El men­sa­je­ro 'li­festy­le'

CAR­LOS SERANTES PRE­SI­DEN­TE DE GLO­BALLY Es la pun­ta de lan­za de una de las em­pre­sas que me­jor co­no­ce el cru­cial pa­pel que jue­gan la co­mu­ni­ca­ción y las re­la­cio­nes pú­bli­cas en el siem­pre cam­bian­te mundo del es­ti­lo de vi­da.

GQ (Spain) - - Planta Egqriva -

Esu­no­de­los­pri­me­ro­ses­pa­ño­les­que­se atre­vió a apos­tar por la co­mu­ni­ca­ción como vía de con­tac­to ex­cep­cio­nal en­tre una mar­ca y sus (po­ten­cia­les) clien­tes. Tras sen­tar las ba­ses de su pro­pia ca­rre­ra en­tre el Ban­co Cen­tral His­pano y el gru­po hos­te­le­ro Archy, Car­los Serantes (Ma­drid, 1961) fun­da Glo­bally jun­to a Olivier Va­lle­ci­llo pa­ra dar rien­da suel­ta a to­das las ideas que les ron­da­ban por la ca­be­za, que no eran po­cas… GQ: Glo­bally na­ció en 1997. ¿Có­mo ha cam­bia­do el sec­tor des­de en­ton­ces? CAR­LOS SERANTES: El mundo de la co­mu­ni­ca­ción era des­co­no­ci­do en Es­pa­ña, don­de so­lo ha­bía un par de es­tu­dios que tra­ba­ja­ban el sec­tor. Aho­ra es mu­chí­si­mo mas so­fis­ti­ca­do, aunque lo cier­to es que el ob­je­ti­vo de las mar­cas si­gue sien­do el mis­mo: ven­der más uti­li­zan­do las he­rra­mien­tas ade­cua­das pa­ra con­se­guir­lo. GQ: ¿Qué claves han con­ver­ti­do a Glo­bally en una de las agen­cias de co­mu­ni­ca­ción más im­por­tan­tes del sec­tor li­festy­le en nues­tro país? C. S.: Mi pro­pia ma­ne­ra de ser: mi tra­ba­jo trans­mi­te la pa­sión que yo sien­to por es­to. Lo que ven­do y có­mo lo ven­do es el re­sul­ta­do del amor que le ten­go a es­ta pro­fe­sión. En cier­to mo­do, he con­se­gui­do tras­la­dar mis in­quie­tu­des a una com­pa­ñía. Es de­cir, Glo­bally es el lu­gar en el que desa­rro­llo mis pa­sio­nes per­so­na­les. GQ: ¿Con qué ti­po de clien­tes os en­con­tráis más có­mo­dos tra­ba­jan­do? C. S.: Nues­tra car­te­ra de mar­cas es muy di­ver­sa. Tra­ba­ja­mos mo­da (Za­dig & Vol­tai­re, Hac­kett), re­lo­je­ría (TAG Heuer), motor (Le­xus), ins­ti­tu­cio­nes (Fun­da­ción Lau­reus), gas­tro­no­mía, tu­ris­mo, be­lle­za… Nos sen­ti­mos bien con to­das ellas por­que las sa­ca­mos de su en­torno na­tu­ral pa­ra acer­car­las al nues­tro. GQ: ¿De dón­de sur­gen las ideas a la ho­ra de ela­bo­rar una cam­pa­ña? C. S.: De la ex­pe­rien­cia. Yo ten­go 54 años, lle­vo en es­to des­de los 14 y sé que una idea te lle­va a otra. Tam­bién ayu­dan los re­fe­ren­tes. Por ejem­plo, en re­vis­tas como GQ pue­do ver pu­bli­ci­da­des, pues­tas en es­ce­na o di­se­ños que pue­den ser apli­ca­dos en even­tos y en to­do ti­po de cam­pa­ñas de co­mu­ni­ca­ción. GQ: Su­pon­go que des­pués de tan­to tiem­po te pue­des per­mi­tir ser exi­gen­te con los clien­tes con los que quie­res tra­ba­jar… ¿Qué tie­ne que te­ner una mar­ca pa­ra que tra­ba­jes pa­ra ella? C. S.: Tres con­di­cio­nes. Una: mu­chas ga­nas de pe­gar fuer­te. Dos: que ha­blar con la mar­ca sea un par­ti­do de te­nis, no un fron­tón. Y tres: que es­té dis­pues­ta a que­rer es­tar de mo­da sin per­der su pro­pio he­ri­ta­ge, su es­pí­ri­tu. GQ: ¿Has­ta qué pun­to ha cam­bia­do la tec­no­lo­gía vues­tra for­ma de co­mu­ni­car? ¿Re­sul­ta más sen­ci­llo ha­cer lle­gar vues­tro men­sa­je aho­ra que an­tes? C. S.: El ba­lan­ce es ab­so­lu­ta­men­te po­si­ti­vo. De he­cho, no­so­tros no po­dría­mos vi­vir sin las nue­vas tec­no­lo­gías. Aunque eso sí, que na­die se ol­vi­de de la im­por­tan­cia que tie­ne ce­nar con una mu­jer gua­pa a la luz de una ve­la, por­que eso no hay tec­no­lo­gía que lo sus­ti­tu­ya. Es so­lo un ejem­plo. Lo que quie­ro de­cir es que las tec­no­lo­gías es­tán muy bien pe­ro hay que sa­ber con­ser­var cier­tas tra­di­cio­nes y la par­te ro­mán­ti­ca de las re­la­cio­nes hu­ma­nas. Si yo quie­ro ha­blar de al­go im­por­tan­te con un clien­te o un ami­go no lo pue­do ha­cer a tra­vés de un co­rreo elec­tró­ni­co, ten­go que in­vi­tar­le a co­mer a un si­tio es­tu­pen­do y con­ver­sar con él. En la agen­cia hay 25 per­so­nas tra­ba­jan­do en el de­par­ta­men­to di­gi­tal, que es el que más ha cre­ci­do úl­ti­ma­men­te, y a todos ellos siem­pre les di­go lo mis­mo: acor­daos de man­te­ner el con­tac­to hu­mano. GQ: ¿Qué vir­tu­des tie­ne que te­ner una per­so­na que quie­ra tra­ba­jar en Glo­bally? C. S.: Ga­nas­de­co­mer­seel­mun­do.cuan­do yo iba a bus­car tra­ba­jo no pre­gun­ta­ba cuán­to iba a ga­nar, ni qué ho­ra­rio ten­dría ni cuán­tos días de va­ca­cio­nes. So­lo que­ría tra­ba­jar y co­mer­me el mundo por­que sa­bía que el di­ne­ro lle­ga­ría como con­se­cuen­cia del tra­ba­jo bien he­cho. Es tan im­por­tan­te la ap­ti­tud con 'p' como la ac­ti­tud con 'c'.

"Hoy no po­de­mos vi­vir sin las nue­vas tec­no­lo­gías, pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar la par­te ro­mán­ti­ca de las re­la­cio­nes hu­ma­nas"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.