¿Es la 'ube­ri­za­ción' de la economía el fin de una era?

Nues­tro sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta tie­ne dos op­cio­nes: o en­trar en gue­rra con el fe­nó­meno Uber, ese enemi­go in­sos­pe­cha­do que ame­na­za el es­ta­do de bie­nes­tar, o asu­mir que la economía co­la­bo­ra­ti­va es­tá en al­za pa­ra intentar re­gu­lar­la y sa­car (al­go de) pro­ve­cho.

GQ (Spain) - - Planta E GQ Tiva -

Par­ti­cu­la­res que ofre­cen ser­vi­cios y que pue­den fac­tu­rar y ga­nar di­ne­ro con apps mó­vi­les al tiem­po que po­nen en ja­que a un buen pu­ña­do de sec­to­res tra­di­cio­na­les. ¿Es el ejem­plo de la pla­ta­for­ma de ta­xis Uber el ini­cio de un cam­bio sin vuel­ta atrás en nues­tro sis­te­ma eco­nó­mi­co? Se abre pa­so el con­cep­to ube­ri­za­ción de la economía, que su­po­ne un an­tes y un des­pués en el ca­pi­ta­lis­mo y en el di­se­ño que he­mos per­ge­ña­do du­ran­te dé­ca­das pa­ra adap­tar­nos de la ma­ne­ra más pro­ve­cho­sa a él. Te ex­pli­ca­mos lo po­si­ti­vo y lo ne­ga­ti­vo de es­ta nue­va ten­den­cia en es­tas 15 claves: 1. El con­cep­to pro­vie­ne de Uber, la pla­ta­for­ma mó­vil que per­mi­te a par­ti­cu­la­res ofre­cer ser­vi­cio de ta­xi con su co­che pri­va­do (sin li­cen­cia, cla­ro). Su éxi­to le­van­tó en ar­mas al gre­mio de ta­xis­tas, que pro­vo­có que en al­gu­nos paí­ses –como Es­pa­ña– se prohi­bie­ra el uso de Uber vía tri­bu­na­les. Ve­re­mos cuán­to tiem­po aguan­ta aquí esa prohi­bi­ción…

2. Lau­be­ri­za­ción­pre­sen­ta un re­to enor­me pa­ra los sec­to­res afec­ta­dos di­rec­ta­men­te, que ca­da vez son más y de dis­tin­tos ám­bi­tos. El úl­ti­mo y más sor­pren­den­te, el fi­nan-

cie­ro, ya que se es­tá apos­tan­do por crear ban­cos di­ri­gi­dos a los mi­llen­nials y ges­tio­na­dos ex­clu­si­va­men­te con apps vía mó­vil –sin per­so­nal ni ofi­ci­nas ni su­cur­sa­les– y con webs que so­lo son un sim­ple res­pal­do o back-up tes­ti­mo­nial.

3. Has­ta aho­ra la economía se ha ba­sa­do en una or­ga­ni­za­ción ver­ti­cal en­tre em­pre­sa, asa­la­ria­dos y ad­mi­nis­tra­ción y ha es­ta­do fuer­te­men­te su­je­ta a una in­ter­me­dia­ción en­tre el sec­tor que pro­du­cía al­go y el con­su­mi­dor que lo com­pra­ba. Esa in­ter­me­dia­ción ha crea­do un gran sec­tor ser­vi­cios (con ad­mi­nis­tra­ti­vos, se­cre­ta­rias, con­ta­bles, pu­bli­ci­ta­rios, etc.) en todos los ám­bi­tos y con múl­ti­ples ra­mi­fi­ca­cio­nes.

4. La ad­mi­nis­tra­ción, me­dian­te le­yes y nor­mas (te­ner li­cen­cia pa­ra po­der te­ner un ta­xi), re­gu­la los sec­to­res pro­duc­ti­vos pa­ra jus­ti­fi­car un con­jun­to de im­pues­tos y pa­ra ga­ran­ti­zar­le al con­su­mi­dor que los ser­vi­cios cum­plen cier­tos re­qui­si­tos de ca­li­dad (que el ta­xis­ta es­tá ha­bi­li­ta­do pa­ra ejer­cer de con­duc­tor, por ejem­plo).

