EL AR­TE DE VES­TIR­SE POR LOS PIES

Pue­de so­nar vie­juno, pe­ro nun­ca un di­cho fue más apro­pia­do. Pa­ra ce­le­brar sus 120 años de vi­da, un li­bro re­co­ge los za­pa­tos más icó­ni­cos de la fir­ma Ber­lu­ti. Zi­da­ne, Br­yan Ferry, De­par­dieu, Alain De­lon… y mu­chos otros ti­pos que ad­mi­ras no osan dar un pas

GQ (Spain) - - Style - Por MA­RÍA CON­TRE­RAS

Po­dría ser uno de los in­con­ta­bles even­tos que tie­nen lu­gar en la in­dus­tria de la mo­da. Hay se­ño­res con cor­ba­ta, mu­je­res ele­gan­tes y un me­nú de al­ta co­ci­na. Pe­ro de pron­to, la no­ta dis­cor­dan­te: los asis­ten­tes es­tán en cal­ce­ti­nes y sus za­pa­tos han si­do co­lo­ca­dos so­bre la me­sa jun­to a to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra lus­trar­los. Una maes­tra de ce­re­mo­nias ins­tru­ye a los asis­ten­tes en ese no­ble ri­tual, que in­clu­ye fro­tar­los con lino ve­ne­ciano hu­me­de­ci­do con unas gotas de Dom Pé­rig­non y ex­po­ner­los a la luz del pri­mer cuar­to cre­cien­te de la lu­na. Ha­bla­mos del Club Swann, una suer­te de so­cie­dad se­cre­ta pa­ra aman­tes del buen vi­vir y los bue­nos za­pa­tos que Ol­ga Ber­lu­ti pu­so en mar­cha en 1992 pa­ra aga­sa­jar a clien­tes es­co­gi­dos, y que la fir­ma re­cu­pe­ró en su des­fi­le de oto­ño 2015.

Es­ta es so­lo una de las mu­chas le­yen­das que ro­dean a es­ta mai­son de cul­to que aca­ba de cum­plir 120 años, y a la que no se le no­ta ni una arru­ga. En su lis­ta de clien­tes cé­le­bres siem­pre ha ha­bi­do más ar­tis­tas que hom­bres de ne­go­cios, aunque en­tre es­tos úl­ti­mos uno la ad­mi­ra­ba lo su­fi­cien­te como pa­ra com­prar­la: Ber­nard Ar­nault. Des­de 1993 Ber­lu­ti per­te­ne­ce a LVMH, y con An­toi­ne Ar­nault como CEO (re­ci­bió su pri­mer par a los 17 años) y Ales­san­dro Sar­to­ri (Pre­mio GQ al Me­jor Di­se­ña­dor 2015) como di­rec­tor crea­ti­vo –aunque aca­ba de anun­ciar que aban­do­na la mar­ca– se ha po­si­cio­na­do como una fir­ma in­te­gral que in­clu­ye prêt-à-por­ter y ac­ce­so­rios.

La jo­ya de la co­ro­na, sin em­bar­go, son sus za­pa­tos a me­di­da. To­do co­men­zó cuan­do el jo­ven za­pa­te­ro Ales­san­dro Ber­lu­ti se tras­la­dó a Pa­rís pa­ra mon­tar su pro­pio ta­ller. En 1895 creó su pri­mer mo­de­lo, el Ales­san­dro, rea­li­za­do con una so­la pie­za de cue­ro y sin nin­gu­na pun­ta­da a la vis­ta. Era tan sen­ci­llo, y a la vez tan re­vo­lu­cio­na­rio, que hoy si­gue es­tan­do en­tre los hits de la ca­sa. Los des­cen­dien­tes de Ales­san­dro (su hi­jo To­re­llo, su nieto Tal­bi­nio o la pri­ma de es­te, Ol­ga) de­ja­ron su pro­pio se­llo en el ne­go­cio fa­mi­liar. Ol­ga, la más trans­gre­so­ra, fue la res­pon­sa­ble de la fa­mo­sa pá­ti­na que es su mar­ca de fá­bri­ca, e in­tro­du­jo atre­vi­dos co­lo­res en un uni­ver­so que has­ta en­ton­ces so­lo se de­cli­na­ba en ne­gro y ma­rrón.

Pa­ra con­me­mo­rar su aniver­sa­rio, Ber­lu­ti aca­ba de pu­bli­car su pri­mer li­bro, Ber­lu­ti: At Their Feet (Riz­zo­li), que reúne 26 za­pa­tos con pe­di­grí. Del mo­de­lo más

