Bre­ve his­to­ria sen­ti­men­tal de la le­tra K DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ FIR­MAS GQ

ES­TE ABRIL NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - La Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go

NOR­MAL­MEN­TE, CUAN­DO UNO quie­re de­le­trear a tra­vés del te­lé­fono una di­rec­ción, una pa­la­bra o un ape­lli­do (amí­me pa­sa mu­cho con el mío) que el otro no en­tien­de bien, aca­ba­mos re­cu­rrien­do a nom­bres de lo­ca­li­da­des es­pa­ño­las pa­ra acla­rar­lo. Por ejem­plo, de­ci­mos 'S' de So­ria (o de San Se­bas­tián, San­tan­der o Se­go­via...); 'A' de Al­ba­ce­te, Ali­can­te, Ávi­la...; 'T' de To­le­do, Te­ruel, Ta­rra­go­na... 'V' de Va­len­cia, Vi­to­ria, Va­lla­do­lid... Has­ta que nos to­pa­mos de pron­to con una le­tra como la K y nos quedamos en blan­co. "Con K de... yo que sé... ¿Ku­wait?, ¿ki­lo?". Pe­ro en­ton­ces co­men­za­mos a mez­clar ciu­da­des con paí­ses y uni­da­des de me­di­da; y co­rre­mos el ries­go de aca­bar más lia­dos que Pu­ma­res con el fi­ber­grán.

Es cu­rio­so, ha­ce un par de ve­ra­nos hice una ru­ta en co­che por Ir­lan­da y de­bí de pa­sar por una do­ce­na de ciu­da­des que em­pe­za­ban por K (Kil­kenny, Kil­da­re, Kin­sa­le, Ki­llar­ney, Kil­cock...), una le­tra que a los di­se­ña­do­res les gus­ta mu­cho (como law, por­que que­da muy bien en pá­gi­na) y con pro­fun­das re­mi­nis­cen­cias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y li­te­ra­rias (Kaf­ka, el co­ro­nel Kurtz, King Kong, Ciu­da­dano Ka­ne, Ka­ra­te Kid...). Y sin em­bar­go, en cas­te­llano, no hay na­da que em­pie­ce por K. Ten­dría que com­pro­bar­lo pe­ro creo que el 99% de las pa­la­bras que re­co­ge el dic­cio­na­rio de la RAE en ese apar­ta­do son prés­ta­mos ex­tran­je­ros. Koa­la, ka­mi­ka­ze, ki­wi, kart, kái­ser... No me sue­nan muy cas­ti­zas, la ver­dad.

¿Cuál di­ríais que es vues­tro pri­mer re­cuer­do sen­ti­men­tal de la le­tra K? En mi ca­so par­ti­cu­lar –ade­más del Kas de na­ran­ja, cla­ro– di­ría que los pri­me­ros Spec­trum de los ochen­ta, de los cua­les de­cía­mos con or­gu­llo que te­nían 48Ksin sa­ber­muy bien qué es­tá­ba­mos di­cien­do. 48 K. Pa­re­ce men­ti­ra. Hoy en día la fo­to más bi­rria que uno pue­de ba­jar­se de Goo­gle de­be te­ner como 300 K. ¿Có­mo de­mo­nios fa­bri­ca­rían un or­de­na­dor con se­me­jan­te me­mo­ria? No lo en­tien­do. Tam­bién iden­ti­fi­co la le­tra K (acom­pa­ña­da siem­pre de otra con­so­nan­te) con las cla­ses de fí­si­ca del co­le­gio y esas uni­da­des de to­do ti­po y pe­la­je im­po­si­bles de me­mo­ri­zar e in­ter­cam­biar: ki­lo­va­tios (kw), ki­lo­her­cios (khz), ki­lo­pon­dios (kp) –que siem­pre ha­bía que con­ver­tir­los a new­tons, una pe­sa­di­lla– o las ki­lo­ca­lo­rías, que son las úni­cas que a día de hoy nos si­guen im­por­tan­do.

La pa­la­bra ki­lo pro­ce­de del grie­go an­ti­guo y sig­ni­fi­ca li­te­ral­men­te mil. Es­to es, 1K=1.000. Por eso, en las re­des so­cia­les, como Ins­ta­gram o Twit­ter, cuan­do uno co­mien­za a te­ner mi­les de fo­llo­wers o se­gui­do­res te pasan la ci­fra a kas. Es como su­bir a pri­me­ra di­vi­sión. El club K. La Ge­ne­ra­ción K. Las diez mu­je­res que reuni­mos es­te mes de abril en nues­tro te­ma de por­ta­da su­man en­tre to­das la es­ca­lo­frian­te ci­fra de +100.000 K de se­gui­do­res (más de cien mi­llo­nes), un nú­me­ro tan ab­sur­da­men­te ele­va­do que dan ga­nas de apa­gar el mó­vil, sa­lir a la ca­lle y de­cir­le al pri­me­ro/a con el que te cru­ces: – Ola, Ke ase. Con K, por su­pues­to. Es­te pe­rio­dis­ta, fir­ma ha­bi­tual de Gq.com, re­co­pi­la –con hu­mor– la lis­ta en la que na­die que­rría es­tar, la de los 20 es­pa­ño­les me­nos in­flu­yen­tes (en­tre los que hay po­lí­ti­cos, de­por­tis­tas, ar­tis­tas, es­cri­to­res…). O có­mo sa­car­le bri­llo al ofi­cio del pe­rio­dis­ta me­dian­te una en­tre­te­ni­dí­si­ma char­la con el de­por­tis­ta más po­lé­mi­co del mo­men­to. Sa­bes de quién se tra­ta, ¿ver­dad? Exac­to, del des­ca­ra­do Ge­rard Pi­qué. En el nú­me­ro más de­por­ti­vo del año (no te pier­das el es­pe­cial de­di­ca­do al fit­ness), Gon­za­lo Ma­cha­do, uno de nues­tros fo­tó­gra­fos de ca­be­ce­ra, con­sa­gra un re­fres­can­te editorial de mo­da al es­ti­lo sport. ¿Qué tie­nen en co­mún Adria­na Li­ma, Iri­na Shayk, las her­ma­nas De­le­vin­gne y Ken­dall Jen­ner? Pues que to­das con­for­man el es­pec­ta­cu­lar por­fo­lio que da sen­ti­do a nues­tra por­ta­da, obra de es­te ta­len­to­so no­rue­go.

JA­VIER AZ­NAR SØLVE SUNDSBØ

GON­ZA­LO MA­CHA­DO

JOR­GE DIO­NI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.