, tam­bién las del yo­ga. Si nos ce­ñi­mos a su ca­rre­ra, la ex­tra­or­di­na­ria co­me­dia ne­gra Es­con­di­dos en Bru­jas (2008) fue la que mar­có un an­tes y un des­pués: por pri­me­ra vez, te­nía­mos un Co­lin cen­tra­do y ma­du­ro an­te no­so­tros. Por pri­me­ra vez, nos di­mos cuen­ta de lo que va­lía real­men­te como ac­tor.

Has­ta el mo­men­to, la se­gun­da tem­po­ra­da de True De­tec­ti­ve su­po­ne el in­du­da­ble pun­to al­to de es­ta eta­pa, ca­rac­te­ri­za­da an­tes por los tra­ba­jos de pres­ti­gio (La se­ño­ri­ta Ju­lia, Lan­gos­ta) que por los gran­des block­bus­ters. Fa­rrell, el rebelde tran­qui­lo, ha lle­ga­do a con­ver­tir­se en ga­ran­tía de ca­li­dad. Brin­de­mos a su sa­lud.

To­do em­pe­zó con una es­pe­cie de ob­se­sión que ten­go de no te­ner que pen­sar de­ma­sia­do por las ma­ña­na, y me re­fie­ro a la ho­ra de ves­tir". A Marc New­son, uno de los di­se­ña­do­res más so­li­ci­ta­do de los úl­ti­mos tiem­pos, le pa­sa lo que a otros mu­chos hom­bres, que no quie­re pen­sar ca­da día en qué po­ner­se. Aho­ra, como él en­tien­de el sen­ti­do prác­ti­co de la be­lle­za, des­de ha­ce unos años colabora con la fir­ma G-star rea­li­zan­do co­lec­cio­nes cáp­su­la con las que so­lu­cio­nar su problema, siem­pre ba­jo una mis­ma pre­mi­sa: "Po­der abrir el ar­ma­rio y sa­car un mon­tón de co­sas por las bue­nas, y sa­ber que to­do va a com­bi­nar".

Es­te aus­tra­liano de na­ci­mien­to que pa­só su in­fan­cia via­jan­do por el mundo an­tes de es­tu­diar Jo­ye­ría y Es­cul­tu­ra en Síd­ney, co­men­zó ex­pe­ri­men­tan­do con el di­se­ño de mue­bles y ha desa­rro­lla­do su ac­ti­vi­dad en una am­plia ga­ma de dis­ci­pli­nas, crean­do to­do ti­po de ob­je­tos y es­pa­cios, des­de si­llas a artículos pa­ra el ho­gar pa­san­do por res­tau­ran­tes, ac­ce­so­rios, artículos de de­co­ra­ción e ilu­mi­na­ción o bi­ci­cle­tas. Y, en­tre sus úl­ti­mos y fla­man­tes tra­ba­jos, ade­más del Ap­ple Watch, se in­clu­yen sus co­lec­cio­nes de ro­pa pa­ra la fir­ma G-star. "Mi prin­ci­pal in­te­rés en la in­dus­tria de la ro­pa era ex­pe­ri­men­tar la ve­lo­ci­dad y la efi­cien­cia con que tra­ba­jan. Es una di­ná­mi­ca su­ma­men­te dis­tin­ta a la del mundo del di­se­ño in­dus­trial, y ex­pe­ri­men­tar­la es to­da una re­vo­lu­ción", ase­gu­ra New­son.

Por eso la nue­va co­lec­ción pa­ra es­ta tem­po­ra­da G-star by Marc New­son pre­ten­de se­guir sien­do una re­fe­ren­cia en el fon­do de ar­ma­rio del hom­bre ac­tual. Con ella el di­se­ña­dor colabora dán­do­le un to­que mo­derno a las pren­das, em­plean­do pa­tro­nes ar­qui­tec­tó­ni­cos y te­ji­dos de lu­jo en sus dis­tin­tas ver­sio­nes, como su clá­si­ca cha­que­ta Coach o su re­in­ter­pre­ta­ción de los tra­di­cio­na­les va­que­ros de cin­co bol­si­llos, así como un am­plio sur­ti­do de ca­mi­se­tas y sué­te­res tec­no­ló­gi­cos de ca­li­dad, ins­pi­ra­dos en los uni­for­mes, que como él sub­ra­ya, "siem­pre ha si­do una fi­lo­so­fía sub­ya­cen­te en to­das las co­lec­cio­nes que he crea­do".

Así que si te gus­ta Marc New­son, no te con­for­mes so­lo con el Ap­ple Watch, por­que con su ro­pa sus­cri­be aque­lla fa­mo­sa fra­se de Ste­ve Jobs que sos­tie­ne que "el di­se­ño no es so­lo lo que se ve y se sien­te. El di­se­ño es có­mo fun­cio­na". ¿O no?

POR NOEL CE­BA­LLOS CON EL CUE­LLO LE­VAN­TA­DO Si­gue pre­fi­rien­do los va­que­ros a los tra­jes y las chu­pas a las ame­ri­ca­nas. Pue­des sa­car al chi­co de Ir­lan­da, pe­ro no a Ir­lan­da del chi­co. Fa­rrell lle­va cha­que­ta, ca­mi­sa y cor­ba­ta Bur­berry Lon­don, ca­za­do­ra de cue­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.