'Show me the mo­ney!'

Una idea de ne­go­cio es sim­ple­men­te una en­te­le­quia has­ta que hay di­ne­ro de­trás de ella res­pal­dán­do­la. Los em­pren­de­do­res que ven con­ver­ti­dos sus sue­ños en reali­dad no son siem­pre aque­llos que tie­nen el ca­pi­tal pa­ra ma­te­ria­li­zar­los, sino los que sa­ben dón­de

GQ (Spain) - - Planta Egqriva -

En los úl­ti­mos años, a con­se­cuen­cia de la cri­sis eco­nó­mi­ca y los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros su­fri­dos por las en­ti­da­des ban­ca­rias –que han pro­pi­cia­do una pro­fun­da re­es­truc­tu­ra­ción del sec­tor– se ha vi­vi­do una im­por­tan­te res­tric­ción del cré­di­to, que des­de el BCE se ha tra­ta­do de co­rre­gir con una ba­ja­da de ti­pos de in­te­rés sin pre­ce­den­tes. Aun así, las en­ti­da­des ban­ca­rias han ex­tre­ma­do las cau­te­las a la ho­ra de pres­tar di­ne­ro aho­gan­do a un sec­tor esen­cial de la economía, el de las py­mes y los jó­ve­nes em­pren­de­do­res que, a fal­ta de ga­ran­tías su­fi­cien­tes pa­ra ac­ce­der al cré­di­to tra­di­cio­nal, han em­pe­za­do a re­cu­rrir a nue­vas plataformas que ofre­cen una vía pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des de ca­pi­tal de for­ma rá­pi­da o sen­ci­lla, y que ofre­cen una ma­yor agi­li­dad que los mé­to­dos clá­si­cos de fi­nan­cia­ción.

Fi­gu­ras como el crow­len­ding o los bu­si­ness an­gels han sur­gi­do con fuer­za inusi­ta­da al am­pa­ro de las nue­vas tec­no­lo­gías y del mo­de­lo de prés­ta­mo P2P (peer-to-peer). Aun cuan­do el mer­ca­do cre­di­ti­cio vuel­va a su cau­ce, los ex­per­tos acon­se­jan que la es­tra­te­gia de fi­nan­cia­ción de la nue­va reali­dad sea como la del aho­rro, don­de se man­tie­ne cier­to gra­do de di­ver­si­fi­ca­ción. El que la em­pre­sa no de­pen­da úni­ca­men­te de cré­di­tos ban­ca­rios re­dun­da en una me­jor sa­lud del ne­go­cio y re­du­ce los ries­gos a las res­tric­cio­nes cre­di­ti­cias, que pue­den lle­gar a aho­gar la ope­ra­ti­va de la em­pre­sa.

Vea­mos las al­ter­na­ti­vas de fi­nan­cia­ción más po­pu­la­res del mo­men­to, aunque, eso sí, de­ci­dir­se por unas u otras de­pen­de de un análisis ob­je­ti­vo del es­ce­na­rio eco­nó­mi­co que vi­ve la em­pre­sa y las ca­rac­te­rís­ti­cas y ne­ce­si­da­des del pro­yec­to a afron­tar.

1.PRÉS­TA­MO BAN­CA­RIO La fi­nan­cia­ción ban­ca­ria si­gue sien­do en Es­pa­ña la vía más usa­da por las em­pre­sas. El ac­ce­so al cré­di­to de­pen­de en to­do mo­men­to de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca, la evo­lu­ción del pre­cio ofi­cial del di­ne­ro y las ga­ran­tías que ca­da en­ti­dad exi­ge. Prés­ta­mos per­so­na­les a em­pren­de­do­res, lí­neas de cré­di­to, pó­li­zas… Son mu­chos los ins­tru­men­tos cre­di­ti­cios al ser­vi­cio de las em­pre­sas y ca­da ban­co es­tu­dia cuál de ellos se ade­cúa me­jor a ca­da pro­yec­to o cir­cuns­tan­cia.