5. Ta­xis o alo­ja­mien­tos pi­ra­tas han exis­ti­do siem­pre. Pe­ro gra­cias a in­ter­net y a las apli­ca­cio­nes­mó­vi­les, el nú­me­ro po­ten­cial de clien­tes no tie­ne lí­mi­tes ni már­ge­nes. Y gra­cias a la in­ter­ven­ción de los con­su­mi­do­res, con sus opi­nio­nes a fa­vor o en con­tra, las dis­tin­tas plataformas ad­quie­ren la con­fian­za que re­quie­re el in­di­vi­duo pa­ra de­ci­dir­se a op­tar (o no) por ese ser­vi­cio.

6. Con el tiem­po, la re­la­ción en­tre el Go­bierno, que re­gu­la la pro­duc­ción de ser­vi­cios (de­fen­dien­do al con­su­mi­dor), y el ciu­da­dano, que de­po­si­ta su con­fian­za en es­ta fun­ción, ha vo­la­do por los ai­res. Por va­rios mo­ti­vos, pe­ro sin du­da los fun­da­men­ta­les han si­do la cri­sis eco­nó­mi­ca y la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas más ba­ra­tas.

7. El con­su­mi­dor no per­ci­be que el fac­tor vi­gi­lan­te de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca sea de­ci­si­vo. Ve corrupción, es­ta­fas, gen­te que se sal­ta las nor­mas, que ha­ce apa­ños y co­rrup­te­las, así que asu­me el ries­go de la ube­ri­za­ción como un fe­nó­meno con pro­ba­bi­li­da­des de ame­na­za y es­ta­fa si­mi­la­res a las que po­dría en­con­trar en el­mer­ca­do nor­mal re­gu­la­do. Pe­ro cla­ro, sien­do to­do mu­chí­si­mo más ba­ra­to.

8. El ejem­plo de ube­ri­za­ción or­de­na­da por an­to­no­ma­sia es Spo­tify. La pla­ta­for­ma de mú­si­ca on-li­ne vía strea­ming se ha lle­va­do por de­lan­te al sis­te­ma clá­si­co de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción co­mer­cial de mú­si­ca y ha ele­va­do a reali­dad cris­ta­li­za­da el con­cep­to "so­cie­dad de cos­te mar­gi­nal nu­lo" acu­ña­do por el eco­no­mis­ta Je­remy Rif­kin.

9. El cos­te mar­gi­nal es un tér­mino que en economía de­fi­ne cuán­to nos cues­ta ha­cer la úl­ti­ma uni­dad pro­du­ci­da en una fá­bri­ca. Es de­cir, el cos­te es nu­lo cuan­do la úl­ti­ma ne­ve­ra o el úl­ti­mo co­che no cues­ta ca­si na­da pro­du­cir­lo. As­po­tify, las de­man­das de un nue­vo clien­te que se abo­na al sis­te­ma pre­mium y quie­re el úl­ti­mo dis­co de Phil Co­llins le su­po­ne un cos­te ce­ro de pro­duc­ción. Si se abo­nan mil per­so­nas, o un mi­llón, los cos­tes son prác­ti­ca­men­te los mis­mos.

10. En el ca­so de Uber, de los alo­ja­mien­tos de Airbnb, de los cur­sos por in­ter­net de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford o de Bla­bla­car, la apa­ri­ción de la ofer­ta y su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción tie­nen cos­tes ca­si nu­los, una de las claves de lo que se ha bau­ti­za­do como economía co­la­bo­ra­ti­va y en la que los con­su­mi­do­res pasan tam­bién a pro­du­cir pro­duc­tos o ser­vi­cios. Apa­re­ce un nue­vo in­di­vi­duo, el pro­su­mi­dor, que sus­ti­tu­ye al con­su­mi­dor. Rif­kin di­xit.

