”(””

” NUN­CA HE TE­NI­DO NIN­GÚN COM­PLE­JO CON MI PELO. LOS CAL­VOS PUE­DEN SER MUY ATRAC­TI­VOS. A MI MU­JER LE GUS­TO ASÍ, CAL­VO Y CON BAR­BA (TRAS TRAS VER UNA POR­TA­DA QUE AFIR­MA­BA QUE ZI­DA­NE ERA EL QUIN­TO ME­JOR JU­GA­DOR DE LA HIS­TO­RIA, TRAS PE­LÉ, MA­RA­DO­NA, CRUYFF Y

GQ (Spain) - - Travelling -

de vi­vir con aquel cha­val tí­mi­do y es­pi­ga­do que des­pun­ta­ba en el AS Can­nes.

Asu ma­ne­ra, a Zi­da­ne le gus­ta­ría en­fun­dar­se un go­rro de la­na y ha­cer­se in­vi­si­ble en la gra­da, pa­ra des­de allí ejer­cer de pa­dre or­gu­llo­so de unos cha­va­les que apun­tan ma­ne­ras con el ba­lón. Sus cua­tro herederos cre­cen en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del club blan­co. En­zo, Lu­ca, Theo y El­yaz. Todos ellos jue­gan con el ape­lli­do a cues­tas, que pa­ra unas co­sas su­po­ne un em­pu­je y pa­ra otras un las­tre.

Al mar­gen del ba­lón, el mo­de­lo de la fir­ma Man­go se em­pleó en asun­tos pu­bli­ci­ta­rios y be­né­fi­cos, acom­pa­ña­do de Ro­nal­do (el gor­di­to) o Da­vid Beck­ham, ya sea como re­pre­sen­tan­te de la ONU o Uni­cef, como pa­drino de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea con­tra la Leu­co­dis­tro­fia, como re­cla­mo pa­ra los Par­ti­dos con­tra la Po­bre­za, em­ba­ja­dor mun­dial de Danone Na­tions Cup o como be­ne­fac­tor del pe­que­ño club de fút­bol fran­cés Ro­dez, de­bi­li­dad de su mu­jer. Con dos de sus her­ma­nos, Zi­ne­di­ne tam­bién ha pues­to en mar­cha el cen­tro de­por­ti­vo Le Com­ple­xe Z5 en Sé­nart, a 35 ki­ló­me­tros al sur de Pa­rís, que al­ber­ga va­rios cam­pos de fút­bol, gim­na­sios, res­tau­ran­te, tien­da de Adi­das y has­ta un mu­seo con los tro­feos del fut­bo­lis­ta.

Las mar­cas han ol­vi­da­do los se­gun­dos pos­tre­ros de Zi­da­ne como fut­bo­lis­ta, en la fi­nal del Mun­dial 2006, fren­te a la Ita­lia de Ma­te­raz­zi. "Esa úl­ti­ma ima­gen es te­rri­ble pa­ra mí, y tam­bién pa­ra un mon­tón de gen­te. En una ca­rre­ra exis­ten al­ti­ba­jos y eso for­ma par­te del ca­mino. Noes­toy or­gu­llo­so del ca­be­za­zo. Aque­llo for­ma par­te de las co­sas di­fí­ci­les de acep­tar", di­jo.

Al mar­gen de su cé­le­bre em­bes­ti­da a la pro­vo­ca­ción, su adiós a la com­pe­ti­ción re­sul­tó sen­ci­llo. "Po­día ha­ber se­gui­do un par de años, pe­ro sa­bía que me po­día fal­tar la adre­na­li­na de los gran­des par­ti­dos. Y to­mé la de­ci­sión. Eso es me­nos du­ro que cuan­do al­guien te di­ce 'se­ñor, le ha lle­ga­do la ho­ra", re­cor­dó mu­cho tiem­po des­pués.

Tras su re­ti­ra­da, el ini­cio de la nue­va vi­da de Zi­da­ne se ges­tó en 2011, cuan­do reali­zó dos cur­sos. Uno de en­tre­na­dor por la Fe­de­ra­ción Fran­ce­sa de Fút­bol y otro de ge­ren­te de­por­ti­vo, en Li­mo­ges. Du­ran­te ese pe­rio­do de for­ma­ción, cuen­tan que los pro­fe­so­res se mi­ra­ban a es­pal­das de la ce­le­bri­dad y se pre­gun­ta­ban qué na­ri­ces le iban a en­se­ñar al me­jor fut­bo­lis­ta de su épo­ca.

