Un sue­ño ame­ri­cano (a la ita­lia­na)

Na­die apos­ta­ba por él en sus ini­cios. Aho­ra, Ric­car­do Tis­ci ce­le­bra diez lau­rea­dos años como di­rec­tor crea­ti­vo de Gi­venchy.

GQ (Spain) - - Estilo -

Ric­car­do Tis­ci (Ta­ren­to, Ita­lia, 1974) se pre­pa­ra en el mue­lle 26 de Hud­son River Park de Nue­va York pa­ra ce­le­brar el des­fi­le de su 10º aniver­sa­rio al fren­te de Gi­venchy. Po­cos de los asis­ten­tes a es­te show –por no de­cir nin­guno– ha­bría osa­do pre­sa­giar ha­ce una dé­ca­da que el ita­liano lle­ga­ría a con­ver­tir­se en uno de los úl­ti­mos di­se­ña­do­res icono de nues­tra era, y que cum­pli­ría así un nue­vo sue­ño ame­ri­cano (con fuer­te acen­to me­di­te­rrá­neo). A pe­sar del éxi­to que todos le otor­gan aho­ra al crea­dor, los ini­cios fue­ron com­pli­ca­dos pa­ra el de Ta­ren­to. Cria­do en una fa­mi­lia hu­mil­de de ocho her­ma­nas, se gra­duó en la Cen­tral Saint Mar­tins de Lon­dres –be­cas me­dian­te– en 1999. Sin em­bar­go, no fue has­ta 2005, tras un via­je ex­pia­to­rio a la In­dia (mez­cla de sus frus­tra­cio­nes como crea­dor y su triun­fan­te co­lec­ción de­but ba­jo su nom­bre), cuan­do una de las ca­sas de lu­jo con más so­le­ra le con­ce­dió

la ba­tu­ta de su di­vi­sión fe­me­ni­na; la mas­cu­li­na no lle­ga­ría has­ta 2008.

Una es­té­ti­ca os­cu­ra, un romanticismo sen­sua­len­los­lí­mi­tes­de­lo­gó­ti­coy­sus­raí­ces ca­tó­li­cas se con­ju­ga­ron pa­ra dar for­ma a sus pri­me­ras crea­cio­nes pa­ra Gi­venchy; y aunque el pro­pio Hu­bert asin­tió con vehe­men­cia, no lo hi­zo tan­to la crí­ti­ca, quien in­clu­so lo ca­li­fi­có de an­ti­cris­to. Sin em­bar­go, y mien­tras la in­dus­tria se lle­va­ba las ma­nos a la ca­be­za, el gru­po LVMH (al que per­te­ne­ce la fir­ma) y el en­ton­ces CEO de Gi­venchy, Marco Gob­bet­ti, con­fia­ron en que el úni­co can­di­da­to que no nom­bró en su en­tre­vis­ta a Au­drey Hep­burn (mu­sa eter­na del fun­da­dor) era el ade­cua­do pa­ra en­de­re­zar el ti­món de una ca­sa a la de­ri­va y pa­ra re­ins­tau­rar su iden­ti­dad en lo más al­to. Ha­bía que mi­rar al fu­tu­ro, y Tis­ci po­seía la carta de na­ve­ga­ción que bus­ca­ban.

Hoy na­die du­da de que los aus­te­ros blan­cos y ne­gros con tin­tes mo­na­ca­les for­man par­te de la se­ña de iden­ti­dad de Gi­venchy, ni de que los aris­to­crá­ti­cos fas­tos de la cos­tu­ra se mez­clan iró­ni­ca­men­te en la agu­ja de Tis­ci con las re­fe­ren­cias ca­lle­je­ras (su­da­de­ras con im­pre­sio­nes de rott­wei­lers, ti­bu­ro­nes, estrellas o es­tam­pas re­li­gio­sas), ni tam­po­co de que los di­se­ños de la fir­ma se han po­si­cio­na­do de nue­vo en el uni­ver­so de lo más cool.

Todos es­pe­ran agi­ta­dos a ori­llas del río Hud­son me­ro­dean­do en­tre la ins­ta­la­ción que Ma­ri­na Abra­mo­vic ha crea­do a mo­do de pa­sa­re­la, la socialité Kim Kar­das­hian to­ma asien­to en pri­me­ra fi­la ro­dea­da de mi­les de fans que han con­se­gui­do una in­vi­ta­ción a tra­vés de un con­cur­so, y las tops Ma­ria­car­la Bos­cono y Joan Smalls se pre­pa­ran en backs­ta­ge pa­ra el des­fi­le. Todos son hoy nom­bres re­co­no­ci­dos en la in­dus­tria, pe­ro no cuan­do em­pe­za­ron, y un úni­co hom­bre les ten­dió la mano como si fue­ran de su pro­pia fa­mi­lia. Aho­ra son ellos los que lo res­pal­dan a él en­tre los aplau­sos de una fiel ar­ma­da crea­da a ba­se de agi­tar los ci­mien­tos del lu­jo, de la ad­mi­ra­ción in­con­di­cio­nal y sin ne­ce­si­dad de va­gos li­kes in­ter­nau­tas de por me­dio.

POR F. JA­VIER GI­RE­LA SU CA­SA ES­TÁ EN PA­RÍS Na­ció en Ita­lia, se gra­duó en Reino Uni­do y se en­con­tró a sí mis­mo en la In­dia, pe­ro Ric­car­do Tis­ci con­fie­sa que ha en­con­tra­do su ho­gar en la ca­pi­tal fran­ce­sa.

El 747 de Ma­di­son Ave­nue aco­ge la pri­me­ra tien­da de la fir­ma en nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.