Gla­mour con 'G' ma­yús­cu­la PRE­MIO Ex­ce­len­cia tu­rís­ti­ca

La XVI edi­ción de los Pre­mios Gla­mour Be­lle­za reúnen al sec­tor en Ma­drid.

GQ (Spain) - - Ciudados - Nast­tra­ve­ler

Alo lar­go de su his­to­ria, los Pre­mios Be­lle­za de nues­tra re­vis­ta her­ma­na Gla­mour se han con­ver­ti­do en una de las ci­tas con más en­can­to y dis­tin­ción de cuan­tas ce­le­bra el uni­ver­so de la cos­mé­ti­ca. El ho­tel Ritz de Ma­drid fue el lu­gar ele­gi­do es­te año pa­ra una ga­la de en­tre­ga a la que no fal­ta­ron al­gu­nos de los ros­tros más co­no­ci­dos del mun­do­del ci­ne y la mo­da, co­mohan­ne­li Mustaparta, Ja­son Mor­gan, Na­ta­lia de Mo­li­na, Ma­ri­na Pe­ña­te, Ángel Schles­ser, Joa­quín Pol o Mar­ta Nieto. Tam­bién se pre­sen­tó a las ga­na­do­ras del Gla­mour New Fa­ce 2016.

EL QUIÉN ES QUIÉN DE LA BE­LLE­ZA

It­ziar Gar­cía de Michelena, de Cli­ni­que; Rosalía Co­go­llo, de Shi­sei­do; Syl­vie Dur­cu­doy, de Dior, y Mar­ta Díaz, de Tom Ford. Ja­son Mor­gan y Han­ne­li Mustaparta, Ros­tros más be­llos 2016. La mo­de­lo Nie­ves Ál­va­rez, pre­sen­ta­do­ra del even­to. As­sun­ta Jiménez-on­ti­ve­ros, de Cha­nel, y Matías de Al­zua, de Ide­sa. Al­mu­de­na Ma­se­da, de Sis­ley; Ana Gó­mez Bo­tas, de BPI, y Rosalía Co­go­llo, de Shi­sei­do. Olivier Le­che­re, de Cha­nel; Ja­vier Pas­cual del Ol­mo, pre­si­den­te y edi­tor de Con­dé Nast, y Jo­sé Ma­ría Pé­rez Dies­tro, de BPI. Ainhoa Aram­bu­ru, de L'oréal, y Delp­hi­ne Tar­dieu, de Cla­rins. Ale­jan­dro Ba­ta­ller, de Sha Well­ness; Cris­ti­na de Ca­ta­li­na, de P&G Pres­ti­ge; Fer­nan­do Na­su­ti Wood, de L'oréal, y Na­ta­lia Gamero, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Desa­rro­llo Cor­po­ra­ti­vo de Con­dé Nast. Matías de Al­zua, de Ide­sa; Ali­cia Pa­rro, di­rec­to­ra de Gla­mour, y Est­her Ba­doch, de Ide­sa.

Em­ma­nue­lle Mon­real, de Cha­nel; Ma­ría Borrás, de Guer­lain, y Na­ta­lia Ál­va­rez, de Shi­sei­do.

1.

10.

2.

9.

4.

8.

3.

6.

5.

7. Ar­gen­ti­na pre­mia a Con­dé

por su la­bor.

Nues­tros com­pa­ñe­ros de Con­dé Nast Tra­ve­ler es­tán de en­ho­ra­bue­na. El Mi­nis­te­rio de Tu­ris­mo de Ar­gen­ti­na y su Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pro­mo­ción Tu­rís­ti­ca les aca­ban de pre­miar con el Ar­gen­ti­na Tou­rism Award 2016 en la ca­te­go­ría de Me­dios de Co­mu­ni­ca­ción. La di­rec­to­ra de la pu­bli­ca­ción, San­dra del Río, re­co­gió el ga­lar­dón de ma­nos del mi­nis­tro de Tu­ris­mo ar­gen­tino, Gus­ta­vo Santos.