2.'CROWD­FUN­DING' Es el sis­te­ma al­ter­na­ti­vo más po­pu­lar por su ha­bi­tual vin­cu­la­ción al sec­tor crea­ti­vo y cul­tu­ral, ya que per­mi­te el me­ce­naz­go co­lec­ti­vo de pro­yec­tos a cam­bio de re­com­pen­sas no mo­ne­ta­rias (sin te­ner que de­vol­ver ni la can­ti­dad apor­ta­da ni ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca al­gu­na). Ade­más, las plataformas ha­bi­li­ta­das pa­ra es­ta mo­da­li­dad co­bran una co­mi­sión en los pro­yec­tos que han cul­mi­na­do con éxi­to.

3.'CROWD­LEN­DING' So­li­ci­tud de cré­di­to a tra­vés de una pla­ta­for­ma on-li­ne que ana­li­za y ca­li­fi­ca el ries­go del pro­yec­to pre­sen­ta­do pa­ra tras­la­dar­lo a in­ver­so­res par­ti­cu­la­res. El ti­po de in­te­rés se de­ter­mi­na, bien por par­te de la pla­ta­for­ma o me­dian­te subas­ta, de­pen­dien­do de la ca­li­fi­ca­ción que se ad­ju­di­que a la com­pa­ñía en fun­ción del ries­go de im­pa­go que se le va­lo­re a par­tir de la in­for­ma­ción eco­nó­mi­ca apor­ta­da. Pa­ra ac­ce­der a es­ta mo­da­li­dad hay que es­pe­ci­fi­car tan­to una can­ti­dad a al­can­zar como un pla­zo pa­ra con­se­guir­lo.

4.

'BU­SI­NESS AN­GEL' El sue­ño de to­do em­pren­de­dor es en­con­trar a su ángel de la guar­da, ese in­ver­sor par­ti­cu­lar que se con­vier­te en ac­cio­nis­ta del pro­yec­to y apor­ta su ex­pe­rien­cia en el sec­tor ejer­cien­do de men­tor y guía. Es­te ti­po de aso­cia­cio­nes du­ran una me­dia de cin­co o seis años, tras los que el in­ver­sor ven­de las ac­cio­nes sa­cán­do­le un buen ren­di­mien­to. Es­ta es una fi­gu­ra muy po­pu­lar por su vin­cu­la­ción a las star­tups tec­no­ló­gi­cas.

5.

CA­PI­TAL-RIES­GO Los fon­dos y so­cie­da­des de ca­pi­ta­lries­go sue­len ser com­pa­ñe­ros de via­je tran­si­to­rios que en­tran en el ca­pi­tal de una em­pre­sa con gran po­ten­cial de cre­ci­mien­to como so­cios mi­no­ri­ta­rios que se mantienen al mar­gen de la ges­tión del día a día, pe­ro que sí in­ter­vie­nen en de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas a tra­vés del ase­so­ra­mien­to de un equi­po de pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­do que bus­ca un au­men­to de va­lor de la com­pa­ñía en po­co tiem­po pa­ra ven­der sus par­ti­ci­pa­cio­nes con una al­ta ren­ta­bi­li­dad.

6.

SO­CIE­DA­DES DE GA­RAN­TÍA RE­CÍ­PRO­CA Son una he­rra­mien­ta de ac­ce­so al cré­di­to ofi­cial, ya que ofre­cen ava­les fi­nan­cie­ros y téc­ni­cos an­te ban­cos y an­te la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca, po­si­bi­li­tan­do me­jo­res con­di­cio­nes en los cré­di­tos, con ti­pos de in­te­rés más ba­jos y pe­rio­dos de amor­ti­za­ción más lar­gos. Ac­ce­der a los ava­les tie­ne unos cos­tes y co­mi­sio­nes de aper­tu­ra y es­tu­dio, ade­más de ser ne­ce­sa­rio pa­gar un por­cen­ta­je de la fi­nan­cia­ción al ava­lis­ta (ci­fra re­cu­pe­ra­ble cuan­do la ope­ra­ción con­clu­ye).

