In­ven­tos que no ne­ce­si­ta­mos gam­be­teo

Por Mon­te­ro Glez -

GQ (Spain) - - Firmas -

Re­cien­te­men­te la pu­bli­ca­ción ame­ri­ca­na The Atlan­tic hi­zo el ejer­ci­cio de en­tre­te­ni­mien­to de pre­gun­tar a un cen­te­nar de per­so­nas so­bre qué in­no­va­ción desin­ven­ta­rían. Es­to es, qué ar­ti­lu­gio de la his­to­ria ele­gi­rían en­viar de vuel­ta a las en­tra­ñas de su in­ven­tor con el áni­mo de que no sa­lie­ra de allí. Que nun­ca hu­bie­ra exis­ti­do, va­ya.

La pre­gun­ta se di­ri­gió a un gru­po de lí­de­res tec­no­ló­gi­cos. Es­to es, a per­so­nas que de un mo­do u otro in­flu­yen en la di­rec­ción o el rum­bo que si­gue la tec­no­lo­gía. En teo­ría, eso sí, que en la prác­ti­ca la ma­yo­ría de ellos van al re­bu­fo unos de otros y a la vez todos ellos se mue­ven a mer­ced de lo que sur­ja.

Como sea, el gru­po in­cluía in­ver­so­res, di­rec­ti­vos, con­sul­to­res, pen­sa­do­res y has­ta gu­rús. El mues­tra­rio hu­mano que uno es­pe­ra­ría en­con­trar en cual­quier sa­rao de Si­li­con Va­lley, que fue pre­ci­sa­men­te don­de The Atlan­tic lle­vó a ca­bo es­te sin­gu­lar son­deo de an­dar por ca­sa. Un es­tu­dio sin ri­gor cien­tí­fi­co, en sus pro­pias pa­la­bras.

La pre­gun­ta no es fá­cil de res­pon­der, en reali­dad. Me­nos aun lo es si se in­ten­ta dar una res­pues­ta se­ria y ho­nes­ta. Al fin y al ca­bo los in­ven­tos son un fiel re­fle­jo de la hu­ma­ni­dad y a la vez la hu­ma­ni­dad es­tá mo­de­la­da por sus in­ven­tos. Así que en el fon­do no so­mos muy ca­pa­ces de des­ha­cer­nos de ca­si nin­gún in­ven­to y me­nos aun de re­nun­ciar a las co­mo­di­da­des que el con­jun­to de todos ellos nos pro­por­cio­nan.

De mo­do que no es ra­ro que mu­chas de las res­pues­tas a la pre­gun­ta fue­ran del ti­po desin­ven­tar el se­ca­dor de le­chu­gas, los Seg­way, las man­cuer­nas vi­bra­do­ras, los ca­na­les de 24 ho­ras de no­ti­cias, el co­rreo elec­tró­ni­co, las pá­gi­nas web con scroll… mu­cha men­ción a in­ven­tos po­co re­le­van­tes y mu­cha res­pues­ta rá­pi­da pa­ra ter­mi­nar lo an­tes po­si­ble e ir a por más pon­che. Por ejem­plo, Vin­ton Cerf, el "pa­dre de in­ter­net", al que ya he­mos in­vo­ca­do por aquí al­gu­na vez, res­pon­dió desin­ven­tar el te­lé­fono. No el smartp­ho­ne con co­ne­xión a in­ter­net que le da de co­mer a él, sino el te­lé­fono de voz. De en­tra­da yo es­ta­ría de acuer­do con él, que pa­ra eso no ten­go te­lé­fono en ca­sa ni tam­po­co en la ofi­ci­na. Pe­ro, ¿el te­lé­fono de voz? ¿En se­rio, Vint? Esa res­pues­ta es un ro­llo in­clu­so ob­vian­do que sin el in­ven­to del te­lé­fono de voz pri­me­ro ha­bría si­do bas­tan­te im­pro­ba­ble que se hu­bie­ra in­ven­ta­do in­ter­net des­pués.

De lo que no hay cons­tan­cia es de que nin­gún par­ti­ci­pan­te tu­vie­ra el va­lor de desin­ven­tar el pro­duc­to del lí­der tec­no­ló­gi­co de al la­do. Al me­nos eso ha­bría si­do más di­ver­ti­do, y muy pro­ba­ble­men­te en reali­dad era lo que más de uno desea­ba.

"Los in­ven­tos son un fiel re­fle­jo de la hu­ma­ni­dad y a la vez la hu­ma­ni­dad es­tá mo­de­la­da por sus in­ven­tos"

ti­na­ja con agua pa­ra que se pu­die­sen asear. Con el tiem­po, la se­ño­ra Ma­ría lle­gó a mon­tar un pe­que­ño ne­go­cio du­ran­te los par­ti­dos, que aten­día su hi­jo ven­dien­do li­mo­na­das y una es­pe­cie de cer­ve­za sin gas. Se­gún de­cían las ma­las len­guas, el agua que usa­ban pa­ra las be­bi­das se sa­ca­ba de la ti­na­ja don­de se la­va­ban los fut­bo­lis­tas. Co­sas de po­bla­chón man­che­go.