[Vie­ne de la pá­gi­na 161] Tay­lor­me­cuen­ta una his­to­ria de cuan­do es­ta­ba en el ins­ti­tu­to. Una­vez lla­mó a va­rias de sus com­pa­ñe­ras pa­ra pre­gun­tar­les si que­rían ir de com­pras. Ca­da una de las chi­cas te­nía una ex­cu­sa dis­tin­ta por la que no po­día ir. Fi­nal­men­te, la ma­dre de Swift ac­ce­dió a lle­var­la al cen­tro co­mer­cial y, cuan­do lle­ga­ron, vie­ron a to­das esas chi­cas re­vo­lo­tean­do jun­tas en Vic­to­ria's Se­cret. "Re­cuer­do que mi ma­dre me mi­ró y di­jo: 'Vamos a ir al King of Prus­sia'. Es el cen­tro co­mer­cial más gran­de de to­do Pen­sil­va­nia, así que nos fui­mos ahí. Mi ma­dre me pro­te­gía de al­gu­nas co­sas do­lo­ro­sas. Ha­bla­mos de ello du­ran­te to­do el via­je, aunque lue­go nos lo pa­sa­mos ge­nial com­pran­do". Es­te in­ci­den­te pa­re­ce ser la gé­ne­sis de la le­tra de su can­ción The Best Day, una co­ne­xión en la que no re­pa­ra cuan­do na­rra la his­to­ria. Una­per­so­na cí­ni­ca po­dría leer es­ta anéc­do­ta y con­ver­tir­la en una me­tá­fo­ra so­bre el ca­pi­ta­lis­mo o so­bre có­mo edu­car a los hi­jos o so­bre la crea­ti­vi­dad, pe­ro en el con­tex­to de nues­tra con­ver­sa­ción no pa­re­ce na­da me­ta­fó­ri­co. Sim­ple­men­te pa­re­ce un re­cuer­do (muy real) que pue­de mo­ti­var más que cual­quier de­seo.

Swift con­si­de­ra sus le­tras como la par­te más im­por­tan­te de su ar­te ("la le­tra es en lo que quie­ro que te cen­tres", afir­ma), así que pa­sa­mos un ra­to ana­li­zan­do al­gu­nas par­tes de al­gu­nas can­cio­nes en con­cre­to. Y así diseccionamos Bad Blood, un te­ma que se da por he­cho que tra­ta so­bre Katy Perry.

GQ: Si mu­chas per­so­nas creen un ru­mor, es­te se pue­de ter­mi­nar con­vir­tien­do en un he­cho. Va­ya, que si to­do el mundo da por he­cho que Bad­blood va so­bre una per­so­na en con­cre­to, ¿no es­tás de­jan­do que la gen­te crea una reali­dad so­bre tu vi­da? T. S.: Ima­gi­na que te en­tre­vis­tan pa­ra una re­vis­ta y el pe­rio­dis­ta te pre­gun­ta de quién ha­bla una can­ción en con­cre­to. "Pa­re­ce que tra­ta de un mo­men­to muy in­ten­so de tu vi­da", te di­ce. Y sa­bes que tie­nes bue­na re­la­ción con tu ex­no­vio y no quie­res que él –o su fa­mi­lia– se­pan que es­tás dis­pa­ran­do con­tra él. Así que di­ces: "Tra­ta so­bre la pér­di­da de un ami­go". Y es lo úni­co que di­ces, pe­ro en­ton­ces la gen­te em­pie­za a tui­tear so­bre qué es lo que en ver­dad que­rías de­cir. Nun­ca he di­cho na­da que apun­ta­se a una per­so­na en con­cre­to y por eso es­toy tran­qui­la. Sa­bía que­bad­blood se re­la­cio­na­ría con una per­so­na, aunque lo cier­to es que no era una can­ción so­bre có­mo­rom­per el co­ra­zón a al­guien. En reali­dad tra­ta so­bre la pér­di­da de la amistad. GQ: Pe­ro na­die cree que la can­ción va­ya so­bre un chi­co… T. S.: Pe­ro de­be­rían. No se­ña­la a na­die ni a nin­gu­na si­tua­ción, pe­ro si has es­cu­cha­do mis cua­tro dis­cos an­te­rio­res po­drías pen­sar que ha­bla so­bre un chi­co que me rom­pió el co­ra­zón. Yna­da­más le­jos de la reali­dad. De he­cho, la es­cri­bí por­que creo que es im­por­tan­te mos­trar que per­der una amistad pue­de ser tan do­lo­ro­so como rom­per una re­la­ción.