7.

'FIN­TECH' Cré­di­tos rá­pi­dos in­di­ca­dos pa­ra cu­brir ne­ce­si­da­des de li­qui­dez tran­si­to­rias, ya que los in­tere­ses, de­ter­mi­na­dos en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la em­pre­sa so­li­ci­tan­te, sue­len es­tar en­tre los más al­tos del sec­tor cre­di­ti­cio. Las em­pre­sas que se de­di­can a ello ana­li­zan las so­li­ci­tu­des y dan res­pues­tas on-li­ne en ho­ras. Es­ta es una op­ción emi­nen­te­men­te pen­sa­da pa­ra la con­se­cu­ción de prés­ta­mos ur­gen­tes a de­vol­ver en po­cos me­ses.

8.

SUB­VEN­CIO­NES PÚ­BLI­CAS In­nu­me­ra­bles son las con­vo­ca­to­rias de ayu­das que las dis­tin­tas ad­mi­nis­tra­cio­nes ofre­cen pe­rió­di­ca­men­te pa­ra in­cen­ti­var la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca del sec­tor pri­va­do, el em­pleo y la in­no­va­ción. Es­ta fuen­te de ca­pi­tal de­be ser siem­pre con­si­de­ra­da como un ex­tra y no de­be en nin­gún ca­so to­mar­se como la ba­se de la es­tra­te­gia de fi­nan­cia­ción.

9.

UN NE­GO­CIO TRA­DI­CIO­NAL, UNA AC­TI­TUD AL­TER­NA­TI­VA El Ban­co San­tan­der se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra en­ti­dad en de­jar­se seducir por la pu­jan­za de los cré­di­tos P2P, don­de los par­ti­cu­la­res que apor­tan el di­ne­ro de­ci­den quién los re­ci­be. Has­ta aho­ra es­ta mo­da­li­dad se ha­bía rea­li­za­do a tra­vés de star­tups como Co­mu­ni­tae o Len­di­co, pe­ro su po­pu­la­ri­za­ción va in cres­cen­do y el fon­do de ca­pi­ta­lries­go Foun­da­tion Ca­pi­tal es­ti­ma que es­te sis­te­ma po­dría pro­du­cir cer­ca de 900.000 mi­llo­nes de eu­ros en cré­di­tos ca­da año. En ju­nio pa­sa­do, San­tan­der sus­cri­bió un acuer­do de co­la­bo­ra­ción con Fun­ding Cir­cle, una im­por­tan­te pla­ta­for­ma de prés­ta­mos P2P que en sus pri­me­ros cua­tro años ha mo­vi­do la sus­tan­cial can­ti­dad de 362 mi­llo­nes de eu­ros en prés­ta­mos pro­ve­nien­tes de in­ver­so­res par­ti­cu­la­res.

10.

FA­MI­LIA, DI­VINO TE­SO­RO En EE UU, don­de sa­ben mu­cho de em­pren­di­mien­to y cul­tu­ra em­pre­sa­rial, es ha­bi­tual que aque­llos que quie­ren po­ner en pie un nue­vo ne­go­cio con­vo­quen a fa­mi­lia­res y ami­gos a com­par­tir una agra­da­ble ve­la­da, en cu­yo trans­cur­so se pre­sen­ta de ma­ne­ra in­for­mal, pe­ro bien de­ta­lla­da, su nue­va aven­tu­ra em­pre­sa­rial, en­ca­re­cien­do a los asis­ten­tes a que sa­quen las che­que­ras y con­tri­bu­yan a ha­cer­la reali­dad en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des. En Es­pa­ña es más co­mún que los pa­dres se hi­po­te­quen pa­ra res­pal­dar a sus hi­jos em­pren­de­do­res.

POR AGUS­TÍN VELASCO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.