El pri­mer par­ti­do se ju­gó pa­ra con­me­mo­rar la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia y ofi­ció de ár­bi­tro el te­so­re­ro de la ci­ta­da so­cie­dad. Unos ju­ga­ban con el ves­ti­do ofi­cial, azul y blan­co en las ca­mi­se­tas y pan­ta­lón ne­gro. Los con­tra­rios iban todos de blan­co. Des­de en­ton­ces y has­ta hoy, el Atle­ti ha so­bre­vi­vi­do a to­das las épo­cas y tam­bién ha so­bre­vi­vi­do a al­gu­nos de sus presidentes y tal y tal.

El ca­mino del ba­rro siem­pre mar­có su epo­pe­ya, in­clu­so cuan­do aban­do­na­ron su cam­po pri­mi­ti­vo. An­tes de lle­gar al Vi­cen­te Calderón, pa­sa­ron por O'don­nell y por el Me­tro­po­li­tano. Es­te úl­ti­mo fue un te­rreno mí­ti­co, si­tua­do de­trás de la ca­lle Rei­na Vic­to­ria, cer­ca de la­ciu­da­du­ni­ver­si­ta­ria­que­tan­to­cas­ti­gó­la Gue­rra Ci­vil. Ter­mi­na­da la con­tien­da, la si­tua­ción del cam­po era de rui­na. Por otro la­do, el equi­po ha­bía ba­ja­do a se­gun­da y no te­nía ju­ga­do­res ni di­ne­ro. Con una deu­da de más de un mi­llón de pe­se­tas y un es­ta­dio des­trui­do, lle­gó el equi­po de la Avia­ción, ins­tru­men­to de pro­pa­gan­da del ejér­ci­to ven­ce­dor que ne­ce­si­ta­ba un club en el que fu­sio­nar­se.

El Atle­ti, como es­ta­ba desahu­cia­do, tu­vo que acep­tar las con­di­cio­nes. Cau­ti­vo y des­ar­ma­do, el equi­po ro­ji­blan­co acep­tó las exi­gen­cias y pa­só a lla­mar­se Atlé­ti­co de Avia­ción. El Pu­pas na­cía en­ton­ces aunque, lo de lla­mar­le así, le vie­ne des­de que per­dió la fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa en el año en que Fran­co ya es­ta­ba ter­mi­nal, 1974. Aque­llo no se ol­vi­da y for­ma par­te del ba­rro que sal­pi­ca al club col­cho­ne­ro.

Vamos a ha­cer­nos el cua­dro. Es­ta­dio Hey­sel de Bru­se­las, mes de ma­yo, ban­de­ras de los dos equi­pos. Por un la­do, Es­pa­ña y su Atle­ti. Por el otro, Ale­ma­nia y su Ba­yern. El Atle­ti iba ga­nan­do con un gol de Ara­go­nés pe­ro, en el úl­ti­mo mi­nu­to de la pró­rro­ga, cuan­do el par­ti­do se da­ba por he­cho, el cen­tral Sch­war­zen­beck pe­gó un pe­pi­na­zo que co­gió des­pis­ta­do a Rei­na, el guar­da­me­ta del Atle­ti que no se lo ter­mi­na­ba de creer.

Con em­pa­te a un gol, se ju­gó días des­pués otro par­ti­do, don­de ga­na­ría el equi­po ale­mán por 4-0. El Atle­ti sa­lió des­mo­ra­li­za­do, sin ner­vio y sin ga­nas des­pués de aquel pe­pi­na­zo. Es­te par­ti­do tam­bién pa­sa­rá a la his­to­ria por ser la úni­ca vez que, en una com­pe­ti­ción eu­ro­pea, se de­ci­da una fi­nal con un des­em­pa­te ju­gan­do otro par­ti­do.

A par­tir de aquí, Vi­cen­te Calderón, su pre­si­den­te, di­jo que el Atle­ti era el Pu­pas, y con es­te atri­bu­to se que­dó has­ta el otro día, en el que Sa­bi­na re­es­cri­bió su himno y, pa­ra qui­tar­le las ti­ri­tas, lle­gó el Cho­lo Si­meo­ne, un en­tre­na­dor úni­co pa­ra un equi­po que se in­ven­tó de ma­dru­ga­da. Pe­ro lo del Cho­lo lo con­ta­re­mos en otro nú­me­ro.

"Lo del Pu­pas vie­ne des­de que per­dió la fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa en el año en que Fran­co ya es­ta­ba ter­mi­nal, 1974"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.