HAYVARIOS PUN­TOS QUE NO son del to­do cier­tos en es­ta res­pues­ta, ya que nues­tra pro­ta­go­nis­ta evi­ta de­cir que el in­di­vi­duo (o la in­di­vi­dua) en cues­tión in­ten­tó sa­bo­tear una gi­ra de con­cier­tos con­tra­tan­do a al­gu­nos de sus em­plea­dos. Pa­ra qué en­ga­ñar­nos: es­te de­ta­lle re­du­ce bas­tan­te el aba­ni­co de po­si­bles candidatos. Sin em­bar­go, con­si­de­ra el la­do B de to­da es­ta his­to­ria: Tay­lor Swift evi­tó que se pro­pa­ga­ra un ru­mor que no la be­ne­fi­cia­ba ex­ten­dien­do un ru­mor di­fe­ren­te que ade­más aña­día va­lor a la can­ción ha­cién­do­la to­da­vía más in­tere­san­te. No es­tá mal, ¿eh? el do­lor. Fui al backs­ta­ge y me pu­se a llo­rar. Cin­co mi­nu­tos más tar­de tu­ve que de­jar de llo­rar por­que me to­ca­ba sa­lir al es­ce­na­rio. En­ton­ces me di­je a mí mis­ma que te­nía que ac­tuar y tra­té de con­ven­cer­me de que qui­zá lo que ha­bía pa­sa­do no ha­bía si­do pa­ra tan­to. Ese ha si­do el ma­yor ac­ci­den­te que he su­fri­do en mi ca­rre­ra. Y es bueno sa­ber que aho­ra Kan­ye y yo estamos en un pun­to en el que nos res­pe­ta­mos mu­tua­men­te".

Swift ana­li­za sus amis­ta­des tan a me­nu­do que fi­nal­men­te­me­de­ci­do a pre­gun­tar lo que a prio­ri pue­de pa­re­cer una cues­tión al­go ton­ta: ¿te sien­tes so­la al­gu­na vez? Res­pon­de ha­blan­do de la se­rie Friends: "Es­toy ro­dea­da de tan­ta gen­te… Ca­da no­che en la gi­ra sa­lu­do y doy la bien­ve­ni­da a unas 150 per­so­nas. An­tes de eso, sa­lu­do a los de la ra­dio, que son otras 40 per­so­nas. Des­pués del con­cier­to, otras 30 más. Yen ca­sa en­cien­do la te­le y ahí es­tán Mo­ni­ca, Chand­ler, Ross, Ra­chel, Phoe­be y Joey y no­me­sien­to so­la. Hees­ta­do en el es­ce­na­rio du­ran­te dos ho­ras con­tán­do­le a 60.000 al­mas mis sen­ti­mien­tos. Es de­ma­sia­da emo­ción. Por eso, cuan­do lle­go a ca­sa no hay ni una so­la par­te de mí que desee es­tar ro­dea­da de más gen­te".

ES COM­PREN­SI­BLE. Sin em­bar­go, quie­ro se­ña­lar al­go que cual­quier mú­si­co ob­se­sio­na­do con su pro­pia con­cien­cia re­co­no­ce­ría: en el con­tex­to re­tros­pec­ti­vo de un hi­po­té­ti­co ca­pí­tu­lo de Behind the Mu­sic ba­sa­do en la vi­da de Tay­lor Swift, es­ta anéc­do­ta se en­mar­ca­ría den­tro de un epi­so­dio de­pri­men­te de su ca­rre­ra. Es­to ayu­da­ría a pin­tar el re­tra­to de un ar­tis­ta su­per­fa­mo­so que se pa­sa el día ex­te­rio­ri­zan­do sus sen­ti­mien­tos a mi­les de ex­tra­ños so­lo pa­ra vol­ver a una ca­sa va­cía pa­ra es­tar acom­pa­ña­da de unos cuan­tos per­so­na­jes de fic­ción. ¿Es que ella no ve la iro­nía? Sí la ve, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea real.

"Pue­des pen­sar que sa­lu­dar a 150 per­so­nas es tris­te, pe­ro eso pa­sa por­que pro­ba­ble­men­te crees que es­toy obli­ga­da a ha­cer­lo. Y no es así. Una con­ver­sa­ción sig­ni­fi­ca­ti­va no tie­ne por qué du­rar una ho­ra. Sa­lu­dar pue­de so­nar ra­ro pa­ra al­guien que nun­ca lo ha he­cho, pe­ro des­pués de diez años apren­des a apre­ciar esos mo­men­tos de fe­li­ci­dad por­que sa­bes que la fe­li­ci­dad es ra­ra y fu­gaz y que no siem­pre vas a te­ner de­re­cho a ella. Du­ran­te los pri­me­ros años de mi ca­rre­ra la úni­ca co­sa que me de­cían era 'dis­frú­ta­lo. So­lo dis­frú­ta­lo'. Y eso es lo que es­toy ha­cien­do: dis­fru­tar de ca­da mo­men­to".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.