11. Es­tas nue­vas plataformas son muy bue­nas pa­ra el con­su­mi­dor, cla­ro, pe­ro muy ne­ga­ti­vas pa­ra los sec­to­res afec­ta­dos por el in­tru­sis­mo, que ven en pe­li­gro un mo­de­lo de ne­go­cio so­bre el que se sus­ten­tan el me­ca­nis­mo cen­tral del ca­pi­ta­lis­mo y los mi­llo­nes de em­pleos que de­pen­den de él. Al igual que pa­só con Naps­ter, y aho­ra con Uber, la Jus­ti­cia po­drá po­ner par­ches, pe­ro no puer­tas al cam­po.

12. La ube­ri­za­ción abre la puer­ta a otro se­gun­do fe­nó­meno: la fac­tu­ri­za­ción del mer­ca­do la­bo­ral. Es de­cir, el pro­ce­so en el que la gen­te de­ja de te­ner un sa­la­rio y pa­sa a fun­cio­nar a tra­vés de fac­tu­ras. Has­ta aho­ra, el nú­cleo de la ma­sa la­bo­ral era gen­te con una nó­mi­na, pe­ro en es­ta economía co­la­bo­ra­ti­va don­de cual­quie­ra pue­de ofre­cer ser­vi­cios es­ta­ría­mos ha­blan­do de par­ti­cu­la­res que, con suer­te, emi­ten sus pro­pias fac­tu­ras.

13. Es­ta fac­tu­ri­za­ción crea un problema nue­vo. Hoy, nues­tro es­ta­do de bie­nes­tar y nues­tro sis­te­ma pú­bli­co de in­gre­sos de­pen­den de las re­ten­cio­nes, de las de­cla­ra­cio­nes de IRPF y de los pa­gos a la Se­gu­ri­dad So­cial que ha­ce­mos los asa­la­ria­dos ba­jo la lu­pa y el con­trol de Ha­cien­da. Pe­ro si au­men­ta mu­cho la ube­ri­za­ción de los co­ti­zan­tes y suben en exceso los que pasan a ga­nar­se la vi­da fac­tu­ran­do, el sis­te­ma su­fri­rá, y mu­cho, pues­to que no es­tá di­se­ña­do pa­ra li­diar con es­ta ten­den­cia. Ha­bría que re­di­se­ñar el mo­de­lo y, so­bre to­do, bus­car la ma­ne­ra de evi­tar que ha­ya frau­de.

14. Otro problema aña­di­do: la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de es­te fe­nó­meno, que po­cos o ca­si na­die tie­nen en cuen­ta. Si un tra­duc­tor de chino ofre­ce su ser­vi­cio vía web a un em­pre­sa­rio es­pa­ñol, y es­te pa­ga por ese ser­vi­cio de tra­duc­ción de­ter­mi­na­do me­dian­te una trans­fe­ren­cia ban­ca­ria… ¿quién y có­mo pa­ga o re­cau­da im­pues­tos de es­ta ac­ti­vi­dad?

15. Es­te fe­nó­meno de la ube­ri­za­ción pre­sen­ta ven­ta­jas pa­ra el con­su­mi­dor, que en­cuen­tra co­sas más ba­ra­tas, y re­tos muy com­ple­jos no so­lo pa­ra los sec­to­res em­pre­sa­ria­les afec­ta­dos por la nue­va com­pe­ten­cia, sino tam­bién pa­ra un sis­te­ma del bie­nes­tar di­se­ña­do pa­ra que ha­ya una in­men­sa ma­yo­ría de tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos que sos­ten­gan nues­tras pen­sio­nes, y no un gran nú­me­ro de au­tó­no­mos (aunque pa­guen sus cuo­tas) o in­di­vi­duos que so­lo re­tie­nen en sus fac­tu­ras el IRPF. Y eso si hay fac­tu­ra, cla­ro.

Al igual que pa­só con Naps­ter, y aho­ra con Uber, la jus­ti­cia po­drá po­ner par­ches, pe­ro no puer­tas al cam­po

MIS­MOS PE­RROS CON DIS­TIN­TO CO­LLAR ¿Real­men­te va a cam­biar to­do de mo­do tan ra­di­cal como anun­cian al­gu­nos o sim­ple­men­te ve­re­mos a los mis­mos dálmatas con di­fe­ren­te chán­dal?

POR JOA­QUÍN OR­TE­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.