Úsa­los o pí­de­te­los TRES BEAUTY-RE­GA­LOS QUE NO DE­BE­RÍAS HA­CER­LE

Elec­tro­do­més­ti­cos im­pres­cin­di­bles en la vi­da de un hom­bre.

GQ (Spain) - - Ciudados -

En apa­rien­cia, un bono de depilación lá­ser es el pre­sen­te per­fec­to: ca­ro, prác­ti­co y sin com­pli­ca­cio­nes. Sin em­bar­go, es­con­de un gra­ve in­con­ve­nien­te: due­le, due­le mu­cho. ¿Re­cuer­das cuan­do, re­ven­ta­do tras 30 km co­rrien­do, te acor­das­te de la ma­dre del cu­ña­do que te ins­cri­bió gra­tis en la ma­ra­tón?

¿Es así como quie­res que pien­se en ti mien­tras dis­fru­ta su re­ga­lo? Ca­si na­die se tie­ne a sí mis­mo por ce­lo­so, pe­ro crée­nos si te ad­ver­ti­mos de que re­ga­lar­le a tu pa­re­ja un ma­sa­je a cua­tro ma­nos, eje­cu­ta­do por dos bron­cí­neos y muscu­losos ma­ro­mos, es una de esas ideas de las que tar­de o tem­prano te aca­bas arre­pin­tien­do. Se­gu­ro que ella que­da­rá en­can­ta­da

de la vi­da, ¿pe­ro a qué pre­cio pa­ra ti? Me­jor un ma­sa­je en pa­re­ja.

En ge­ne­ral, to­da in­si­nua­ción de que tu pa­re­ja tie­ne un problema de so­bre­pe­so se­rá mal re­ci­bi­da, pe­ro aten­tar con­tra su au­to­es­ti­ma en una fe­cha tan im­por­tan­te es una tor­pe­za im­per­do­na­ble. Hay que ser muy ga­ñán pa­ra sa­car su celulitis a re­lu­cir a los pos­tres de una ce­na con ve­las. So­lo se nos

ocu­rre un re­ga­lo peor que ha­cer en San Valentín: una la­va­do­ra nue­va.

GAD­GETS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.