Lo que tu tar­je­ta di­ce de ti

A pe­sar de que vi­vi­mos en un mundo en el que to­da la in­for­ma­ción es­tá dis­po­ni­ble a gol­pe de clic y don­de mu­chos con­tac­tos pro­fe­sio­na­les se en­cuen­tran en Lin­ke­din, la tar­je­ta de vi­si­ta o de ne­go­cios si­gue sien­do una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo vi­gen­te y muy prá

GQ (Spain) - - Planta E GQ Tiva -

Con la ve­lo­ci­dad con la que vi­vi­mos y ha­ce­mos re­la­cio­nes es ne­ce­sa­rio te­ner la ha­bi­li­dad de de­jar hue­lla de ma­ne­ra in­me­dia­ta. En es­te sen­ti­do, la tar­je­ta de ne­go­cios, un ele­men­to fí­si­co y per­so­nal, pue­de mar­car la di­fe­ren­cia en­tre ser re­cor­da­do o pa­sar al ol­vi­do. In­cons­cien­te­men­te he­mos desa­rro­lla­do un me­ca­nis­mo de dis­cri­mi­na­ción de los con­tac­tos en ba­se a sus tar­je­tas de pre­sen­ta­ción, y gran par­te de las que re­ci­bi­mos ter­mi­nan en la pa­pe­le­ra por no trans­mi­tir una ima­gen in­tere­san­te. Pa­ra un pro­fe­sio­nal la tar­je­ta es una ex­ten­sión de su yo em­pre­sa­rial, ya que se­rá la que ha­bla­rá por él en pri­mer tér­mino y, se­gún lo que trans­mi­ta, le abri­rá más o me­nos puer­tas. ¿Es­tá la tu­ya a la al­tu­ra de las exi­gen­cias? Pon­la a prue­ba a tra­vés de los si­guien­tes cri­te­rios…

• SE­GUIR LA NOR­MA. Tu tar­je­ta es uno de esos as­pec­tos de tu ne­go­cio en los que no tie­nes por qué ser rompe­dor. Bas­ta que mar­ques la di­fe­ren­cia con cier­tos ele­men­tos de ca­rác­ter y per­so­na­li­dad pro­pia. Un di­se­ño clá­si­co y ele­men­tos sim­ples es lo úni­co que ne­ce­si­tas pa­ra dar una apa­rien­cia pro­fe­sio­nal apro­pia­da y efec­ti­va. La ori­gi­na­li­dad pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te pa­ra tu ima­gen, so­bre to­do en sec­to­res con­ser­va­do­res.

• COHE­REN­CIA. El di­se­ño que se em­plee de­be dar una im­pre­sión con­gruen­te con la ac­ti­vi­dad y fi­lo­so­fía. No de­be ju­gar­se con los mis­mos có­di­gos en una tar­je­ta de un CEO de una star­tup tec­no­ló­gi­ca que en la de un con­se­je­ro de la gran ban­ca, por­que se es­ta­rían man­dan­do men­sa­jes equi­vo­ca­dos.

• ES­PA­CIO NE­GA­TI­VO. En una tar­je­ta hay que des­de­ñar cual­quier ten­den­cia al ho­rror va­cui. En el anverso de­be do­mi­nar el es­pa­cio en blan­co, lo que se co­no­ce como es­pa­cio ne­ga­ti­vo, ya que ayu­da a que los ele­men­tos que in­cor­po­res re­sal­ten más. Cuan­to más sa­tu­ra­do sea el di­se­ño me­nos im­pac­to ten­drá. • CON­TE­NI­DO. Ha de in­cor­po­rar­se so­lo la in­for­ma­ción esen­cial y de­be re­sal­tar­se en or­den de im­por­tan­cia: nom­bre, pues­to que se ocu­pa, in­for­ma­ción de con­tac­to, si­tio web, lo­go­ti­po de la em­pre­sa, es­lo­gan de la com­pa­ñía. Es­pe­cial im­por­tan­cia ha co­bra­do in­cluir to­do lo re­fe­ren­te a re­des so­cia­les (Twit­ter, Fa­ce­book, Ins­ta­gram…), aunque so­lo de­be­ría in­cor­po­rar­se si tie­nen una re­la­ción de­ter­mi­nan­te con la ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal que se desem­pe­ña.

• TI­PO­GRA­FÍA. Es con­ve­nien­te em­plear fuen­tes sim­ples (las aso­cia­das al mundo de los ne­go­cios fun­cio­nan bien). Las que más se usan son las de ter­mi­na­ción de pa­lo se­co: las Sans Se­rif. No seas crea­ti­vo, es me­jor ser le­gi­ble y trans­mi­tir pro­fe­sio­na­li­dad. Las fuen­tes que si­mu­lan el tra­zo a mano en el nom­bre sue­len pro­du­cir un efec­to de pe­dan­te­ría.

