Se­ño­res pri­mer0 EL TA­LEN­TO DE Mis­ter EI­SEN­BERG

Por Mar­ta Fer­nán­dez -

GQ (Spain) - - Firmas -

En las pis­ci­nas de Los Án­ge­les el sol pa­re­ce evi­tar su piel. Esa piel trans­pa­ren­te que so­lo tie­nen los nerds re­clui­dos en el círcu­lo ín­ti­mo de sus ge­nia­li­da­des. El blan­co que de­la­ta a Jes­se Ei­sen­berg. Se dio cuen­ta Da­vid Fin­cher y le con­fió el pa­pel de Jerry Zuc­ker­berg, in­ven­tor del uni­ver­so Fa­ce­book don­de las pie­les se mantienen in­ma­cu­la­das pe­ro a fuer­za de no to­car­se. Era per­fec­to pa­ra él, pa­ra sus neu­ro­nas in­can­des­cen­tes que que­ma­ban la pan­ta­lla.

Eso es lo que se ve cuan­do Jes­se Ei­sen­berg se po­ne de­lan­te de la cá­ma­ra. Al chi­co lis­to. Al su­per-cle­ver. Al au­tor pre­coz que a los 30 ya pu­bli­ca­ba en The New Yor­ker. Ese ac­tor se­gu­ro con su pa­pel que a ve­ces se mues­tra va­ci­lan­te al en­trar en una ha­bi­ta­ción. Son los ca­pri­chos de su tras­torno ob­se­si­vo com­pul­si­vo. Los re­tos que el ce­re­bro le im­po­ne cuan­do lle­ga a un pla­tó. Tie­ne que to­car­lo to­do. Los di­rec­to­res le per­do­nan por­que nun­ca le im­por­ta re­pe­tir una to­ma. Le ha­bría gus­ta­do a Stan­ley Ku­brick es­te chi­co per­fec­cio­nis­ta que an­da mi­ran­do al sue­lo pe­ro que le­van­ta la ca­be­za cuan­do hay una cá­ma­ra. Fue ca­paz de rom­per 99 ve­ces con Roo­ney Ma­ra en el ro­da­je de La red so­cial. Las 99 ve­ces que re­pi­tie­ron la to­ma. Como si lle­gar a 100 hu­bie­ra si­do de­ma­sia­do.

Ac­ti­vis­ta. Ve­gano. De­fen­sor de las mi­no­rías. De la me­mo­ria his­tó­ri­ca de EE UU.

De la be­lle­za ur­ba­na. De su be­lle­za dis­cre­pan­te de uni­ver­si­ta­rio apli­ca­do. Ei­sen­berg se sa­le del ca­non. Se lo sal­ta con la pér­ti­ga de su in­te­li­gen­cia. Se arries­ga con una adap­ta­ción de Dos­toievs­ki o se des­me­le­na pres­tán­do­le su voz a un di­bu­jo ani­ma­do. Aunque el ries­go ver­da­de­ro pa­ra él qui­zá fue­ra com­par­tir block­bus­ter es­ti­val con su ami­ga Kris­ten Ste­wart. Pa­ra com­pen­sar las ve­lei­da­des del fa­lli­do ta­qui­lla­zo, re­pi­tió con ella a las ór­de­nes del sa­gra­do Woody Allen.

Por Allen se ha me­ti­do en un lío. Jes­se le­yó una crí­ti­ca de su úl­ti­ma co­me­dia y se le en­cen­dió una alar­ma. Hay artículos que son es­pe­jo de la me­dio­cri­dad de sus au­to­res. Se cue­lan en­tre las fra­ses las frus­tra­cio­nes per­so­na­les. Eso eran aque­llas lí­neas: el ajus­te de cuen­tas del que se cree más lis­to so­lo por ata­car a un gran­de. A Ei­sen­berg le mo­les­tó tan­to que de­ci­dió ha­cer un ex­pe­ri­men­to. Pu­bli­car una crí­ti­ca des­ca­be­lla­da so­bre una pe­lí­cu­la fal­sa. En The New Yor­ker, cla­ro. La re­vis­ta –siem­pre irre­pro­cha­ble– co­lo­có el ar­tícu­lo en la sec­ción Shouts & Mur­murs, el es­pa­cio re­ser­va­do pa­ra la iro­nía. El tí­tu­lo ya da­ba pis­tas: An ho­nest film re­view –un gui­ño a esos ví­deos de You­tu­be con los que se le da una vuel­ta de tuer­ca y de sin­ce­ri­dad a los avan­ces de los es­tre­nos de Holly­wood–. Pe­ro no bas­tó. Ni el es­cu­do de la re­vis­ta más pres­ti­gio­sa del mundo sal­vó a Ei­sen­berg de la on­da ex­pan­si­va de su bou­ta­de.

