SI FUE­RA PRE­SI­DEN­TE "NO CAM­BIA­RÍA MU­CHO, PE­RO PRO­BA­BLE­MEN­TE BA­JA­RÍA EL TONO DE MI RE­TÓ­RI­CA. PUE­DE… O TAL VEZ NO. DE­PEN­DE­RÁ DE A QUIÉN ME RE­FIE­RA. HAY MU­CHA GEN­TE MA­LA POR AHÍ FUE­RA"

GQ (Spain) - - Planta E GQ Tiva -

(1) En su li­bro de 1997 The Art of the Co­me­back (El ar­te de la reapa­ri­ción), en un ca­pí­tu­lo ti­tu­la­do li­te­ral­men­te La pren­sa y otros gér­me­nes, Trump ex­pli­ca más de­ta­lla­da­men­te su opi­nión so­bre es­te asun­to: "Una de las mal­di­cio­nes de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se es el sim­ple ac­to de dar la mano".

GQ: Y eso, en el fon­do, ¿no te da un po­co de mie­do? D. T.: No, es par­te de lo que ten­go que ha­cer pa­ra ha­cer gran­de a EEUU­DE nue­vo. GQ: ¿Te es­tás di­vir­tien­do? D. T.: Mees­toy di­vir­tien­do. Tal vez por­que es­toy te­nien­do éxi­to. Es­to ha­ce que sea mu­cho más fá­cil que pa­ra otras per­so­nas a las que no les es­tá yen­do tan bien. Pe­ro real­men­te es­toy dis­fru­tan­do. De ve­ras. GQ: Ha­ce mu­chos años di­jis­te: "La di­ver­sión es­tá en re­ci­bir, no en dar", y su­pon­go que al­gu­nos se pre­gun­ta­rán si esa es tu ac­ti­tud ha­cia la pre­si­den­cia. D. T.: No, en reali­dad en es­te ca­so no creo que in­ter­ven­ga la di­ver­sión. Se­rá un tra­ba­jo cons­tan­te pa­ra dar­le la vuel­ta al país en to­do, por­que te­ne­mos 50 mi­llo­nes de per­so­nas en pa­ro, te­ne­mos ni­ve­les de po­bre­za en ci­fras ré­cord (2). Te­ne­mos ca­si cien mi­llo­nes de per­so­nas sin tra­ba­jo o fue­ra del mer­ca­do pro­fe­sio­nal. GQ: Por de­cir­lo de una ma­ne­ra ru­di­men­ta­ria, hay una gran can­ti­dad de gen­te a la que le gus­tas, pe­ro tam­bién hay otro mon­tón de es­cép­ti­cos con tus pro­pues­tas. Al­gu­nas per­so­nas pien­san que tu cam­pa­ña es­tá im­pul­sa­da por el egoís­mo, la am­bi­ción sin rum­bo y la arro­gan­cia. D. T.: [Con una li­ge­ra ri­si­lla de in­dig­na­ción]. Es­to no sue­na como una pre­gun­ta agra­da­ble… Mi­ra, yo so­lo ten­go una co­sa en men­te, que es ha­cer un gran tra­ba­jo pa­ra el país. To­do el mundo tie­ne sus de­trac­to­res. Al­gu­nos me ta­chan de arro­gan­te, pe­ro mi úni­co ob­je­ti­vo es ha­cer un gran tra­ba­jo pa­ra el país. GQ: Ca­da vez que ex­pli­cas por qué se­rías un buen pre­si­den­te, mu­cho de lo que di­ces pa­re­ce re­du­cir­se a: "Mi­ra, so­lo cá­lla­te y con­fía en mí. Pue­do ser bueno en es­to. Y sé que lo se­ré". D. T.: Bueno, en las úl­ti­mas se­ma­nas he lan­za­do una gran can­ti­dad de pro­pues­tas po­lí­ti­cas. Pe­ro sí hay cier­ta ver­dad en eso. Quie­ro de­cir, he te­ni­do un éxi­to tre­men­do en la vi­da y lo he he­cho so­lo. Y mu­chos de mis par­ti­da­rios es­tán de acuer­do con­mi­go. GQ: Has ro­to mu­chas de las re­glas de có­mo de­be ac­tuar un can­di­da­to… D. T.: Es ver­dad. Es­toy de acuer­do