an­ti­guo, unos za­pa­tos con cor­do­nes de 1895 que cal­za­ron a Proust (Glenn O'brien, au­tor de los tex­tos, los com­pa­ra por su sim­pli­ci­dad con una fi­gu­ra de Bran­cu­si), al más ac­tual, las bo­tas mi­li­ta­res de piel de cier­vo del di­rec­tor Larry Clark (2015), la obra in­clu­ye las bo­tas de es­quí de Ro­dol­fo­va­len­tino, los Monk Strap del du­que dewind­sor (era un clien­te tan fiel que le en­se­ñó a Ol­ga la la­za­da do­ble de los Wind­sor, que se con­vir­tió en el nu­do Ber­lu­ti), el dis­cre­to par ne­gro que Zi­da­ne se hi­zo es­ca­ri­fi­car o los Ox­ford bi­co­lo­res del dan­di Br­yan Ferry. El mo­de­lo Andy, sin em­bar­go, me­re­ce una men­ción es­pe­cial por lle­var apa­re­ja­da otra de esas le­yen­das que nun­ca sa­bes si son ver­da­de­ras o apó­cri­fas, pe­ro que de­ci­des creer­te de todos mo­dos. En 1962 una jo­ven­cí­si­ma Ol­ga Ber­lu­ti creó pa­ra Andy War­hol unos mo­ca­si­nes. Le que­da­ron per­fec­tos… ex­cep­to por un de­fec­to en la piel, una lí­nea que cru­za­ba el em­pei­ne. Ol­ga le ex­pli­có al ar­tis­ta que la piel pro­ce­día de un becerro rebelde que se ha­bía fro­ta­do con­tra una va­lla elec­tri­fi­ca­da. Andy de­cla­ró so­lem­ne­men­te que nun­ca vol­ve­ría a con­su­mir piel de be­ce­rros dó­ci­les. Quie­nes han vi­vi­do el ri­tual bes­po­ke lo des­cri­ben como una ex­pe­rien­cia ca­si tras­cen­den­te. To­do co­mien­za con la me­di­ción del pie; se ana­li­za su mor­fo­lo­gía, vo­lu­men, ar­co, an­cho, si­me­tría, pun­tos de apo­yo y dis­tri­bu­ción del pe­so. Pa­ra crear los za­pa­tos se ne­ce­si­tan has­ta 250 ope­ra­cio­nes, la in­ter­ven­ción de seis ar­te­sa­nos y unas 50 ho­ras de tra­ba­jo (150 si son bo­tas). Los za­pa­tos no tie­nen nú­me­ro ni lo­go, y son ab­so­lu­ta­men­te per­so­na­li­za­bles: des­de el ti­po de piel (la Ve­ne­zia, su ma­te­rial más em­ble­má­ti­co, es el re­sul­ta­do de años de in­ves­ti­ga­ción; pe­ro si bus­cas al­go más exó­ti­co pue­des ele­gir ti­bu­rón, la­gar­to, aves­truz o in­clu­so co­la de cas­tor) a cual­quier de­ta­lle dis­tin­ti­vo: un ta­tua­je, una fra­se, un bor­da­do, un mo­no­gra­ma. Un clien­te in­clu­so les pi­dió un trío (no es lo que es­tás pen­san­do): con dos za­pa­tos iz­quier­dos di­fe­ren­tes. Ló­gi­ca­men­te, lo arri­ba des­cri­to lle­va su tiem­po; has­ta un año, con­cre­ta­men­te, y no se pue­de ace­le­rar. Cuen­ta la leyenda (y van…) que cuan­do Dean Mar­tin lle­vó a Si­na­tra a Ber­lu­ti la es­pe­ra se le hi­zo tan in­con­ce­bi­ble a la­voz que aca­bó lle­ván­do­se unos de prêt-à-por­ter (y le du­ra­ron más que cual­quie­ra de sus es­po­sas).

El pre­cio de un par a me­di­da ro­za las cin­co ci­fras, pe­ro a pe­sar de ello, el bes­po­ke pa­re­ce vi­vir un mo­men­to do­ra­do. Lo ex­pli­ca Jus­tin O'shea, di­rec­tor de Mo­da de Myt­he­re­sa.com: "Hoy más que nun­ca, se va­lo­ra la in­de­pen­den­cia y la in­di­vi­dua­li­dad. La con­fec­ción a me­di­da es la úni­ca opor­tu­ni­dad que tie­nen los hom­bres de dis­fru­tar del ver­da­de­ro lu­jo, y de crear su pro­pio es­ti­lo dis­tin­ti­vo". Y lo co­rro­bo­ra Jo­nat­han Da­niel Pry­ce, fo­tó­gra­fo y crea­dor del blog Gar­con­jon.com: "Gra­cias a la tec­no­lo­gía y a la ca­pa­ci­dad ac­tual pa­ra cus­to­mi­zar­lo to­do, la de­man­da por po­seer ob­je­tos úni­cos ha au­men­ta­do tan­to que pa­re­ce que el úni­co lu­jo ver­da­de­ro es po­seer al­go que sea com­ple­ta­men­te a me­di­da". Pry­ce le atri­bu­ye una di­men­sión emo­cio­nal a los za­pa­tos ("son la cla­ve del out­fit de un hom­bre por­que cam­bian su ma­ne­ra de ca­mi­nar y has­ta su con­fian­za en sí mis­mo", ase­gu­ra), y en eso coin­ci­de con Ber­lu­ti, que siem­pre ha ali­men­ta­do la idea de que con sus crea­cio­nes pue­des lle­gar a don­de te pro­pon­gas. Tal vez sea cier­to. No hay más re­pa­sar su lis­ta de clien­tes.

BR­YAN FERRY El gentle­man in­glés es uno de los eles a es­ta ex­clu­si­va rma, como prue­ban es­tos Ox­ford bi­co­lor a me­di­da.

ZI­NE­DI­NE ZI­DA­NE Pa­ra un fut­bo­lis­ta, un par de za­pa­tos ha de ser como un guan­te pa­ra el res­to de los mor­ta­les, como es­te mo­de­lo a me­di­da que el mis­mo Zi­zou pi­dió es­ca­ri car.

MAR­CEL PROUST Es­tos sen­ci­llos za­pa­tos con cor­do­nes da­tan de 1895, y es uno de los mo­de­los más an­ti­guos de la rma Ber­lu­ti.

BER­LU­TI: At Their Feet De Glenn O'brien, con ilus­tra­cio­nes de Mathias Au­gusty­niak y fo­to­gra­fías de Er­wan Fro­tin (ed. Riz­zo­li, 68 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.