En su tex­to, en pri­me­ra per­so­na, es un crí­ti­co can­sa­do que lle­ga al ci­ne ya har­to por el re­tra­so del me­tro. Se en­fa­da al des­cu­brir que el ar­gu­men­to se pa­re­ce al de un cuen­to fa­lli­do que re­dac­tó en su pos­gra­do. So­lo se emo­cio­na cuan­do una chi­ca de la pro­duc­to­ra le son­ríe. Y ter­mi­na de in­ci­ne­rar­se por­que el po­bre pin­tor pro­ta­go­nis­ta vi­ve en un apar­ta­men­to en el West Vi­lla­ge que su­pues­ta­men­te Ei­sen­berg no se pue­de per­mi­tir con lo que ga­na es­cri­bien­do.

Es­ta­ba cla­ra la bro­ma. La pe­lí­cu­la ni si­quie­ra exis­te. Y sin em­bar­go se le han echa­do en­ci­ma. Por des­co­rrer el te­lón que de­ja al des­cu­bier­to la bo­chor­no­sa tra­mo­ya: las de­bi­li­da­des de los crí­ti­cos de me­dio pelo, los que ha­blan siem­pre des­de la bo­ca del es­tó­ma­go sin fun­da­men­tar el ve­neno de sus dar­dos.

Irres­pon­sa­ble. Afi­cio­na­do. Des­agra­de­ci­do. Des­ce­re­bra­do. Ego­cén­tri­co. Los dam­ni­fi­ca­dos no per­do­nan. Y con su reac­ción ra­ti­fi­can lo que el ar­tícu­lo de­nun­cia. Les ha sen­ta­do mal que la pro­vo­ca­ción ha­ya par­ti­do de un ac­tor siem­pre mi­ma­do por la crí­ti­ca. Pe­ro ol­vi­dan que Ei­sen­berg so­lo po­ne en la pi­co­ta al sec­tor irres­pon­sa­ble. Él lo pue­de ha­cer por­que en su ca­so no sue­na a ven­gan­za: es el alumno so­bre­sa­lien­te que de­ja en evi­den­cia al mal pro­fe­sor.

Jes­se Ei­sen­berg no es so­lo el más lis­to de la cla­se. Tam­bién es un va­lien­te. Ca­paz de des­en­mas­ca­rar a los im­pos­to­res, de con­ver­tir­se en el en­tre­vis­ta­dor de Da­vid Fos­ter Wa­lla­ce o de triun­far con un li­bro de re­la­tos. Pa­ra es­te nerd pa­li­du­cho no hay re­to lo su­fi­cien­te­men­te com­pli­ca­do. Que tiem­ble el mundo por­que va a con­se­guir lo im­po­si­ble. Que no es en­fren­tar­se a Superman. Ni ha­cer­nos ol­vi­dar que Lex Lut­hor fue un día Ge­ne Hack­man. Sino con­se­guir que el ta­len­to que­de. Por­que las crí­ti­cas sin ra­zo­nes pasan.

"Ei­sen­berg es el alumno so­bre­sa­lien­te que evi­den­cia al mal pro­fe­sor. No so­lo es el más lis­to de la cla­se, tam­bién un va­lien­te"

"To­ma 53. ¡Ac­ción!". 99 ve­ces re­pi­tie­ron Roo­ney (aka Eri­ca Al­bright) y Jes­se (aka Mark Zuc­ker­berg) es­ta se­cuen­cia de La red so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.