C

GQ (Spain) - - Travelling -

on­fe­sa­re­mos que al tiem­po de es­cri­bir es­tas le­tras aun no he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver un so­lo ca­pí­tu­lo de Bus­can­do el nor­te, la adap­ta­ción te­le­vi­si­va de An­te­na 3 del exi­to­so fil­me Per­dien­do el nor­te. Sin em­bar­go, nos atre­ve­re­mos a de­cir que es­ta co­me­dia fa­mi­liar na­ce con un gra­ve dé­fi­cit de ve­ro­si­mi­li­tud. Sin áni­mo de en­men­dar­le la pla­na a los di­rec­to­res de cas­ting o a los guio­nis­tas, ¿quién en su sano jui­cio po­dría tra­gar­se que un ti­po nor­mal como Álex –An­to­nio Ve­láz­quez en la se­rie– se arries­ga­ra a aban­do­nar en Es­pa­ña a una mu­jer como Elisa Mou­liaá pa­ra bus­car­se las ha­bi­chue­las en el ex­tran­je­ro? Sin­ce­ra­men­te, no ha­bía­mos asis­ti­do a se­me­jan­te atro­pe­llo au­dio­vi­sual del gé­ne­ro mi­gra­to­rio des­de Ven­te a Ale­ma­nia, Pe­pe. Pe­ro su­po­ne­mos que en eso con­sis­te la ma­gia del ci­ne. En que una chi­ca ale­gre, piz­pi­re­ta y ri­sue­ña se con­vier­ta en­ma­nue­la, "la no­via clá­si­ca, man­do­na y tra­di­cio­nal, que ya quie­re hi­po­te­ca e hi­jos" de la que tal vez, aunque so­lo tal vez, no da tan­ta pe­re­za ale­jar­se, di­ga­mos… 2.000 ki­ló­me­tros.

Mu­cho más creí­ble es que es­ta chi­ca next door con he­chu­ras de sex sym­bol se con­vir­tie­ra en la ten­ta­ción mo­re­na de Pa­co León e hi­cie­ra tam­ba­lear los ci­mien­tos de su re­la­ción con Alexandra Jiménez en Em­ba­ra­za­dos, la úl­ti­ma co­me­dia de Juana Macías. O que su me­tro se­ten­ta de con­tun­den­tes cur­vas ha­ya pues­to del re­vés el mundo del fút­bol tras su apa­ri­ción como maes­tra de ce­re­mo­nias en la ga­la de en­tre­ga de los pre­mios de la Li­ga BBVA. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, a es­ta ac­triz de só­li­da for­ma­ción tea­tral que se ini­ció en las ta­blas de la mano de su pa­dre a los ocho años le ha lle­ga­do la fa­ma como pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión. Ni las se­ries Águi­la Ro­ja, Ra­bia o Bor­gia –a pe­sar de que en es­ta úl­ti­ma mues­tra todos sus en­can­tos en la ple­ni­tud de sus 27 años– ha­bían con­se­gui­do pro­pul­sar­la al es­tre­lla­to po­pu­lar como el pro­gra­ma de ví­deos cu­rio­sos de La 1 Tve­mos; y pron­to re­pe­ti­rá como con­duc­to­ra de un es­pa­cio en la MTV. "Es­toy muy sor­pren­di­da por eso, pe­ro tam­bién con­mi­go mis­ma, por­que lo es­toy dis­fru­tan­do mu­cho. Ser pre­sen­ta­do­ra es al­go que no con­ce­bía, pe­ro a la vez es al­go que es­toy des­cu­brien­do. Po­ner­me en ese rol de co­mu­ni­ca­do­ra me re­sul­ta sen­ci­llo, pe­ro tam­bién es un re­to. Y me pa­re­ce muy di­ver­ti­do, so­bre to­do muy di­ver­ti­do".

La fa­ma, no obs­tan­te, aun no le ob­se­sio­na. "No me he men­ta­li­za­do na­da pa­ra eso", nos ase­gu­ra tras una de sus con­ta­gio­sas ri­so­ta­das. "No me quie­ro men­ta­li­zar. Si vie­ne, bien­ve­ni­da sea, es­toy con los bra­zos abier­tos al ca­ri­ño y al apo­yo de la gen­te, que por otro la­do ya es­toy re­ci­bien­do". Sus fans de nue­vo cu­ño –qui­zás es­tás em­pe­zan­do a ser­lo aho­ra mis­mo– pue­den tam­bién bus­car­la en pe­lí­cu­las como Al fi­nal todos mue­ren; en al­gún que otro anun­cio y en los ví­deos mu­si­ca­les de Iván Fe­rrei­ro (Pa­raí­sos per­di­dos), Izal (Tu con­ti­nen­te) o Lo­ve of Les­bian (Los días no vi­vi­dos). Por­que, apar­te del ci­ne –"pue­do ti­rar­me ocho ho­ras se­gui­das vien­do pe­lí­cu­las"–, la mú­si­ca es su otra gran pa­sión. "He si­do grou­pi, no muy, muy, muy grou­pi (ri­sas), pe­ro en mi ado­les­cen­cia era muy ma­la­sa­ñe­ra y muy roc­ke­ra, y me en­can­ta­ba ir a los con­cier­tos de Ex­tre­mo­du­ro, Re­in­ci­den­tes, o Boi­cot". Al­go de esa ac­ti­tud ju­ve­nil en­ca­na­lla aun sus dul­ces ras­gos. Si pien­sas que es otra chi­ca gua­pa más, te equi­vo­cas. Por­que que es­ta ma­dri­le­ña enamo­ra a la cá­ma­ra, es­tá cla­ro. Pe­ro que enamo­ra a cual­quie­ra en un ra­dio de diez me­tros, tam­bién. Y eso no se con­si­gue tan so­lo con una ca­ra bo­ni­ta.

POR HÉCTOR IZ­QUIER­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.