E

GQ (Spain) - - Estilo -

l te­nis­ta del si­glo XXI es mu­cho más que un de­por­tis­ta que se di­lu­ye en­tre los fo­cos con el match point. El te­nis­ta de es­tos años es una per­so­na­li­dad que in­tere­sa por al­go más que sus gol­pes. El te­nis mue­ve la mo­da y mue­ve a pe­rio­dis­tas no ex­clu­si­va­men­te de­por­ti­vos. En el ca­so de Fer­nan­do Verdasco su re­la­ción con Ana Bo­yer le ha lle­va­do a cen­trar pá­gi­nas de re­vis­tas de to­do el mundo. Él nos cuen­ta que "lo lle­va con ab­so­lu­ta nor­ma­li­dad" mien­tras nos atien­de ves­ti­do de Spring­field, mar­ca de la que es ima­gen en su cam­pa­ña Keep in Touch.

No todos tie­nen a Vargas Llo­sa e Isa­bel Preysler sen­ta­dos en la me­sa del sa­lón. Pe­ro en la ca­be­za de Verdasco si­gue el te­nis, al que lle­gó sien­do muy pe­que­ño. Hay una ob­se­sión per­ma­nen­te en su ca­rre­ra, ha­cer­se con un Mas­ters 1000. Verdasco tie­ne gol­pes mag­ní­fi­cos, es­pe­cial­men­te en la ar­ci­lla don­de se desen­vuel­ve con desaho­go, pe­ro no ha con­se­gui­do la re­gu­la­ri­dad que se ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer­se con un ma­yor en el te­nis. "Pue­do ga­nar, ese es el ob­je­ti­vo de 2016", re­pi­te como un man­tra, con­ven­ci­do. Sa­be que la cla­ve es­tá en la men­te. "Los ju­ga­do­res de ca­be­za como Nadal o Djo­ko­vic la sa­ben con­tro­lar me­jor que el res­to de ju­ga­do­res y por eso son me­jo­res, no por­que ten­gan me­jo­res gol­pes. Hay ju­ga­do­res en los pues­tos 30 o 40 que tie­nen gol­pes in­creí­bles pe­ro no tie­nen la ca­be­za y son irre­gu­la­res".

La ca­be­za de Verdasco se mo­vió por la pis­ta como nun­ca en 2009, año en el que al­can­zó el top 10. Cuan­do le pre­gun­to por una ci­fra –cin­co ho­ras y ca­tor­ce mi­nu­tos–, la re­cuer­da a la per­fec­ción. Son las se­mi­fi­na­les del Open de Aus­tra­lia fren­te a Ra­fa Nadal en 2009, uno de los me­jo­res par­ti­dos de la his­to­ria a te­nor de los ran­kings de los afi­cio­na­dos. "Fue un par­ti­do muy es­pe­cial pa­ra mí. La ex­pe­rien­cia fue inol­vi­da­ble. Ra­fa era nú­me­ro uno del mundo y tam­bién mi mo­men­to de jue­go y de for­ma era prác­ti­ca­men­te in­me­jo­ra­ble. Siem­pre que pongo un es­pe­jo de có­mo intentar ju­gar, me pongo ese par­ti­do", re­cuer­da. Lo que pa­só aquel día so­bre la Rod La­ver Are­na es su ins­pi­ra­ción pa­ra me­jo­rar.

