Ma­la­sa­ña 24 h

Mo­derno pe­ro ya to­do un clá­si­co.

GQ (Spain) - - Gourmet - Ham­bur­gue­sas

tech,

El ba­rrio más hips­ter de Ma­drid no se ha ol­vi­da­do de la gas­tro­no­mía, y ofre­ce ex­ce­len­tes ra­zo­nes al foo­die pa­ra de­jar­se caer por sus ca­lles. Una bue­na ra­ción de shop­ping, un pa­rén­te­sis fren­te a una bue­na me­sa y la me­jor ofer­ta noc­tur­na de la ca­pi­tal son ar­gu­men­tos im­ba­ti­bles a la ho­ra de di­ri­gir nues­tros pa­sos ha­cia el pe­rí­me­tro más vi­vo de la ca­pi­tal. Si hay un rin­cón de Ma­drid que no duer­me es Ma­la­sa­ña. Gue­to de hips­ters y en­cla­ve cas­ti­zo, pa­tear sus ca­lles equi­va­le a sor­tear ci­clis­tas con bar­ba, pe­rros de ra­zas fas­hion y ma­na­das de mo­der­nos con ca­mi­sas de cua­dros. El día es lar­go, y pa­ra no des­fa­lle­cer en­tre la fau­na na­ti­va lo me­jor es em­pe­zar el día con un desa­yuno (1) –o brunch, si no ma­dru­gas­te– en Fe­de­ral Ca­fé (pla­za Co­men­da­do­ras, 9), un re­cin­to de ai­res nór­di­cos don­de po­drás de­gus­tar al­gu­na de sus mor­ning­bur­gers o una tos­ta­da con agua­ca­te, li­món, ci­lan­tro y que­so fe­ta. (2) Con las pi­las car­ga­das uno pue­de ya di­ri­gir­se al Mer­ca­do de San Il­de­fon­so (Fuen­ca­rral, 57), con mul­ti­tud de pues­tos pa­ra todos los gus­tos y el es­pí­ri­tu de los street mar­kets, don­de la gas­tro­no­mía es el pre­tex­to idó­neo pa­ra so­cia­li­zar en la me­jor com­pa­ñía. (3) Tras las com­pras, na­da me­jor que cum­plir con el ri­to del ape­ri­ti­vo, pa­ra lo que nos vamos a La Ar­do­sa (Co­lón, 13) a dis­fru­tar de un ver­mú de gri­fo con si­fón y un buen pin­cho de tor­ti­lla en una ta­ber­na con mu­cha his­to­ria de­trás. (4) Que­da mu­cho tra­jín por de­lan­te y hay que co­ger fuer­zas, así que bus­ca­mos si­tio en Res­tau­ran­te La­ra (Co­rre­de­ra Ba­ja de San Pa­blo, 4), una ca­sa de co­mi­das de los 50 aje­na a la apoteosis mo­der­na del ba­rrio, con un me­nú sen­ci­llo de los de to­da la vi­da don­de te sen­ti­rás como en ca­sa. (5) En Ma­la­sa­ña, oa­sis del postureo, no hay que des­cui­dar el in­te­lec­to, y el ca­fé nos lo to­ma­re­mos en Ti­pos In­fa­mes (San Joa­quín, 3), una li­bre­ría con su pro­pia ca­fe­te­ría (¿o es al re­vés?) don­de ma­ri­dan li­te­ra­tu­ra con vi­nos: si con­si­gues sen­tar­te en la co­di­cia­da me­sa que da al ven­ta­nal de la ca­lle te sen­ti­rás muy je­fe (y un po­co ani­mal sun­tua­rio en un zoo). (6) Tras echar la so­bre­me­sa en­tre lec­tu­ras y ter­tu­lias, na­da me­jor que un Spritz, el in­fa­li­ble be­be­di­zo con el que los ita­lia­nos pro­lon­gan sus ce­nas, en Ita­lia­na Ma­drid (Co­rre­de­ra Ba­ja de San Pa­blo, 10), un ca­fé-li­bre­ría con pin­ta de au­la es­co­lar que ade­más pre­pa­ra bue­nos ca­puc­ci­nos. (7) La tar­de se des­pi­de y la no­che pron­to nos pe­di­rá gue­rra, así que lo me­jor es ce­nar en Ma­ri­cas­ta­ña (Co­rre­de­ra Ba­ja de San Pa­blo, 12), ba­jo cu­yo en­can­to rús­ti­coin­dus­trial, es­te­reo­ti­pa­do pe­ro en­can­ta­dor, y con olor a tru­fa, hay una co­ci­na muy cu­qui ap­ta pa­ra todos los pú­bli­cos y en ho­ra­rio dié­sel (no pa­ses por al­to sus cro­que­tas de ra­bo de to­ro o su tar­ta flam­bea­da de al­ca­cho­fa). (8) Nues­tro la­do noc­tám­bu­lo se abre pa­so a em­pu­jo­nes y nos lle­va a deam­bu­lar ávi­dos de his­to­rias por los al­re­de­do­res: un cóc­tel tar­dío en Mar­tí­nez Bar (Bar­co, 4) o una pri­me­ra ron­da en el mí­ti­co Tup­per­wa­re (Co­rre­de­ra Al­ta de San Pa­blo, 26) pue­den ser un buen preám­bu­lo de una no­che de bai­le en La Vía Lác­tea (Velarde, 18), un tem­plo in­có­lu­me de la Mo­vi­da que ha sa­bi­do adap­tar­se a los tiem­pos con arre­glo a los dic­ta­dos del pop&roll, y cu­ya va­rio­pin­ta clien­te­la (tan di­ver­sa como en la can­ti­na de Star Wars) in­clu­ye por igual a in­dies, roc­kers,pin-ups del ba­rrio y des­pis­ta­dos an­sio­sos de pi­sar la me­ca ma­la­sa­ñe­ra de los 80. El res­to de la his­to­ria la es­cri­bes tú.

pro­to-hips­ter.

La Ar­do­sa, ver­mú de gri­fo en la bo­de­ga más

Ma­ri­cas­ta­ña, un lo­cal de de­co­ra­ción rús­ti­co-in­dus­trial.

En Mar­tí­nez, ade­más de co­pas, tam­bién hay tar­tas.

Desa­yu­nos o me­rien­das. En Ma­la­sa­ña ya no hay ho­ra­rios.

Leer con una bue­na co­pa de vino. El plan pa­ra Ti­pos In­fa­mes.

La mo­der­ni­dad tam­bién se sa­bo­rea en un buen po­ta­je.

¿Una ce­na a la ita­lia­na? Que no te fal­te el Spritz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.