Las flo­res del bien

Vi­si­ta­mos a Bep­pe Mus­so, maes­tro mez­cla­dor de Mar­ti­ni, y lo en­con­tra­mos su­su­rran­do poe­mas a las plan­tas. Las agu­jas que mar­can la ho­ra del ape­ri­ti­vo las cus­to­dia él mis­mo.

GQ (Spain) - - Gourmet -

Es­te pia­mon­tés que ha­bla in­glés de aque­lla ma­ne­ra, can­tan­do y en­fa­ti­zan­do las úl­ti­mas con­so­nan­tes de las pa­la­bras, tie­ne la fies­ta mun­dial en sus ma­nos. O más bien en su na­riz. Jun­to con su com­pa­ñe­ro Ivano To­nut­ti, maes­tro herborista de Mar­ti­ni, se­lec­cio­na y mez­cla los bo­tá­ni­cos y los vi­nos que com­po­nen el ver­mú más fa­mo­so del mundo. Lle­va 20 años ca­llan­do la mis­te­rio­sa re­ce­ta y sal­va­guar­dan­do las esen­cias de una ca­sa cen­te­na­ria. "Mi mi­sión con­sis­te en res­pe­tar es­cru­pu­lo­sa­men­te la mez­cla se­cre­ta del Mar­ti­ni Ros­so o Mar­ti­ni Bian­co que he­re­dé de mi men­tor, Lu­ciano Boe­ro", ex­pli­ca. Re­cien­te­men­te re­ci­bió un en­car­go que pu­so a prue­ba su pa­cien­cia: crear el ver­mú Mar­ti­ni Ri­ser­va Spe­cia­le en dos ver­sio­nes –Ru­bino y Am­bra­to–, una ima­gi­na­ti­va vi­sión de la fór­mu­la ori­gi­nal, más re­fi­na­da, que rin­de ho­me­na­je al es­pí­ri­tu ar­te­sa­nal de una mar­ca es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­da con la iden­ti­dad ita­lia­na. "Me he ser­vi­do de la in­tui­ción pa­ra equi­li­brar el sa­bor, el olor y el co­lor". Al pa­re­cer, las fór­mu­las ori­gi­na­les de Mar­ti­ni, que lle­van años pro­te­gi­das en una ca­ja fuer­te en Ginebra, pa­re­cían in­to­ca­bles. Pe­ro es que Mus­so es mu­cho Mus­so. No ol­vi­de­mos que la ho­ra del ape­ri­ti­vo la mar­ca él.

'VER­MOUTH DI TO­RINO' Mus­so le po­ne un mi­mo más es­me­ra­do al mé­to­do de pro­duc­ción del Mar­ti­ni Ri­ser­va Spe­cia­le, ela­bo­ra­do con cu­bas de ro­ble de Pia­mon­te. CA­SA MAR­TI­NI En Pes­sio­ne di Chie­ri, al nor­te de Ita­lia, se en­cuen­tra el lu­gar don­de arrai­gan las raí­ces

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.