Pre­gun­tar­le a un te­nis­ta por sus par­ti­dos más es­pe­cia­les es como pre­gun­tar­le a una ma­dre a qué hi­jo quie­re más. Te dirá que quie­re a todos por igual pe­ro en el fon­do hay al­guno con el que sien­te un chis­pa­zo. "Me cues­ta mu­cho que­dar­me con uno, esas se­mi­fi­na­les fren­te a Nadal, pe­ro tam­bién las se­mi­fi­na­les de Mon­te­car­lo fren­te a Djo­ko­vic o los cuar­tos en Ro­ma fren­te al pro­pio No­le. Y, por su­pues­to, las tres Co­pas Da­vis. Hay ocho o diez par­ti­dos que no cam­bia­ría por na­da". Verdasco for­mó par­te de ese es­la­bón per­fec­ta­men­te hil­va­na­do de te­nis­tas es­pa­ño­les que, a ini­cios del si­glo XXI, nos con­vir­tie­ron en la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial. De Bru­gue­ra a Fe­rre­ro, de Fe­rre­ro a Mo­yá, de Mo­yá a los Nadal o Fe­rrer. Pe­ro en al­gún pun­to esa ca­de­na se rom­pió. "Aho­ra estamos in­ten­tan­do re­gre­sar al gru­po mun­dial. Ha si­do una si­tua­ción com­pli­ca­da, ro­dea­da de po­lé­mi­cas aje­nas al te­nis. Po­co a po­co se va so­lu­cio­nan­do, vol­ve­re­mos a ju­gar en ju­lio y si ga­na­mos en sep­tiem­bre op­ta­re­mos por su­bir. Ese es el ob­je­ti­vo", afir­ma.

A Verdasco no le hu­bie­se im­por­ta­do pa­re­cer­se a An­dre Agas­si, uno de sus ído­los. Al­go que le pa­re­ce­ría in­con­ce­bi­ble al pro­pio Agas­si, que lle­ga­ría a de­cir en sus me­mo­rias: "No con­ci­bo que to­da esa gen­te quie­ra pa­re­cer­se a An­dre Agas­si, da­do que yo no quie­ro ser An­dre Agas­si". El de­por­tis­ta ame­ri­cano cuen­ta en Open que el te­nis es una is­la, una re­clu­sión en ré­gi­men de ais­la­mien­to. "Cuan­do pier­des un par­ti­do que pen­sa­bas ga­nar pue­des lle­gar a odiar el te­nis en el sen­ti­do de que es un de­por­te que en mu­chos mo­men­tos es muy des­agra­da­ble men­tal­men­te. Pier­des par­ti­dos que tie­nes ga­na­dos. Y otras ve­ces ga­nas par­ti­dos que tie­nes per­di­dos. Pe­ro yo siem­pre he dis­fru­ta­do ju­gan­do al te­nis. Agas­si, por lo que cuen­ta, no dis­fru­ta­ba. Yo tam­po­co he te­ni­do la pre­sión que él tu­vo por par­te de mi en­torno", di­ce Verdasco.

No hay pla­nes B por aho­ra en el ho­ri­zon­te del te­nis­ta. No obs­tan­te, ahí es­tá la mo­da. Su look no es ca­sual, sus bá­si­cos tam­po­co: "Va­que­ros (los lle­vo ca­si a dia­rio), ca­mi­se­tas blan­cas li­sas, al­gún jer­sey. En ge­ne­ral me gus­ta ves­tir có­mo­do, pe­ro in­ten­to ir ele­gan­te den­tro de lo que ca­be". Verdasco es ima­gen, jun­to a la mo­de­lo Ro­cío Crus­set, de la cam­pa­ña Keep in Touch de Spring­field. Gra­cias a ella ha desa­rro­lla­do otra fa­ce­ta, la de ac­tor. "To­da la ex­pe­rien­cia fue muy bue­na. Hu­bo muy bue­na quí­mi­ca en­tre todos", di­ce son­rien­te. La cam­pa­ña ha­bla de la vuel­ta a ca­sa. Tan­to él como Crus­set sa­ben de so­bra lo que sig­ni­fi­ca tras me­ses tran­si­tan­do por ho­te­les y ae­ro­puer­tos. Por­que Verdasco, an­te to­do, se de­fi­ne como una per­so­na muy fa­mi­liar. Eso sí, si le das a ele­gir en­tre un co­ci­do ma­dri­le­ño en fa­mi­lia un do­min­go o un Mas­ters 1000 lo tie­ne cla­ro: "El tor­neo, el tor­neo". Pa­ra co­ci­dos ya ha­brá mu­cho tiem­po.

Ca­za­do­ra con cue­llo de bo­rre­go, jer­sey jas­pea­do, y bo­tas de mon­ta­ña, to­do Spring­field.

Abri­go con ca­pu­cha y ca­mi­se­ta Spring­field, jer­sey de Pal Zi­le­ri y pan­ta­lón Wool­rich.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.