• LO­GOS. La in­clu­sión del lo­go­ti­po de la em­pre­sa es esen­cial a la ho­ra de di­fe­ren­ciar una tar­je­ta del res­to, ya que im­pli­ca que pue­da lo­ca­li­zar­se en­tre mu­chas otras de un sim­ple vis­ta­zo. Se de­ben apos­tar por lo­gos sim­ples pe­ro con per­so­na­li­dad. En ca­so de que tu em­pre­sa ten­ga un lo­go­ti­po con un di­se­ño ela­bo­ra­do y recargado, que fun­cio­na es­tu­pen­da­men­te en si­tios web y pu­bli­ci­dad, no se­ría ma­la idea dis­po­ner de otro se­cun­da­rio más sim­ple pa­ra to­do el te­ma de pa­pe­le­ría.

• TA­MA­ÑO. Otro ele­men­to que tien­de a la uni­for­mi­dad son las me­di­das de las tar­je­tas, cu­yo ta­ma­ño co­mún­men­te acep­ta­do son el es­tán­dar 9 x 5 cm. La razón es sim­ple: los tar­je­te­ros y ar­chi­va­do­res sue­len usar esas me­di­das y sa­lir­se de ellas es crear di­fi­cul­ta­des al que re­ci­be una tar­je­ta. Na­die se to­ma la mo­les­tia de re­cor­tar una de­ma­sia­do gran­de pa­ra ar­chi­var­la; van di­rec­ta­men­te a la pa­pe­le­ra.

• CO­LOR. Es­to es como en el mundo de la mo­da nup­cial: en­tra­mos en los mil ma­ti­ces del blan­co. Pue­de que el blan­co te pa­rez­ca blan­co

has­ta el día que ten­gas que ele­gir el co­lor per­fec­to pa­ra tu tar­je­ta. De­cí­de­te por al­go neu­tro que no lla­me la aten­ción: to­nos vai­ni­lla muy le­ves, cás­ca­ra de hue­vo, blan­co ro­to… Eso sí, nun­ca el blan­co ab­so­lu­to.

• CON­QUIS­TAR AL TAC­TO. Co­ger una tar­je­ta es to­da una ex­pe­rien­cia sen­so­rial: el ti­po de car­tu­li­na, el gra­ma­je, la tex­tu­ra, los re­lie­ves, sa­ti­na­do o mate… Ele­gir es una cues­tión muy per­so­nal y so­lo pue­de de­ci­dir­se to­can­do y com­pa­ran­do.

• RE­VER­SO. El anverso de la tar­je­ta es la que se usa pa­ra con­tar quién eres, qué ha­ces y có­mo con­tac­tar­te. El re­ver­so es es­pa­cio sus­cep­ti­ble de em­plear la crea­ti­vi­dad. Pue­de in­cluir­se el lo­go­ti­po cor­po­ra­ti­vo, un es­cu­do ele­gan­te, el le­ma de la com­pa­ñía… En de­fi­ni­ti­va, al­gún su­til ele­men­to de dis­tin­ción.

• EX­CEP­CIO­NES. To­do lo an­te­rior­men­te ex­pues­to de­pen­de del sec­tor en el que tra­ba­jes. Si te de­di­cas a la crea­ti­vi­dad (pu­bli­cis­ta, di­se­ña­dor…) se­gu­ra­men­te te da igual to­do lo que aquí se ha di­cho por­que quie­res que tu tar­je­ta sea el me­jor ex­po­si­tor de tu ta­len­to. Te es­pe­ra el in­creí­ble uni­ver­so de los tro­que­la­dos, el 3D, la ilus­tra­ción… Aun así, re­cor­de­mos la má­xi­ma de Mies van der Rohe: "Me­nos es más".

• MA­NOS PRO­FE­SIO­NA­LES. Si deseas un tra­ba­jo real­men­te bueno evi­ta el DIY y con­fía en pro­fe­sio­na­les del di­se­ño. No du­des en pre­gun­tar a quien te en­tre­gue una tar­je­ta in­tere­san­te dón­de se la ha he­cho. Ala­bar las tar­je­tas de otros te re­ve­la como un hom­bre de buen gus­to que se fi­ja en los pe­que­ños de­ta­lles.

• TAR­JE­TAS 2.0. Las tar­je­tas de vi­si­ta tie­nen una nue­va vi­da gra­cias a la di­gi­ta­li­za­ción de la in­for­ma­ción, así que ten es­te fac­tor en cuen­ta si deseas in­te­grar­la en apli­ca­cio­nes como Sam­card, Biz­cards, World­car, Evernote o la in­tere­san­te app es­pa­ño­la Know.

https://aut­hor-con­de­nast.ado­becqms.com/as­set/emea-8a28d9da-a9ef-4cf1-bb51-651cf14cbd2f//re­cur­so-gq-re­vis­tas-001.pdf https://aut­hor-con­de­nast.ado­becqms.com/as­set/emea-8a28d9da-a9ef-4cf1-bb51-651cf14cbd2f//re­cur­so-gq-re­vis­tas-001.pdf

LA TAR­JE­TA DE UN 'PSY­CHO KI­LLER' Mí­ti­ca es­ce­na en la que Pa­trick Ba­te­man, pro­ta­go­nis­ta de em­pren­de una lu­cha de egos en­tre los vi­ce­pre­si­den­tes de Pier­ce & Pier­ce en ba­se a las vir­tu­des de unas tar­je­tas que en el fon­do son el re­fle­jo de sus es­ta­tus en la c

POR AGUSTÍNVELASCO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.