Has si­do muy bue­na con­mi­go

GQ (Spain) - - Style -

Tres pe­lí­cu­las re­cu­rren­tes pa­ra atem­pe­rar un es­ta­do de áni­mo pre­vio a la cons­ti­tu­ción de Go­bierno, si a es­tas al­tu­ras no hay to­da­vía o es­tá Es­pa­ña a la de­ri­va en la bal­sa de pie­dra de Sa­ra­ma­go, Jo­sé:

Los pri­me­ros 15 mi­nu­tos de La gran be­lle­za son ca­si de tra­ta­mien­to psi­quiá­tri­co con­tra la ame­na­za de de­pre­sión: es im­po­si­ble no ver­los y sa­lir in­dem­ne. Re­cu­pe­ra uno el vi­gor ex­tra­ño que lle­va a que­rer ga­nar di­ne­ro al pun­to de com­prar­se una te­rra­za con vis­tas al Coliseo. Aca­ba de pa­sar por mi ca­sa un ami­go que se va a vi­vir a Ro­ma co­bran­do me­nos di­ne­ro por­que quie­re ha­cer­se el Gam­bar­de­lla, sin sa­ber que Gam­bar­de­lla no co­bra mu­cho o po­co, sino que deam­bu­la en­tre los res­tos de una su­pues­ta for­tu­na y aú­lla en­tre mu­je­res jó­ve­nes con las que se acues­ta con des­ga­na, si se acues­ta. Esa vi­da no con­vie­ne a mi ami­go, pe­ro a la ju­ven­tud no hay quien la en­tien­da: en su ipho­ne so­lo sue­na, cuan­do se po­ne los au­ri­cu­la­res, "mue­ve la colita, ma­mi­ta ri­ca, mue­ve la colita". Yo ha­go por com­pren­der­lo, pe­ro pre­fie­ro po­ner­me los 15 mi­nu­tos en ca­sa y no el res­to de la vi­da en una apues­ta que so­lo pue­de sa­lir mal, de ahí tam­bién su par­ti­cu­lar en­can­to.

Ame­ri­can Beauty, cla­ro. Sue­lo de­cir que me cues­ta mu­cho co­lo­car­me del la­do de Les­ter y su des­equi­li­bra­da pe­ro tan com­pren­si­ble pa­sión: quie­re fo­llar­se a la ami­ga de su hi­ja, cla­ro que sí, y es­tá a pun­to de chu­par­le sus lin­das te­tas en el sofá de ca­sa. No me cues­ta de­fen­der la fri­vo­li­dad de esa ru­bi­ta cu­ya úni­ca am­bi­ción es no ser vul­gar, esa ani­ma­do­ra de ins­ti­tu­to que des­pre­cia a "los ra­ros" y que pre­su­me de fo­llar más que na­die, aun sien­do vir­gen, que es como se pre­su­me de fo­llar. Es la gen­te im­per­fec­ta que nos da la vi­da, tan le­jos de los con­ven­cio­na­lis­mos que aca­ban fun­dan­do uno pro­pio. Les­ter en la du­cha, el mo­men­to más fe­liz de mundo. Les­ter en la mas­tur­ba­ción como Kings­ley Amis en el al­cohol, cuan­do la­men­ta­ba la vi­da de los abs­te­mios: cuan­do se des­pier­tan sa­ben que el día siem­pre va a ir a peor.

Las­ho­ras, la pe­lí­cu­la de Step­hen Daldry, y su par­ti­cu­lar mo­men­to mi­la­gro­so. Son los úl­ti­mos mi­nu­tos del per­so­na­je de Ed Ha­rris, Ri­chard, un en­fer­mo de si­da

"Los­pri­me­ros15mi­nu­tos­de'la­gran­be­lle­za'son­ca­si­de tra­ta­mien­to­psi­quiá­tri­co­con­tra­laa­me­na­za­de­de­pre­sión"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.