El Pu­pas

GQ (Spain) - - Firmas -

El Atle­ti se fun­dó de ma­dru­ga­da. No po­día ser de otra ma­ne­ra tra­tán­do­se del club de la bohe­mia ma­dri­le­ña; el mis­mo al que per­te­ne­ce Joa­quín Sa­bi­na, que des­po­ja­do de to­do pu­dor le pu­so le­tra y co­ro­na al club del rey cuan­do aun era prin­ci­pi­to he­re­de­ro.

La co­sa ocu­rrió a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, en un lo­cal pio­ne­ro en lo que a af­ter­hours se re­fie­re. Un pi­so si­tua­do en la ma­dri­le­ña ca­lle de la Cruz, don­de que­da­ba la So­cie­dad Vasco-na­va­rra, un co­lec­ti­vo que bus­ca­ba su­cur­sal fut­bo­le­ra pa­ra su equi­po ma­triz, el Ath­le­tic de Bil­bao. De allí sa­lie­ron los so­cios dis­pues­tos a ju­gar, cu­bier­tos de ba­rro y glo­ria, con un ba­lón de cue­ro.

Se cam­bia­rían de ro­pa en unos ves­tua­rios im­pro­vi­sa­dos en la ha­bi­ta­ción de la se­ño­ra Ma­ría; una ca­sa que que­da­ba pe­ga­da al cam­po, de­trás de las ta­pias de El Re­ti­ro, por don­de pa­sa­ba un ca­mino de bue­yes. To­da­vía Ma­drid era el po­bla­chón man­che­go de prin­ci­pios de si­glo, con sus huer­tos sem­bra­dos en las afue­ras y sus bes­tias de car­ga ti­ran­do de los ca­rros. Como era de es­pe­rar, el te­rreno de jue­go te­nía ba­ches y des­ni­ve­les. Cuan­do llo­vía aca­ba­ba con­ver­ti­do en un ba­rri­zal. Pa­ra que no se inun­da­se más de la cuen­ta, los ju­ga­do­res se po­nían con pa­las a ca­var zan­jas y así achi­car las aguas fue­ra de la ban­da.

Des­pués del par­ti­do, los fut­bo­lis­tas vol­vían a la ca­sa de la se­ño­ra Ma­ría don­de, al fi­nal del pa­si­llo, ha­bía una

Ma­yo de 1974. Fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa. 1-0 pa­ra el Ale­ti. Gol de Luis Ara­go­nés en el mi­nu­to 114… Por des­gra­cia, la co­sa no aca­bó así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.