Día d: 14 de fe­bre­ro CÓ­MO GQ NO ACU­DIR A UNA CI­TA

Apuntes, ideas, con­se­jos y re­co­men­da­cio­nes en cla­ve de groo­ming pa­ra bri­llar en el día por ex­ce­len­cia de los enamo­ra­dos: San Valentín. So­bre to­do, si es la pri­me­ra

GQ (Spain) - - Ciudados -

Los hom­bres ate­so­ra­mos mu­chas vir­tu­des, pe­ro la su­ti­le­za no es una de ellas. Me­nos aun en lo to­can­te a usar fra­gan­cias.

En es­te ca­pí­tu­lo, pe­car por de­fec­to es in­fi­ni­ta­men­te me­jor que ex­ce­der­se con la do­sis. Si ha­bla­mos de un cua­tro va­po­ri­za­cio­nes –en el tor­so y a la al­tu­ra de los hom­bros– es la ci­fra má­gi­ca. Pues­tos a pro­vo­car des­ma­yos, que sean de emo­ción y arro­bo, no por una in­to­xi­ca­ción de va­po­res etí­li­cos. Nu­me­ro­sos es­tu­dios ase­gu­ran que las mu­je­res con­si­de­ran más sexy a un hom­bre con bar­ba. Bien. Otras en­cues­tas di­cen, por el con­tra­rio, que ellas los pre­fie­ren afei­ta­dos. Per­fec­to tam­bién. Al fi­nal, ni los gus­tos fe­me­ni­nos son uná­ni­mes ni todos los le que­dan igual a cual­quier va­rón. So­lo hay uno ter­mi­nan­te­men­te

prohi­bi­do: la bar­ba de uno o dos días. Por­que pi­ca, mu­cho, y si la be­sas va a ter­mi­nar con la ca­ra co­lo­ra­da y no pre­ci­sa­men­te

por el ru­bor. Se­gu­ro que pue­de pa­gar­se sus pro­pios No, no es una res­pues­ta po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta que uti­li­zan las fé­mi­nas pa­ra ocul­tar parafilias más sór­di­das y per­ver­sas. Las

ma­nos son una de las pri­me­ras par­tes en que se fi­jan de la anato­mía de un hom­bre. Si son gran­des y fuer­tes, le ins­pi­ra­rán

pro­tec­ción. Si, ade­más, es­tán per­fec­ta­men­te cui­da­das, le trans­mi­ti­rás que eres pul­cro, edu­ca­do y, aun más im­por­tan­te, que sa­brás to­car­la cuan­do lle­gue el mo­men­to. Una ma­ni­cu­ra es

la me­jor in­ver­sión que pue­des ha­cer an­tes de una ci­ta.

Jun­to al he­cho de in­ge­rir ali­men­tos ri­cos en ajo o ce­bo­lla, acu­dir a una ci­ta con los la­bios re­se­cos es lo más pa­re­ci­do que exis­te a pac­tar una de­rro­ta an­tes de em­pe­zar a ju­gar el par­ti­do. ¿Aca­so no deseas que tu no­che per­fec­ta cul­mi­ne con un be­so

de pe­lí­cu­la fren­te a su por­tal? Pues aplí­ca­te el cuen­to. No es ma­la idea lle­var en el bol­si­llo un hi­dra­tan­te pa­ra apli­car­lo tan­tas ve­ces como sea ne­ce­sa­rio. Pro­cu­ra, eso sí, que no te vea. No es cues­tión de ma­tar el romanticismo…

ÉL ELLA

BIOTHERM HOM­ME Ul­ti­ma­te Hand Balm. 50 ml, 12 €. SHI­SEI­DO MEN To­tal Re­vi­ta­li­zer Eye. 15 ml, 62 €. BIOTHERM HOM­ME To­tal Re­char­ge Eye. 15 ml, c. p. v. VICHY HOM­ME Co­de Pu­re­te. Gel de lim­pie­za pu­ri­fi­can­te. 100 ml, 9 €. KIEHL'S Daily Re­vi­ving Con­cen­tra­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.