IDEAS ERÓ­TI­CO-FES­TI­VAS

GQ (Spain) - - Ciudados -

Se­gún un es­tu­dio de Gillette, ca­si tres de ca­da cua­tro mu­je­res con­si­de­ran muy sexy el ri­tual del afei­ta­do mas­cu­lino, y el he­cho de que ellas par­ti­ci­pen no pue­de sino in­cre­men­tar la car­ga sen­sual de la es­ce­na. Ni el mis­mí­si­mo Ja­mes Bond se ha re­sis­ti­do a de­jar­se ra­su­rar por una be­lla com­pa­ñe­ra. Por al­gu­na razón que in­tui­mos pe­ro no aprehen­de­mos, sen­tir có­mo una mano de­li­ca­da e inex­per­ta des­li­za una na­va­ja por nues­tro gaz­na­te tam­bién nos ero­ti­za. Así que miel so­bre ho­jue­las. Ade­más, es ba­ra­to, fá­cil, se pue­de ha­cer en ca­sa… ¿Y qué es lo peor que pue­de pa­sar? ¿Que te cor­ten la yu­gu­lar y te de­san­gres? Po­cas ex­pre­sio­nes de afec­to son tan car­na­les. Da igual que des­co­noz­cas por com­ple­to la téc­ni­ca. Un ma­sa­je con fra­gan­tes acei­tes esen­cia­les es siem­pre un caballo ga­na­dor. Des­pués de to­do, no se tra­ta de re­co­lo­car múscu­los o ali­viar con­trac­tu­ras, sino de en­tre­gar­se a un pu­ro ejer­ci­cio de vo­lup­tuo­si­dad que, quién sa­be, pue­de ir su­bien­do de tono has­ta aden­trar­se en otros te­rri­to­rios. Cú­rra­te la pues­ta en es­ce­na, con una mú­si­ca acor­de al mo­men­to, ve­las, in­cien­so… y la ex­pe­rien­cia se con­ver­ti­rá en un fes­ti­val sen­so­rial di­fí­cil de ol­vi­dar. Con­for­me au­men­ta la car­ga de res­pon­sa­bi­li­dad en nues­tras vi­das vamos te­nien­do ca­da vez me­nos tiem­po pa­ra no­so­tros mis­mos. To­mar­se un res­pi­ro y ha­cer una es­ca­pa­da a un spa en pa­re­ja es un buen mo­do de rom­per es­te círcu­lo vi­cio­so de es­trés. Pe­ro pue­de ser aun me­jor –o, al me­nos, más ro­mán­ti­co– si os lo mon­táis en vues­tro apar­ta­men­to. Des­pués de to­do, con un po­co de ima­gi­na­ción un cuar­to de ba­ño pue­de con­ver­tir­se en una sau­na, el dor­mi­to­rio en una ca­bi­na de tra­ta­mien­to y la co­ci­na en una ba­rra de zu­mos o un tem­plo de la co­ci­na sa­na. Po­déis fu­sio­nar el con­cep­to con cuan­tos pla­ce­res se os ocu­rran, des­de un buen vino a una ce­na pa­ra dos. To­tal, ¡es­táis en vues­tra ca­sa!

AFEI­TAR A TU PA­RE­JA

MA­SA­JE CON ACEI­TES ESEN­CIA­LES

MON­TAR UN SPA EN CA­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.