CÓ­MO SE PRUE­BA UNA FRA­GAN­CIA

GQ (Spain) - - Ciudados -

¿De dón­de quie­res que la sa­que la ven­de­do­ra, de la ne­ve­ra? Si eres lec­tor ha­bi­tual de es­ta re­vis­ta, sa­brás que tal co­sa no exis­te. Las per­so­nas ig­no­ran­tes en la ma­te­ria se sue­len re­fe­rir así a las fra­gan­cias cí­tri­cas a ba­se de hes­pé­ri­des. Pe­ro como buen con­nois­seur que eres, te re­fe­ri­rás siem­pre a tu fa­mi­lia ol­fa­ti­va pre­fe­ri­da por su pro­pio nom­bre.

si te gus­ta o no una fra­gan­cia: pro­bán­do­la. Pe­ro es po­si­ble que co­me­tas una ca­ra equi­vo­ca­ción si no lo ha­ces co­rrec­ta­men­te. Por ejem­plo, un error co­mún es li­mi­tar­se a oler­la en un pa­pel. No ne­ga­re­mos que los car­ton­ci­tos se­can­tes o moui­llet­tes son úti­les pa­ra dis­cri­mi­nar rá­pi­da­men­te en­tre un am­plio aba­ni­co de op­cio­nes, pe­ro una vez que ha­yas ela­bo­ra­do tu pro­pia se­lec­ción de­be­rás com­pro­bar có­mo se com­por­tan los di­fe­ren­tes ju­gos so­bre tu piel –que tie­ne su pro­pio olor inequí­vo­co–. Te acon­se­ja­mos no tes­tar más de dos fra­gan­cias a la vez. Va­po­rí­za­las a una dis­tan­cia de 20 cen­tí­me­tros so­bre sen­das mu­ñe­cas y pres­ta aten­ción a las no­tas de sa­li­da. Es im­por­tan­te que te re­sul­ten agra­da­bles por­que, con el tiem­po, se­rán las úni­cas que seas ca­paz de oler; pe­ro ten en cuen­ta que, al du­rar so­lo unos mi­nu­tos, es­tas mo­lé­cu­las no son las que ole­rá el res­to de la gen­te. Una vez que se di­si­pen, en­tra­rán en jue­go las no­tas de co­ra­zón, que pue­den per­sis­tir va­rias ho­ras, y apa­re­ce­rán las de fon­do, ge­ne­ral­men­te ama­de­ra­das, que ar­man la es­truc­tu­ra de la fra­gan­cia. Por tan­to, pa­ra sa­ber cuál se­rá tu rma ol­fa­ti­va y de­ci­dir­te por una op­ción, ten­drás que ir acer­can­do a la na­riz am­bas mu­ñe­cas de for­ma pe­rió­di­ca has­ta que te acues­tes. Si no te con­ven­ce nin­gu­na, re­pi­te la ope­ra­ción. Así de fá­cil. Por cier­to, pro­bar mu­chas fra­gan­cias se­gui­das sue­le pro­vo­car una sa­tu­ra­ción de los re­cep­to­res ol­fa­ti­vos. Se sue­le re­co­men­dar el aro­ma del ca­fé pa­ra so­lu­cio­nar el problema, pe­ro es me­jor la pro­pia piel, que es el aro­ma más neu­tro que exis­te pa­ra uno mis­mo.

PE­DIR UNA FRA­GAN­CIA FRES­QUI­TA LLA­MAR PER­FU­ME ATO­DO; O PEOR: CO­LO­NIA ECHAR­TE EL JU­GO EN LAS MU­ÑE­CAS Y FRO­TAR­LAS POR HÉCTOR IZ­QUIER­DO SO­LI­CI­TAR A LA DE­PEN­DIEN­TA QUE TE HUE­LA

JO MA­LO­NE Orris & San­dal­wood. 100 ml, 120 €. HER­MÈS Te­rre D'her­mès. Edi­ción 10º Aniver­sa­rio. 500 ml, 557 €. BAL­MAIN Bal­main Hom­me. 100 ml, 80 €. GI­VENCHY Gentle­men Only Ca­sual Chic. 100 ml, 90,50 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.