con­ti­go. Di­cen que nun­ca ha ha­bi­do na­da igual. GQ: Por ejem­plo, en los úl­ti­mos tiem­pos te has re­fe­ri­do a otras per­so­nas con ad­je­ti­vos como: perdedor, perdedor to­tal, perdedor in­te­gral, gro­tes­co, im­bé­cil, idio­ta, ni­ño mi­ma­do, gi­li­po­llas in­com­pe­ten­te, fiam­bre, es­tú­pi­do, ru­bia ton­ta, pa­ya­so, va­go de­mier­da, sin­ver­güen­za, de­pra­va­do y per­ver­ti­do, sin­ver­güen­za y bu­fón, mo­co­so mal­cria­do sin ce­re­bro, me­mo ateo, ton­to del cu­lo, pa­ya­so bo­ba­li­cón, bri­bón… D. T.: Bueno, otras per­so­nas tam­bién han di­cho mu­chas co­sas so­bre mí. Tam­bién han sol­ta­do mu­cha ba­zo­fia. GQ: Pe­ro tie­nes un vo­ca­bu­la­rio y un en­fo­que bas­tan­te di­fe­ren­te. D. T.: Pro­ba­ble­men­te es por eso que la gen­te es­tá con­mi­go, y es por eso que ten­go es­to [apun­ta con un ges­to a la pi­la de re­vis­tas que se en­cuen­tra en­tre no­so­tros]. Ca­da por­ta­da de re­vis­ta. Y tal vez ten­ga otra. Por cier­to, ¿voy a ser por­ta­da de GQ? ¿Tú lo sa­bes? ¿O no? De­be­ría ser­lo, ¿eh? En ba­se al­mé­ri­to, de­be­ría ser­lo. Pe­ro ya ve­re­mos. No es­toy se­gu­ro de que­rer. ¿Pe­ro me vas a ha­cer una pre­gun­ta po­si­ti­va an­tes de que aca­be la en­tre­vis­ta, ver­dad? GQ: No­so­tros pen­sa­mos que lo po­si­ti­vo tie­ne que es­tar en las res­pues­tas. En cual­quier ca­so, ¿se­gui­rás ha­blan­do así si lle­gas a ser el pre­si­den­te? D. T.: No. Pro­ba­ble­men­te no. GQ: ¿Por qué no? D. T.: De­pen­de. De­pen­de­rá. Creo que pro­ba­ble­men­te yo se­ría di­fe­ren­te. Ten­go una gran ca­pa­ci­dad pa­ra ser lo que hay que ser en ca­da mo­men­to, y como pre­si­den­te adop­ta­ría otro tono. Pe­ro se­ría un tono muy com­pe­ti­ti­vo, y mu­chas de esas ex­pre­sio­nes –no to­das, pe­ro sí mu­chas– son muy des­crip­ti­vas. Es di­fí­cil en­con­trar pa­la­bras tan pre­ci­sas cuan­do te re­fie­res a al­guien. Pe­ro no, me ima­gino que se­ría un po­co di­fe­ren­te. Me sen­ti­ría dis­tin­to res- pec­to a al­gu­nas co­sas como pre­si­den­te. En es­tos mo­men­tos es­toy lu­chan­do con­tra un mon­tón de gen­te. Como pre­si­den­te se­ría más co­me­di­do. GQ: Pe­ro pre­ci­sa­men­te eso es lo que ven­des: que eres atrac­ti­vo por­que eres di­fe­ren­te. Y si la gen­te te vo­ta­se… ¿no pien­sas que que­rrían al ge­nuino Do­nald Trump como pre­si­den­te? D. T.: Sí, y lo se­ría. No cam­bia­ría mu­cho, pe­ro pro­ba­ble­men­te ba­ja­ría el tono de mi re­tó­ri­ca. Tal vez sí. Otal vez no. De­pen­de­rá de a quién ten­ga en­fren­te. ¿Sa­bes? Hay gen­te ma­la por ahí.

OFI­CIAL Y CA­BA­LLE­RO En su ado­les­cen­cia, Do­nald Trump fue ca­de­te de la New York Mi­li­tary Aca­demy, aunque se li­bró de ir a Viet­nam. Des­pués se hi­zo muy ri­co y em­pe­zó a con­se­guir ca­si to­do lo que se le an­to­ja­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.