En 2012 te­nía ci­ta todos los lu­nes y los miér­co­les en Val­de­be­bas pa­ra di­ri­gir la can­te­ra del club. Al mis­mo tiem­po ha­cía pla­nes pa­ra di­ri­gir el­real­ma­drid, sin im­po­ner­se te­chos. "Soy am­bi­cio­so. Aho­ra soy en­tre­na­dor y me pre­gun­to por qué no ser se­lec­cio­na­dor. Me­gus­ta el equi­po de Fran­cia, he ves­ti­do esa ca­mi­se­ta, pe­ro ca­da co­sa a su tiem­po", de­cla­ró Zi­da­ne en una en­tre­vis­ta ha­ce más de un año al pe­rió­di­co mar­se­llés La Pro­ven­ce.

En ju­nio de 2013 com­par­tió los des­ve­los del ofi­cio a la ve­ra de Car­lo An­ce­lot­ti, con quien ga­nó la Dé­ci­ma. Aho­ra, el asis­ten­te del ita­liano cuen­ta con su ben­di­ción: "Va a ser un gran en­tre­na­dor. Tie­ne to­das las cua­li­da­des pa­ra ser un téc­ni­co ex­ce­len­te: ca­ris­ma, per­so­na­li­dad y ex­pe­rien­cia".

En 2014 se mon­tó la es­can­da­le­ra cuan­do Zi­ne­di­ne to­mó el man­do del ban­qui­llo del Real Ma­drid Cas­ti­lla sin te­ner el tí­tu­lo ho­mo­lo­ga­do. La con­tro­ver­sia du­ró se­ma­nas en un gre­mio qui­zás en­fer­mo de en­vi­dias. Pa­co Jé­mez, en­tre­na­dor del Ra­yo Va­lle­cano, ya ca­li­fi­có en­ton­ces de "ver­güen­za" que Zi­da­ne ejer­cie­ra sin car­net en Se­gun­da Di­vi­sión. Fi­nal­men­te ga­nó los li­ti­gios, lue­go se hi­zo una fo­to con el tí­tu­lo y con­ti­nuó en­tre­nan­do con to­das las de la ley.

La se­rie­dad y la dis­ci­pli­na le acom­pa­ñan des­de su es­treno en la di­rec­ción téc­ni­ca. Como ejem­plo, Zi­ne­di­ne ci­ta­ba a los cha­va­les del Real Ma­drid Cas­ti­lla una ho­ra an­tes del ini­cio de ca­da en­tre­na­mien­to. Los que lle­ga­ran con la se­sión em­pe­za­da ya sa­bían que te­nían que aflo­jar 1.000 eu­ros de mul­ta.

Es­te año, en vís­pe­ras de Re­yes, to­mó las rien­das del pri­mer equi­po. Por lo pron­to, nun­ca el es­treno de un téc­ni­co del Real Ma­drid fue tan ge­ne­ro­so en go­les como el su­yo en el fút­bol es­pa­ñol. Cin­co dia­nas al De­por­ti­vo de la Co­ru­ña y otras tan­tas al Spor­ting de Gi­jón en los dos pri­me­ros par­ti­dos. Aquel era su nú­me­ro. Sus men­sa­jes tam­bién de­ja­ron hue­lla. "Sa­lid a pa­sar­lo bien y a que el pú­bli­co se di­vier­ta". "Es­to pro­me­te", ce­le­bró a to­da pá­gi­na el L'équi­pe el día des­pués de su al­ter­na­ti­va en Cha­mar­tín. Los re­sul­ta­dos bal­sá­mi­cos han ale­ja­do las sus­pi­ca­cias de los que le re­pro­cha­ban su bi­so­ñez. Tras las vic­to­rias ini­cia­les lle­gó un em­pa­te an­te el Be­tis y an­te el tras­piés Zi­da­ne se mos­tró or­gu­llo­so de los su­yos, sin re­pro­char na­da a na­die. "El fút­bol es así. Si tú no la me­tes, pue­de pa­sar eso", di­jo a la pren­sa.

Z

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.