TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO

Por Na­cho Pa­lou -

GQ (Spain) - - Firmas -

Tam­po­co hu­bo de­ma­sia­dos vo­tos pa­ra desin­ven­tar in­ter­net a pe­sar de que se­ría uno de los ejer­ci­cios de ucro­nía más in­tere­san­tes. Vi­vir cons­tan­te­men­te en un epi­so­dio de Mad Men, to­do el día be­bien­do Ca­na­dian Club y fu­man­do Lucky Stri­ke, ro­nean­do con com­pa­ñe­ros de ofi­ci­na y fas­ci­na­dos por la fo­to­co­pia­do­ra. En cam­bio estamos aquí, ocul­tan­do pu­bli­ca­cio­nes en Fa­ce­book y re­par­tien­do li­kes de Ins­ta­gram a fo­tos de gin-to­nics mien­tras es­pe­ra­mos a que el or­de­na­dor y la im­pre­so­ra lle­guen a una acuer­do so­bre có­mo y cuán­do –y a ve­ces in­clu­so dón­de– se im­pri­mi­rá el maldito do­cu­men­to.

Por su­pues­to, en­tre las res­pues­tas no fal­ta­ron los de­seos de paz con la desin­ven­ción pa­ra las ar­mas, los ci­ga­rri­llos, las dro­gas y cual­quier otro in­ven­to de esos de co­sas per­ju­di­cia­les, in­clu­yen­do las re­des so­cia­les.

Dos de los in­ven­tos que acu­mu­la­ron el ma­yor por­cen­ta­je de de­seos de desin­ven­ción fue­ron las ar­mas ató­mi­cas y los pa­los pa­ra sel­fies. Gus­te o no la in­ven­ción del ar­ma ató­mi­ca es tan re­fle­jo de la hu­ma­ni­dad como lo es cual­quier otro in­ven­to. Como tam­bién lo son el pa­lo pa­ra sel­fie, el pelo en spray o el se­ca­dor de le­chu­gas. Y todos ellos son ejem­plos de que el mundo es­tá lleno de in­ven­tos que no ne­ce­si­ta­mos.

tps://aut­hor-con­de­nast.ado­becqms.com/as­set/emea-8a28d9da-a9ef-4cf1-bb51-651cf14cbd2f//re­cur­so-gq-re­vis­tas-001.pdf https://auor-con­de­nast.ado­becqms.com/as­set/emea-8a28d9da-a9ef-4cf1-bb51-651cf14cbd2f//re­cur­so-gq-re­vis­tas-001.pdf

Pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro no lo es: hay men­tes pen­san­tes que pre­fe­ri­rían desin­ven­tar el se­ca­dor de le­chu­gas an­tes que la bom­ba ató­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.