LA MA­DU­REZ SE­GÚN ASIER

Tras dos dé­ca­das de ca­rre­ra, la no­mi­na­ción al Go­ya por La no­via reivin­di­ca a Et­xean­dia como uno de los me­jo­res ac­to­res de su ge­ne­ra­ción… y mu­cho más.

GQ (Spain) - - Ellos -

Asier Et­xean­dia (Bil­bao, 1975) des­pren­de ener­gía a su pa­so. Da ór­de­nes, lo pre­gun­ta to­do y tie­ne muy cla­ro lo que quie­re. La su­ya es una au­to­ri­dad que na­ce de dos dé­ca­das de com­pro­mi­so con­si­go mis­mo. "Lo que más me ha cos­ta­do pa­ra lle­gar adon­de es­toy es ser ho­nes­to, eli­mi­nar el mie­do y atre­ver­me a ser quien soy y a con­tar lo que quie­ro con­tar. Des­de que em­pe­cé a for­mar­me me han que­ri­do acon­se­jar so­bre qué pro­yec­tos acep­tar, qué co­sas de­cir, cuán­to me de­bía mos­trar… En ca­da de­ci­sión que to­ma­ba ha­bía al­guien que me ad­ver­tía de que igual no vol­vía a tra­ba­jar. Yo he in­ten­ta­do guiar­me por el sen­ti­mien­to de se­rar­tis­ta.no­lo­di­go­des­dee­le­go,ni­por­que con­si­de­re lo que ha­go un ar­te, sino por­que me­se­du­ce­bru­tal­men­te­to­do­lo­que­tie­ne­que ver con es­to. He na­ci­do pa­ra ha­cer­lo y no en­tien­do la vi­da de otra ma­ne­ra", ex­pli­ca.

Por suer­te, su va­len­tía ha te­ni­do la re­com­pen­sa me­re­ci­da y, a sus 40 años, Et­xean­dia pue­de pre­su­mir de te­ner a su

es­pal­da 14 lar­go­me­tra­jes, una bri­llan­te ca­rre­ra en te­le­vi­sión (es uno de los per­so­na­jes más ca­ris­má­ti­cos de la exi­to­sa se­rie Vel­vet) y tea­tro (como ac­tor y como pro­duc­tor de las ta­qui­lle­ras El in­tér­pre­te y Siem­pre me re­sis­tí a que ter­mi­na­ra el ve­rano), y una re­cien­te no­mi­na­ción a los Go­ya por su tra­ba­jo en La no­via, que par­te como fa­vo­ri­ta en es­ta edi­ción. Coin­ci­den­cias de la vi­da, él fue quien pre­sen­tó a los candidatos de es­te año jun­to a Em­ma Suá­rez: "No te­nía ni idea de que mi nom­bre es­ta­ría en ese so­bre, lo pro­me­to. Es­ta­ba muy con­ten­to de que La no­via se lle­va­se tan­tas no­mi­na­cio­nes, pe­ro nun­ca con­fié en que me in­clui­rían en la ca­te­go­ría de Ac­tor pro­ta­go­nis­ta. Re­co­noz­co que ha­ce tiem­po fan­ta­seé con ello, pe­ro me lo qui­té de la ca­be­za por­que sé que los pre­mios no son im­por­tan­tes, son so­lo va­ni­dad y ego, y no de­ben ser el motor de mi ca­rre­ra. Así que cuan­do me vi jun­to a To­sar, Da­rín y Pe­dro Ca­sa­blanc… pues fli­pé", con­fie­sa.

Pa­ra él, el éxi­to de la pe­lí­cu­la de Paula Or­tiz re­si­de en la for­ma en la que la di­rec­to­ra ha in­ter­pre­ta­do Bo­das de san­gre de Lor­ca, obra en la que se ba­sa la cin­ta: "Con­si­gue que te vuelvas a enamo­rar de Fe­de­ri­co. Pa­ra mí siem­pre ha si­do un re­fe­ren­te. Me ha­ce sen­tir que me en­tien­de, y ade­más lo ha­ce con unas imá­ge­nes muy po­ten­tes. Es be­lle­za pu­ra, y creo que ne­ce­si­ta­mos mu­cha be­lle­za".

El pa­pel del no­vio le lle­gó en el mo­men­to per­fec­to pa­ra in­ter­pre­tar­lo. De jo­ven, en un mo­men­to de mu­cho romanticismo, vi­vió un trián­gu­lo de re­la­cio­nes muy in­ten­sas. "Fui tes­ti­go de un amor muy po­ten­te. Y, aunque sue­ne a fli­pa­do, mi mé­to­do es in­ter­pre­tar ca­da pro­yec­to en cla­ve per­so­nal. Creo que las co­sas ocu­rren por al­gu­na razón, y cuan­do su­pe que iba a in­ter­pre­tar a es­te per­so­na­je, me di­je: '¿Pe­ro có­mo no va a ri­mar la vi­da?".

Pa­ra ter­mi­nar le pre­gun­ta­mos si ten­dre­mos unos Go­ya reivin­di­ca­ti­vos. "Es­pe­ro que sean emo­cio­nal­men­te po­lí­ti­cos, pe­ro no pan­fle­ta­rios. El pan­fle­to ale­ja la emo­ción y yo soy un aman­te del show. Eso de­be es­tar por en­ci­ma de to­do".

POR IA­GO DA­VI­LA EL AGO­TA­MIEN­TO… Asier (aquí con su­da­de­ra Ja­cob Cohën, pan­ta­lo­nes H&M Stu­dio y re­loj Cuer­vo y So­bri­nos) se su­mió en una de­pre­sión cuan­do ter­mi­nó El in­tér­pre­te: "Me ha­bía va­cia­do por den­tro", co­men­ta so­bre su obra au­to­bio­grá­fi­ca.

… Y TAM­BIÉN LA IRA. Asier Et­xean­dia con ga­bar­di­na San­dro, jer­sey Hac­kett, va­que­ros Ja­cob Cohën y za­pa­ti­llas Boss.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.