LA GRAN RE­BE­LIÓN DE RE­NÉ LA­COS­TE

En el vi­gé­si­mo aniver­sa­rio del fa­lle­ci­mien­to de es­te ju­ga­dor tar­dío (em­pe­zó a los 16), ga­na­dor de sie­te tor­neos Grand Slam y fun­da­dor de su pro­pia fir­ma, to­ca re­cor­dar la re­vuel­ta que mon­tó en las pis­tas de te­nis. An­tes de que crea­se su fa­mo­so po­lo, la eq

GQ (Spain) - - Estilo -

me ra­zo­na­ble pa­ra cual­quier crea­dor que as­pi­re a con­quis­tar el al­ma de una ca­sa his­tó­ri­ca, se con­si­de­ra­rá una ges­ta olím­pi­ca. Oli­vei­ra Bap­tis­ta es, por tan­to, una re­li­quia. Sin as­ti­llas, sin ter­mi­tas. Una suer­te de su­per­vi­vien­te. Cur­ti­do en los ta­lle­res de Ce­rru­ti, Le­mai­re y Max Ma­ra, su tra­ba­jo pa­ra La­cos­te ape­nas ha co­no­ci­do de­sai­res y sí so­na­dos elo­gios. Me­dia dé­ca­da re­vol­vien­do los ar­chi­vos del fun­da­dor de la ca­sa, Re­né Co­co­dri­lo La­cos­te (de su apo­do na­ce el fa­mo­so lo­go), le ha per­mi­ti­do rein­ven­tar­la y reivin­di­car­la con­ti­nua­men­te. Ni mal­di­ción de los tres años ni mie­do a her­niar­se. Es evi­den­te que al di­se­ña­dor le han de­ja­do ha­cer y no le han to­ca­do las na­ri­ces. Y él ha sa­bi­do res­pon­der.

Pe­se a la exis­ten­cia de sin­gu­la­ri­da­des como es­ta, lo cier­to es que, en la era de las ca­be­zas ro­dan­tes, la mo­da es­tá cam­bian­do a mar­chas agi­gan­ta­das. Es­ta his­té­ri­ca hui­da ha­cia ade­lan­te bus­ca evi­tar abs­ce­sos. Y con se­me­jan­te am­bien­te, el don­tan­cre­dis­mo no pa­re­ce re­co­men­da­ble. Si la mo­da es­tá en cons­tan­te cam­bio, no pa­re­ce que ha­ya una es­tra­te­gia al­ter­na­ti­va. Por eso tam­bién La­cos­te abor­da una nue­va eta­pa, aunque sin gran­des as­pa­vien­tos: la nue­va ola que afron­ta se ba­sa en po­ten­ciar los ico­nos clá­si­cos y re­in­ter­pre­tar to­do aque­llo que un día la hi­zo gran­de. El po­lo (la cé­le­bre che­mi­se), las re­fe­ren­cias de­por­ti­vas y los años 30 son los ejes so­bre los que se sus­ten­ta la nue­va co­lec­ción del di­se­ña­dor. Na­tu­ral pe­ro ele­gan­te, sen­ci­lla pe­ro grá­fi­ca. "Pa­ra mí es un re­to po­der in­no­var y apor­tar dis­tin­tos te­ji­dos y es­tam­pa­dos, pues es par­te del jue­go", ex­pli­ca Oli­vei­ra Bap­tis­ta. Se re­fie­re al jue­go de co­lo­res que ha he­cho ba­sán­do­se en las ban­de­ras na­cio­na­les. Ha frag­men­ta­do las en­se­ñas sui­za, fran­ce­sa, ja­po­ne­sa y es­ta­dou­ni­den­se y las ha adap­ta­do de mil ma­ne­ras di­fe­ren­tes. So­bre to­do, en los nue­vos po­los. "Es un icono es­ta­ble­ci­do, como el trench de Bur­berry", di­ce.

La ins­pi­ra­ción pa­ra la nue­va tem­po­ra­da lle­ga tras el úl­ti­mo en­car­go que ha re­ci­bi­do: ves­tir al equi­po fran­cés en las Olim­pia­das que se ce­le­bra­rán es­te ve­rano en Río de Ja­nei­ro. "De ahí sur­gió la idea pa­ra la nue­va co­lec­ción: es una ver­sión re­la­ja­da de la ele­gan­cia que con­ser­va la dis­tin­ción clá­si­ca de los te­nis­tas pe­ro con un to­que chic", afir­ma. En su ca­so, a la mal­di­ción de los tres años le so­bran tres. Y to­do por­que ha con­se­gui­do amaes­trar al co­co­dri­lo. El rep­til ya na­ve­ga en la nue­va ola.

IÑA­KI LA­GUAR­DIA

'OR­DEM E PRO­GRES­SO' La ci­ta que re­za la ban­de­ra bra­si­le­ña re­su­me bien la idea de la co­lec­ción pri­ma­ve­ra-ve­rano: co­lo­res vis­to­sos y ai­res de­por­ti­vos que pre­ten­den sim­bo­li­zar la di­ver­si­dad de un mundo glo­ba­li­za­do. POR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.